El acoso a mi alrededor…

Hace poco hablando con una conocida sobre nuestras circunstancias y problemas, me contó entre lloros su salida de la empresa, una empresa de zapatos…

-LLevaba trabajando desde que tenía 13 años, estaba a gusto en mi trabajo, me sentía bien considerada y de repente… vienen unos nuevos jefes, un cambio en las alturas de la empresa….¡y te mandan al carajo!

-¿Te despidieron?

-Peor, yo era encargada de almacén, y todo lo que hacía estaba mal. Unos niñatos, de la edad de mis hijos, me cuestionaban todas las decisiones, y me las echaban por tierra. Incluso parar para atender a una mujer que se desmayó porque teníamos más de 40 grados en el almacén en pleno mes de agosto. ¡Digo yo que somos humanos!, ¿se desmaya una compañera y miramos a otro lado?

Sin darse cuenta se echó a llorar, yo me acordé de mis circunstancias y la entendí. Le pregunté si podía grabar con el teléfono móvil lo que me contaba y me dijo que sí. Lo tengo grabado.

Han pasado 5 años y todavía llora al recordarlo, ver para creer.

Su hijo le decía que no la entendía, que en los trabajos siempre hay capullos. Su marido le pedía que dejara el trabajo si le afectaba tanto. Vamos, lo normal.

-¿Y voy a dejar mi trabajo en esta empresa, después de tantos años, por unos niñatos que me ven como una abuela? (Tiene cincuenta y tantos años).  Si no saben mandar, se creen que es tratar mal a la gente, meter miedo, creerse superiores y mirar por encima del hombro… Tenemos ahora más incidencias y problemas que nunca, por ellos, y tenemos que tragarnos su mierda, como si fueramos nosotros los culpables.

REcuerdos de mobbing

No quiero recordar, no quiero.

A los pocos días, en un centro de bricolage, veo a un hombre abrazando a un muchacho sin pelo, sin cejas… Y ya me conoceis, me los quedo mirando…pienso que el chaval tiene cáncer. El hombre me mira y me dice:

-Mi hijo da mucho asco, ¿a que sí?

Me quedo perpleja. Intuyo que lo dice como defensa.

-¿Tiene cáncer?

Y no se cómo, me entero de que Carlos tiene 14 años, y sufre alopecia por acoso escolar. Los médicos le están mirando de arriba abajo. No le encuentran nada. Le han cambiado de colegio. Es un circulo vicioso, porque al perder pelo, otros niños, los niños pequeños le dicen que les da asco, que es muy feo, incluso le pegan si se acerca, le tienen miedo.

El chico, Carlos, es guapetón. ¿Asco?

Yo no puedo evitarlo, voy con el móvil en el bolsillo y le pido permiso al padre para grabarnos. Al poco, es el padre quien toma mi teléfono y nos graba. Yo me siento confiada para decirle:

-De feo no tienes nada. Eres un claval majísimo. Relájate. Si no te sale el pelo, tatúate las cejas y pestañas. Te hará sentirte bien, y te irás olvidando de tu problema de imagen, que de momento se retroalimenta. Mira a los hombres de las películas de acción, van con el pelo rapado y están cañón. (…).

Ya desde pequeños hay niños y jóvenes a los que les gusta atacar al diferente, al bueno, al brillante, al que se aguanta, al educado que no se defiende devolviendo una ostia, al calladito, al que destaca por algo o pilla manía alguien. Estos chicos crecen, se hacen mayores, consiguen trabajos…y lo vuelven a repetir. Pero si de niños, todo es más a la cara, cuando se da en el trabajo, en el mundo de adultos, tienen mucho cuidado para no ser descubiertos.

Cristina Jones y el acoso

¿Has oido el Síndrome de Procusto?

Aquel que corta la cabeza o los pies de quien sobresale.

El mobbing, el síndrome de Procusto, el Principio de Peter…son nefastos para cualquier organización o equipo.

El síndrome de Procusto define la intolerancia a la diferencia.

La gente que sobresale no es admitida en entornos mediocres.

Hay directivos que entienden que su función es mantener su trabajo, no el hacer su trabajo.

Las empresas están formadas por personas que tienen sentimientos y emociones. Las emociones mal gestionadas ocasionan problemas, queramos o no verlos. Hay directivos que miran a otro lado y les va bien, pero tarde o temprano repercute en la cuenta de resultados de las corporaciones, aunque luego digan estúpidamente: “We can do it better!”.

Existen también maltratadores en el ámbito doméstico, que pegan a sus mujeres. Cuando van los periodistas después de una denuncia o un suceso de violencia de género, los vecinos siempre diecn lo mismo:

-¡No me lo puedo creer! ¡Si es una encantadora persona!

¡Los cojones!

¡Lo que son…. son unos cobardes, hipócritas e….!

¡Y el mundo es una mierda por gente como ellos!

 

Lo veo todo negro

Haz caso de tus presentimientos. Nos han enseñado a ser racionales, pero hay algo irracional que va más allá de lo que procesamos conscientemente en nuestro cerebro, que existe, es un sexto sentido, la intuición.

