El acoso a mi alrededor…

Hace poco hablando con una conocida sobre nuestras circunstancias y problemas, me contó entre lloros su salida de la empresa, una empresa de zapatos…

-LLevaba trabajando desde que tenía 13 años, estaba a gusto en mi trabajo, me sentía bien considerada y de repente… vienen unos nuevos jefes, un cambio en las alturas de la empresa….¡y te mandan al carajo!

-¿Te despidieron?

-Peor, yo era encargada de almacén, y todo lo que hacía estaba mal. Unos niñatos, de la edad de mis hijos, me cuestionaban todas las decisiones, y me las echaban por tierra. Incluso parar para atender a una mujer que se desmayó porque teníamos más de 40 grados en el almacén en pleno mes de agosto. ¡Digo yo que somos humanos!, ¿se desmaya una compañera y miramos a otro lado?

Sin darse cuenta se echó a llorar, yo me acordé de mis circunstancias y la entendí. Le pregunté si podía grabar con el teléfono móvil lo que me contaba y me dijo que sí. Lo tengo grabado.

Han pasado 5 años y todavía llora al recordarlo, ver para creer.

Su hijo le decía que no la entendía, que en los trabajos siempre hay capullos. Su marido le pedía que dejara el trabajo si le afectaba tanto. Vamos, lo normal.

-¿Y voy a dejar mi trabajo en esta empresa, después de tantos años, por unos niñatos que me ven como una abuela? (Tiene cincuenta y tantos años).  Si no saben mandar, se creen que es tratar mal a la gente, meter miedo, creerse superiores y mirar por encima del hombro… Tenemos ahora más incidencias y problemas que nunca, por ellos, y tenemos que tragarnos su mierda, como si fueramos nosotros los culpables.

REcuerdos de mobbing

No quiero recordar, no quiero.

A los pocos días, en un centro de bricolage, veo a un hombre abrazando a un muchacho sin pelo, sin cejas… Y ya me conoceis, me los quedo mirando…pienso que el chaval tiene cáncer. El hombre me mira y me dice:

-Mi hijo da mucho asco, ¿a que sí?

Me quedo perpleja. Intuyo que lo dice como defensa.

-¿Tiene cáncer?

Y no se cómo, me entero de que Carlos tiene 14 años, y sufre alopecia por acoso escolar. Los médicos le están mirando de arriba abajo. No le encuentran nada. Le han cambiado de colegio. Es un circulo vicioso, porque al perder pelo, otros niños, los niños pequeños le dicen que les da asco, que es muy feo, incluso le pegan si se acerca, le tienen miedo.

El chico, Carlos, es guapetón. ¿Asco?

Yo no puedo evitarlo, voy con el móvil en el bolsillo y le pido permiso al padre para grabarnos. Al poco, es el padre quien toma mi teléfono y nos graba. Yo me siento confiada para decirle:

-De feo no tienes nada. Eres un claval majísimo. Relájate. Si no te sale el pelo, tatúate las cejas y pestañas. Te hará sentirte bien, y te irás olvidando de tu problema de imagen, que de momento se retroalimenta. Mira a los hombres de las películas de acción, van con el pelo rapado y están cañón. (…).

Ya desde pequeños hay niños y jóvenes a los que les gusta atacar al diferente, al bueno, al brillante, al que se aguanta, al educado que no se defiende devolviendo una ostia, al calladito, al que destaca por algo o pilla manía alguien. Estos chicos crecen, se hacen mayores, consiguen trabajos…y lo vuelven a repetir. Pero si de niños, todo es más a la cara, cuando se da en el trabajo, en el mundo de adultos, tienen mucho cuidado para no ser descubiertos.

Cristina Jones y el acoso

¿Has oido el Síndrome de Procusto?

Aquel que corta la cabeza o los pies de quien sobresale.

El mobbing, el síndrome de Procusto, el Principio de Peter…son nefastos para cualquier organización o equipo.

El síndrome de Procusto define la intolerancia a la diferencia.

La gente que sobresale no es admitida en entornos mediocres.

Hay directivos que entienden que su función es mantener su trabajo, no el hacer su trabajo.

Las empresas están formadas por personas que tienen sentimientos y emociones. Las emociones mal gestionadas ocasionan problemas, queramos o no verlos. Hay directivos que miran a otro lado y les va bien, pero tarde o temprano repercute en la cuenta de resultados de las corporaciones, aunque luego digan estúpidamente: “We can do it better!”.

