Maremágnum de sentimientos

Aunque otra vez ha aparecido el cáncer de mama en mi vida me siento muy afortunada, porque durante este tiempo he conocido a personas que están muy graves e incluso con metástasis importantes. ¿Cómo me voy a quejar yo?

Cuando tenemos problemas lo mejor es mirar alrededor, siempre hay personas en peor situación que nosotras. Me suelen decir que lo llevo muy bien, pero no tienen ni idea.

Lo que la verdad esconde

Me quejo mucho de cansancio, siento un cansancio infinito. En el 2014 no lo sentí, ¿o es que no lo recuerdo? El cuerpo me pide descanso, sueño.

A estas alturas todo me da igual, me he vuelto un poco desvergonzada, porque hablo con todo el mundo, incluso paro por la calle a quien crea conveniente. No, no estoy loca, siempre con una razón. Te explico.

No me he podido aguantar y me he acercado a dos hombres jóvenes super calvos, con alopecia total, sin cejas, para contarles la maravilla que ha supuesto para mi la micropigmentación de cejas. ¡Yo soy así!. Uno de ellos me dijo que él no tenía ningún problema, y me dio las gracias, pero el otro hasta me pidió la dirección de quien me lo había hecho, porque tenía niños pequeños y odiaba que le hicieran fotos, etc.

También así he conocido en una tienda a Susana, iba con su pañuelo y le pregunté qué tal estaba. No se cómo, terminamos tomando un refresco en el centro comercial. Nos dimos los teléfonos e incluso grabamos para mis videos de YouTube. No se donde tengo el material, sinceramente, tengo la cabeza desbaratada, por eso no he escrito (o no he podido) desde hace tanto tiempo en el blog.

Imagen del Cementerio de Torrero con lápidas años 20 del siglo XX.

 

Creo que actualmente lo de los blogs no…no, y ¿sabes por qué? Porque yo misma me canso de leer y prefiero ver videos de YouTube . Quiero hacer lo que yo busco y no encuentro.

Tengo que contaros una cosa, no me da miedo la muerte, es el sueño infinito. Estuve este invierno en el cementerio en plan trascendental, y mis sentimientos se desbarataron. Vi mucho amor en los nichos, en las tumbas del pasado, pero también mucha maldad, porque en el cementerio de mi ciudad hubo fusilamientos, fosas comunes, vencedores de una guerra injusta y perdedores. Por cierto, los nazis alemanes ayudaron a ganar la guerra a un Dictador que murió tranquilamente en la cama siendo muy abuelito, pero que se impuso por la fuerza a una democracia muy moderna en su tiempo.

Tapia donde fusilaron a inocentes por ideas.

Como veis, tengo la cabeza desbaratada. Mezclo sentimientos, mezclo todo. Por eso no puedo escribir en el blog últimamente.

Es normal.

Esta semana no han podido ponerme la quimio porque los análisis están alterados, al igual que yo.

La vida es injusta. El mundo está loco. Y el cáncer y las metástasis está científicamente comprobado que es algo que les pasa a las personas maravillosas y guapas.

Esta semana ha habido un atentado en Manchester por ideas fanáticas, religiosas y retrógadas, y deseo fervientemente que se informe a los retrasados mentales que es mentira que al otro lado les esperan vírgenes, y que si por la razón que sea voy al otro mundo, todas las mujeres (y especialmente las maltratadas) les daremos una patada en los cojones por gilipollas.

Las religiones son AMOR, y hay que ser intolerante con el intolerante o el que no tiene dos neuronas para PENSAR lo que está bien y lo que está MAL.

El acoso a mi alrededor…

Hace poco hablando con una conocida sobre nuestras circunstancias y problemas, me contó entre lloros su salida de la empresa, una empresa de zapatos…

-LLevaba trabajando desde que tenía 13 años, estaba a gusto en mi trabajo, me sentía bien considerada y de repente… vienen unos nuevos jefes, un cambio en las alturas de la empresa….¡y te mandan al carajo!

-¿Te despidieron?

-Peor, yo era encargada de almacén, y todo lo que hacía estaba mal. Unos niñatos, de la edad de mis hijos, me cuestionaban todas las decisiones, y me las echaban por tierra. Incluso parar para atender a una mujer que se desmayó porque teníamos más de 40 grados en el almacén en pleno mes de agosto. ¡Digo yo que somos humanos!, ¿se desmaya una compañera y miramos a otro lado?

Sin darse cuenta se echó a llorar, yo me acordé de mis circunstancias y la entendí. Le pregunté si podía grabar con el teléfono móvil lo que me contaba y me dijo que sí. Lo tengo grabado.

Han pasado 5 años y todavía llora al recordarlo, ver para creer.

Su hijo le decía que no la entendía, que en los trabajos siempre hay capullos. Su marido le pedía que dejara el trabajo si le afectaba tanto. Vamos, lo normal.