Haz caso de la intuición para guiar tu vida. Es un sentido extra, que se basa en hechos que notas sin saber el motivo, puede ser el lenguaje no verbal de las personas con las que hablamos, por ejemplo. Te dicen algo, y tu sabes que no, que no te fías, te han dicho lo que quieren que creas, pero sabes que no… que no te satisfacen dichas palabras.

Cristina Jones depresión
Cuando te sientes mal

Como habrás podido observar estoy un poco vaga en mi blog y redes sociales, estoy muy alterada emocionalmente. No me puedo relajar. No puedo. Estoy estresada, impulsiva, sin calma mental, reprimida, no se lo que me pasa, no me puedo centrar.

He decidido escribir otra vez para ver si así me centro.

Como dijo la psicóloga, Victoria, “la rabia te ayudará”, aunque también me dijo que dejara el trabajo, por cierto. ¡Y una mierda!

El estrés y las emociones negativas son muy perjudiciales para la salud, y tenemos que controlarnos. El apoyo emocional es muy importante en todos los ámbitos, laboral, familiar, social, político, médico…

El cáncer se desarrolla en personas con el sistema inmune deprimido. Y para vencerlo necesitamos una buena alimentación, ejercicio y evitar lo tóxico de nuestra vida, en la medida de lo posible.

Yo me encuentro actualmente en estado de confusión mental y estrés, no lo puedo evitar. Necesito hacer cosas que estoy reprimiendo, aunque no se hasta cuando.

Pintada artistica en calle.

De momento, desde hace unos días, estoy escribiendo todo lo que recuerdo de mi “cáncer de mama” para hacer un video en YouTube, contando en plan didáctico, mi experiencia. Posiblemente sea más beneficioso para mí, que las personas que lo vean. Me escriben dando las gracias por los videos que ya subí, pero la realidad, es que la gente que los ve, y me escriben agradeciéndolo, me ayudan más a mí, la verdad.

Las redes sociales bien llevadas son positivas, pero con exceso, y mal uso son malas. Como yo ya soy mayorcita, y la gente a la que me dirijo también lo es, nosotros no tenemos ningún problema. ¿Verdad?

Necesito hacer algo, desenredarme emocionalmente. Estoy yendo otra vez al gimnasio, porque creo que estoy en muy mala forma física, y no se hacer ejercicio sola. No se estar sola. No puedo estar sola. Al principio de verano iba a andar con una amiga, pero no fuimos constantes, y hemos vuelto al gimnasio.

El perdón no se niega, y la confianza nunca se recupera.
El perdón no se niega, y la confianza nunca se recupera.

Me he trazado una hoja de ruta, una actividad para no castigarme. No es lógico desear y querer estar enferma para evitar el mobbing. El perdón no se le niega a nadie, pero la confianza jamás se recupera, jamás.

A la empresa le deseo lo mejor, porque lo está haciendo fenomenal para hacerme sentir bien. ¡Lo que hay que hacer es alegrarse de que les vaya tan bien, tan estupendamente, que los beneficios se les salgan por todos las cuentas, que la productividad sea apabullante! Si no perdonas por amor, perdona por egoísmo, para olvidar.

Estoy muy desordenada y no me centro. No puedo. Pero a lo mejor no es malo. He encontrado hoy este enlace, y me parezco a Einstein.

¡Me parezco a Einstein!

 

Una luchadora después del cáncer ante el mobbing.

Los comentarios que hacen a mis videos de Youtube me hacen sentir responsabilidad. No puedo contar cosas a lo tonto. Empecé en mi canal de Youtube por entretenerme y porque soy una peliculera, me encanta el cine.

Tengo más de 120 mil visitas a un video que dura más de 20 minutos cuando nos aconsejan que duren poco tiempo. El video tiene muchos fallos, pero es sincero.

Hoy he visto comentarios que no he contestado porque no había leído. ¡Perdón! Es una falta de educación por mi parte.

Sigo cansada y hoy me obligo a escribir.  De aquí a un mes tengo que publicar la continuación, de verdad.

Me siguen doliendo los huesos.

Durante el tratamiento de quimioterapia
Durante el tratamiento de quimioterapia

Me molesta cuando me dicen que es normal. ¡A mi no me dolían los huesos! ¿Los huesos duelen? ¿A ti te duelen los huesos de los brazos? Otra cosa es la espalda, que duela la espalda por las malas posturas.

Estoy muy preocupada por mi pelo, intento no preocuparme y llevarlo de la mejor forma. No quiero ser una mujer superficial, pero…  Bueno, no voy a pensar en ello.

Con Merche
Con Merche

Ya he vuelto a trabajar. (…) Y estoy en otra batalla.

¿Qué se dice con personas a las que aprecias y tienen cáncer?

Tengo amigas o personas conocidas que ya no están en este mundo, se las ha llevado esta terrible enfermedad, y una cosa me sorprende. No sabemos como comportarnos con las personas que lo viven. Estamos con ellas, y no sabemos que hacer, qué decir.

Pensamos: “Se va a morir, ¿le pregunto cómo se siente?”.

Y no decimos nada, tampoco ellos dicen nada.

Es un tema tabú.