Existen también maltratadores en el ámbito doméstico, que pegan a sus mujeres. Cuando van los periodistas después de una denuncia o un suceso de violencia de género, los vecinos siempre diecn lo mismo:

-¡No me lo puedo creer! ¡Si es una encantadora persona!

¡Los cojones!

¡Lo que son…. son unos cobardes, hipócritas e….!

¡Y el mundo es una mierda por gente como ellos!

 

Estar mal y querer recuperarse.

Cuando estas mal no lo puedes evitar. Si te encuentras mal, estás mal.

¿Sabías que las estadísticas dicen que 1 de cada 3 personas serán diagnosticadas de cáncer en su vida?

Si nosotras lo hemos pasado, ¿significará que ya lo hemos superado y con nosotros no volverá a caer dicha lotería? Ja, ja.

Esto son conjeturas absurdas. No podemos darle a la cabeza con estas estúpidas elucubraciones, que pase lo que tenga que pasar, pero de momento…vamos a cuidarnos y hacer las cosas lo mejor posible. ¿No te parece lo más inteligente?

Mi ciudad
Vamos a levantarnos

Estoy tomándome en serio mi recuperación, porque me siento “empanada” y “confusa”, me he hecho esta planificación:

  • Sonreir y ser buenas personas. Esto hace que nos rodeemos de personas estupendas, que llenarán nuestra vida de todo lo que no se puede comprar, que es lo mejor. ¿Sabías que se me estaba olvidando sonreir? Me estaba amargando yo misma, y estaba repercutiendo en mis hijos. Estaba de un humor de perros. Desde el segundo gotero me volví menopausica, ¿tendrá algo que ver? He preguntado al respecto, y no me queda claro, pero somos química.
  • Perdonarnos por nuestros errores. Muchas veces nos equivocamos, y hacemos daño a gente querida sin querer. Tarde o temprano, si ponemos de nuestra parte, se arreglará.
  • Hacer ejercicio. Me estaba autocastigando, no quería ponerme bien en mi interior, quería seguir estando con cáncer para escapar de una empresa tóxica. ¡Hay que ser gilipollas! Lo reconozco, me estaba comportando como tal. Mi rutina desde mi reincorporación tras mi cáncer, era pasar de estúpidos, de incompetentes que se cargan empresas, sentarme a darle a la tecla “print”, meter unos folios en sobres y llevarlos a correos, y poca cosa más. (¿Sabes lo que es mobbing?). Y todo el día sentada, sin moverme. (…).
La vida es corta
Duerme con el pensamiento de la muerte
  • Las empresas cuando se vuelven tóxicas generan malestar en las personas y en los beneficios. A mi me tiene que dar igual. Tengo que ir a lo mío. Evitar el estres.
  • Cuidar la dieta. Evitar alimentos procesados, fritos… lo que todos sabemos.
  • Evitar el azúcar, si, lo has leido bien.
  • Tomar el sol, fuente natural de vitamina D, el oncólogo me dijo que estaba deficiente, y ¡lo estaba evitando por idiota!
  • Aprender y hacer cosas nuevas. Si crees que todo lo sabes, vas mal. Ilusionarse con algo, hacer las cosas que te gustan, las aficiones que tienes bajo el felpudo porque sientes que hay otras cosas más importantes. ¡Qué tontería! Todo lo que te hace sentir bien, siempre es bueno.
  • Averiguar lo que es la dieta alcalina, y aprenderla. El limón es uno de los alimentos más alcalinizante, si, aunque no lo creas, no tiene que ver el ph cuando es ingerido. El exceso de fruta no es bueno, tampoco.
  • Tomar baños de sal.
  • Limpiar el higado:  Hortalizas de hoja verde, ricas en clorofila. Manzanas. Alimentos integrales. Aceite de oliva. Te verde. Ajo y cebolla. Berenjena. Aguacate. Nueces. Cúrcuma (ayuda a arreglar problemas del higado). Alcachofa. Infusiones. Evitar el café torrefacto.
  • 5 minutos de estress intenso hace tanto daño al higado como una botella de whisky.

 

Ser proactiva con el cáncer o lamentarse

Cuando tenemos problemas (por ejemplo, cáncer) tenemos dos opciones, 1-quejarnos y ser  “petardos”; 2- hacer algo al respecto, lo que es España llamamos “coger al toro por los huevos”. ¡Pues lo mismo al cáncer!

Cuando recibes la noticia, te cae un chorro de agua fría, te das cuenta de que eres mortal.

-¡Me voy a morir!

¿Es que ahora te enteras?

¡Todos vamos a morir! ¡Y tu también!

Y lo que debemos hacer es llorar, si quieres llorar, y tomar cartas en el asunto.

img_5761

¿Qué puedes hacer si te diagnostican cáncer?

  • Ir a un buen médico.
  • Poner una sonrisa, buena cara. Tener una actitud digna.
  • Seguir el tratamiento profesional que te recomiende el oncólogo.
  • Iniciar un cambio de alimentación saludable.
  • Hacer ejercicio con moderación.
  • Conseguir calma mental
  • Tomar parte activa en tu enfermedad.

Debemos tener claro que las emociones negativas nos hacen enfermar, pero las positivas nos ayudan a sanar.

Y una cosa más, está comprobado que la alimentación es causante de uno de cada tres cánceres.

Rodeate de cosas bonitas que te relajen, y hagan sentir bien.
Rodeate de cosas bonitas que te relajen, y hagan sentir bien.

Cuanto más carcinógenos, alimentación procáncer, estres… más probabilidad de tener cáncer.

Existen estudios que demuestran que nuestro sistema inmune es poco activo y los tumores son mas agresivos cuando estamos con estres, angustia y falta de apoyo social.

Cuando pones de tu parte, haces algo, tienes un trabajo contigo por delante, tomas parte activa, lo cual te ayuda, creelo.

No todo es color rosa, no todos salen indemnes de la batalla, pero si te vas, te irás con las botas puestas.

¿LLORAR?

¡Y una mierda! A solas.

Debemos estimular nuestro sistema inmune.

Te recomiendo que te compres el siguiente libro.

“Mis recetas anticancer” de la Doctora Odile Fernández Martinez

Aprendamos a comer bien
Aprendamos a comer bien

El agua del grifo

¿Bebes agua del grifo?

El agua del grifo tiene mucho cloro para desinfectarla. El cloro destruye la flora intestinal y la vitamina E, puede dañar el higad, riñones y sistema nervioso central.

Contiene microorganismos muertos por el cloro, contaminantes de la industria. plásticos, restos de fármacos, (ansiolíticos, antidepresivos, anticonceptivos, fármacos usados en las quimioterapias…), cocaina, anfetaminas…

Se aconseja agua mineral, usar filtros de carbono o filtros de osmosis inversa (esto último es lo mejor).

Yo ya me he puesto filtros en el agua de bebida, es una gozada, el agua sabe muy bien.

Alimentos anticáncer

¿Existen alimentos anticáncer?

Pues sí, existen alimentos que actúan sobre una o más funciones del cuerpo, mejoran la salud y bienestar, reducen el riesgo de enfermedades, como por ejemplo, el ajo y la cebolla.

¿Quieres que te cuente más?

Síntomas un año después de la quimioterapia.

Un año después de la quimioterapia, cuando parece que todo está olvidado, siguen algunos sintomas que no me habían contado. Ya nada es igual, normalmente. Lo olvidas de la mejor forma posible. El tiempo pasa muy rápido y tienes que hacerte revisiones periódicas.

Tengo que contaros un secreto:

El cáncer te cambia tanto por dentro como por fuera.

En mi caso no soy la misma. Noto que físicamente estoy más deteriorada, mis cejas, mis pestañas, mi pelo no es el mismo… Y lo que no se ve ¿seguirá siendo igual?

El caso es que no sirve de nada el quejarse o lamentarse.

Aceptar la vida como es
Somos mujeres trabajadoras

Mi actitud es la de aceptarlo y en lo que pueda torear la situación de la mejor forma posible.

Me pinto los ojos a ras de las pestañas bien negro cuando tengo ganas y me siento folclórica.

Me sigo poniendo la peluca porque mi pelo… mejor no hablar. Quizás este verano, cuando me crezca un poco más después de los super cortes de pelo que me ido haciendo, pueda volver verme bien sin ella. (…). De verdad, en mi caso, mi pelo no es el mismo.

Pelo quimio
Mi pelo crece muy rizado

Los síntomas un año después la quimioterapia que os puedo yo contar son:

Cansancio. Irritabilidad. Concentración. Miedo.

Otra de las cosas que he notado es que me cuesta mucho concentrarme. Lo he hablado con otras pacientes y me dicen que les pasa lo mismo. Mi familia también lo ha notado. Yo intento tomármelo a risa: “¡Qué despistada estoy!, será la edad.!”

El cansancio sigue porque por las tardes estoy muy cansada.