¿Cómo se trata? ¿Te despides? ¿Qué dices?

Hoy puedes estar en un lado, pero en un instante… todo puede cambiar.

No se qué se dice. Creo que sobran las palabras.

Yo tengo uno de los peores tipos de cáncer, el mío no es hormonal… Se puede reproducir en cualquier punto de mi cuerpo, y cuando me duelen los huesos me asusto.

S4060006

Lucha contra el mobbing

¡Pero no me voy a morir para joder a los que me hacen mobbing!

¡Y lo voy a contar en youtube!

¡Soy una luchadora!

¡Sólo son cinco idiotas!

¿Y quienes son los que hacen mobbing?

¿Los fuertes o los que simplemente se creen lo que no son y suplen su incompetencia con acoso?

Yo a ser educada. Haré lo que tenga que hacer, entre otras cosas, ¡contarlo!

 

¿Cómo es tu jefe?

Antes de empezar a leer, contéstame la siguiente pregunta:

¿Confías en tu jefe?

¿Alguna vez te ha mentido o has visto como ha engañado a otras personas?

Si no confías en tu jefe, tienes un jefe de mierda, reconócelo, asúmelo.

Es lo mismo que pasa en los países con sus políticos, si la gente normal de la calle, las empresas, los bancos y la sociedad no cree en sus políticos, la desconfianza genera crisis.IMG_6404

La CONFIANZA es la base de TODO, para que las cosas vayan bien.

Un jefe puede ser bueno o malo gestionando, pero un requisito fundamental es la CONFIANZA, sin ella las cosas quedan a medias, los trabajadores no pueden dar el 100% cuando tienen emociones que no les hace estar a gusto en el lugar de trabajo.

Los mejores jefes son las personas que generan confianza, demuestran empatía, tranquilidad, inspiran a su alrededor, ofrecen bienestar, energía y protección.

Los malos jefes son distantes, difíciles y arrogantes, provocan ANSIEDAD, miedo, temor, inseguridad, desconfianza, mal clima laboral, un alto índice de absentismo, un gran número de pleitos con trabajadores, …

Trabajadores enfadados con la empresa
Trabajadores enfadados con la empresa

La productividad se consigue con la sensación de seguridad en el trabajo, que hace que los normales obstáculos y problemas del trabajo sean percibidos como retos, no como amenazas.

Las emociones son contagiosas, la actuación de un “mal jefe o directivo” puede empeorar la dinámica de una empresa. Si eres jefe y te pillan varias mentiras…ya sabes.

Resumiendo, si quieres ser un buen jefe:

  1. Genera confianza
  2. Nunca mientas (todo se sabe), aunque a los de arriba engañes
  3. Inspira a tus colegas
  4. No te apropies del trabajo de los demás (ellos se enteran y lo comentan)
  5. Ofrece empatía
  6. Transmite energía y bienestar
  7. Asegúrate de que todos sepan lo que tienen que hacer, y da los medios necesarios.

 

Nuevos propósitos al comenzar año

Dentro de poco empezará un año nuevo, 2016. Parece que todos lo ponemos como una fecha de referencia, límite:

-Cuando empiece 2016 haré tal cosa, aprenderé inglés, estudiaré alemán, me apuntaré al gimnasio, seré más simpática, me portaré mejor, pintaré mi habitación, me pondré a dieta…

¿Y sabes lo que te digo?

¡Mentira!

¿Autoengaño?

Si. Cuando quieres hacer algo, no se buscan excusas para postergar la acción.

IMG_4829

Si queremos hacer algo debemos empezar ya. ¿Te vas a poner a régimen cuando termines de comerte el trozo de pastel que tienes en la mano?

¡Y una mierda!

Si quieres algo, lo haces y punto. No hay aplazamientos que valgan.

Y si te cuento esto, es porque se de lo que hablo. A mi también me ha pasado eso de hacer el idiota y engañarme. ¡A todos o casi todos!

Hay una Leyenda, que asegura que Putin, el “Jefe” de la URSS… es muy disciplinado, que tiene una voluntad de hierro, que es de las pocas personas del mundo capaz de dominarse a sí mismo. ¡Qué envidia! También se dice que es un hombre hermético, que nunca se sabe lo que piensa. Lógico, cuando domina siempre la cabeza, antes que la emoción.

No nos castiguemos, hagamos lo que podamos. Y siempre, siempre, a querernos para progresar. Si te castigas, te enfadas contigo mismo, no te motivas.

La motivación se consigue a través de la ilusión, ¿no crees?

Aprender
Aprender

Creo que es imposible no dedicar unos minutos a planificar nuevas ilusiones y proyectos. Una persona que no tiene ilusión por nada es fácilmente un ser “pasmao”, un aburrido. ¡Ufff! Aléjate de ellos, posiblemente echen por tierra tus ideas innovadoras o emocionantes.  El mundo progresa porque no se les hace caso, recuérdalo.

¿Te gusta el nuevo aspecto de mi blog?

No se, tenía que hacer algo. No se si he acertado, pero de momento he hecho algo nuevo, estoy aprendiendo algo nuevo,… y “palante”.