Irritabilidad. Al principio no podía controlarla, ahora con la adecuada actitud de pasar de tonterías y problemas, “Paso de chorradas”, se mantiene bajo control la pérdida de control y enfados. Los hijos adolescentes son difíciles y egoistas, hay que asumirlo, pero hay otros problemas peores…

El miedo a que se reproduzca en otro sitio… ¿Y quien tiene control sobre los peligros? Cualquiera esta a merced de un gilipollas que te lleve por delante con el coche, o que dispare en el lugar donde estás tomando café con tu mejor amiga en post de una ideología equivocada o mal interpretada.

En el hospital
No te pierdas

Dolor de huesos.

¿Esto es normal? Yo ahora me entero que pueden doler los huesos. ¿Los huesos duelen? Es alucinante. Dan trallazos. Es una sensación extraña. El otro día me quejaba a una señora de más de 60 años, y me decía que era cuestión de edad, que me fuera acostumbrando. ¡Pues vale! Pero también las enfermeras de oncología me aconsejaron que hiciera ejercicio, y me moviera:

-Cuanto más te mueves, menos te duele.

Calambres

Sentía fuertes calambres durante los seis meses posteriores a la quimioterapia. Se me dormían los brazos o piernas. ¡Qué sensación! Afortunadamente, dichos síntomas han remitido, ya no los tengo.

(…)

No te preocupes. Cada persona recibe un tratamiento a medida, y cada persona es diferente. Todos somos únicos. No te compares con nadie. Y pregunta a tu médico cualquier duda, están para ayudarnos.

Viva la vida
Viva la vida

Cuando lo pienso fríamente, me doy gracias a Dios, porque yo soy creyente, y me hace sentir bien.

¿Gracias a Dios?

Si.

Ante cualquier duda, puedes consultar en la Asociación Española contra el Cáncer. Os dejo un link:

Asociación Española contra el cáncer. Información.

Y sigo escribiendo porque me lo piden.

Una luchadora después del cáncer ante el mobbing.

Los comentarios que hacen a mis videos de Youtube me hacen sentir responsabilidad. No puedo contar cosas a lo tonto. Empecé en mi canal de Youtube por entretenerme y porque soy una peliculera, me encanta el cine.

Tengo más de 120 mil visitas a un video que dura más de 20 minutos cuando nos aconsejan que duren poco tiempo. El video tiene muchos fallos, pero es sincero.

Hoy he visto comentarios que no he contestado porque no había leído. ¡Perdón! Es una falta de educación por mi parte.

Sigo cansada y hoy me obligo a escribir.  De aquí a un mes tengo que publicar la continuación, de verdad.

Me siguen doliendo los huesos.

Durante el tratamiento de quimioterapia
Durante el tratamiento de quimioterapia

Me molesta cuando me dicen que es normal. ¡A mi no me dolían los huesos! ¿Los huesos duelen? ¿A ti te duelen los huesos de los brazos? Otra cosa es la espalda, que duela la espalda por las malas posturas.

Estoy muy preocupada por mi pelo, intento no preocuparme y llevarlo de la mejor forma. No quiero ser una mujer superficial, pero…  Bueno, no voy a pensar en ello.

Con Merche
Con Merche

Ya he vuelto a trabajar. (…) Y estoy en otra batalla.

¿Qué se dice con personas a las que aprecias y tienen cáncer?

Tengo amigas o personas conocidas que ya no están en este mundo, se las ha llevado esta terrible enfermedad, y una cosa me sorprende. No sabemos como comportarnos con las personas que lo viven. Estamos con ellas, y no sabemos que hacer, qué decir.

Pensamos: “Se va a morir, ¿le pregunto cómo se siente?”.

Y no decimos nada, tampoco ellos dicen nada.

Es un tema tabú.

¿Cómo se trata? ¿Te despides? ¿Qué dices?

Hoy puedes estar en un lado, pero en un instante… todo puede cambiar.

No se qué se dice. Creo que sobran las palabras.

Yo tengo uno de los peores tipos de cáncer, el mío no es hormonal… Se puede reproducir en cualquier punto de mi cuerpo, y cuando me duelen los huesos me asusto.

S4060006

Lucha contra el mobbing

¡Pero no me voy a morir para joder a los que me hacen mobbing!

¡Y lo voy a contar en youtube!

¡Soy una luchadora!

¡Sólo son cinco idiotas!

¿Y quienes son los que hacen mobbing?

¿Los fuertes o los que simplemente se creen lo que no son y suplen su incompetencia con acoso?

Yo a ser educada. Haré lo que tenga que hacer, entre otras cosas, ¡contarlo!