-¿Y voy a dejar mi trabajo en esta empresa, después de tantos años, por unos niñatos que me ven como una abuela? (Tiene cincuenta y tantos años).  Si no saben mandar, se creen que es tratar mal a la gente, meter miedo, creerse superiores y mirar por encima del hombro… Tenemos ahora más incidencias y problemas que nunca, por ellos, y tenemos que tragarnos su mierda, como si fueramos nosotros los culpables.

REcuerdos de mobbing

No quiero recordar, no quiero.

A los pocos días, en un centro de bricolage, veo a un hombre abrazando a un muchacho sin pelo, sin cejas… Y ya me conoceis, me los quedo mirando…pienso que el chaval tiene cáncer. El hombre me mira y me dice:

-Mi hijo da mucho asco, ¿a que sí?

Me quedo perpleja. Intuyo que lo dice como defensa.

-¿Tiene cáncer?

Y no se cómo, me entero de que Carlos tiene 14 años, y sufre alopecia por acoso escolar. Los médicos le están mirando de arriba abajo. No le encuentran nada. Le han cambiado de colegio. Es un circulo vicioso, porque al perder pelo, otros niños, los niños pequeños le dicen que les da asco, que es muy feo, incluso le pegan si se acerca, le tienen miedo.

El chico, Carlos, es guapetón. ¿Asco?

Yo no puedo evitarlo, voy con el móvil en el bolsillo y le pido permiso al padre para grabarnos. Al poco, es el padre quien toma mi teléfono y nos graba. Yo me siento confiada para decirle:

-De feo no tienes nada. Eres un claval majísimo. Relájate. Si no te sale el pelo, tatúate las cejas y pestañas. Te hará sentirte bien, y te irás olvidando de tu problema de imagen, que de momento se retroalimenta. Mira a los hombres de las películas de acción, van con el pelo rapado y están cañón. (…).

Ya desde pequeños hay niños y jóvenes a los que les gusta atacar al diferente, al bueno, al brillante, al que se aguanta, al educado que no se defiende devolviendo una ostia, al calladito, al que destaca por algo o pilla manía alguien. Estos chicos crecen, se hacen mayores, consiguen trabajos…y lo vuelven a repetir. Pero si de niños, todo es más a la cara, cuando se da en el trabajo, en el mundo de adultos, tienen mucho cuidado para no ser descubiertos.

Cristina Jones y el acoso

¿Has oido el Síndrome de Procusto?

Aquel que corta la cabeza o los pies de quien sobresale.

El mobbing, el síndrome de Procusto, el Principio de Peter…son nefastos para cualquier organización o equipo.

El síndrome de Procusto define la intolerancia a la diferencia.

La gente que sobresale no es admitida en entornos mediocres.

Hay directivos que entienden que su función es mantener su trabajo, no el hacer su trabajo.

Las empresas están formadas por personas que tienen sentimientos y emociones. Las emociones mal gestionadas ocasionan problemas, queramos o no verlos. Hay directivos que miran a otro lado y les va bien, pero tarde o temprano repercute en la cuenta de resultados de las corporaciones, aunque luego digan estúpidamente: “We can do it better!”.

Existen también maltratadores en el ámbito doméstico, que pegan a sus mujeres. Cuando van los periodistas después de una denuncia o un suceso de violencia de género, los vecinos siempre diecn lo mismo:

-¡No me lo puedo creer! ¡Si es una encantadora persona!

¡Los cojones!

¡Lo que son…. son unos cobardes, hipócritas e….!

¡Y el mundo es una mierda por gente como ellos!

 

Estar mal y querer recuperarse.

Cuando estas mal no lo puedes evitar. Si te encuentras mal, estás mal.

¿Sabías que las estadísticas dicen que 1 de cada 3 personas serán diagnosticadas de cáncer en su vida?

Si nosotras lo hemos pasado, ¿significará que ya lo hemos superado y con nosotros no volverá a caer dicha lotería? Ja, ja.

Esto son conjeturas absurdas. No podemos darle a la cabeza con estas estúpidas elucubraciones, que pase lo que tenga que pasar, pero de momento…vamos a cuidarnos y hacer las cosas lo mejor posible. ¿No te parece lo más inteligente?

Mi ciudad
Vamos a levantarnos

Estoy tomándome en serio mi recuperación, porque me siento “empanada” y “confusa”, me he hecho esta planificación:

  • Sonreir y ser buenas personas. Esto hace que nos rodeemos de personas estupendas, que llenarán nuestra vida de todo lo que no se puede comprar, que es lo mejor. ¿Sabías que se me estaba olvidando sonreir? Me estaba amargando yo misma, y estaba repercutiendo en mis hijos. Estaba de un humor de perros. Desde el segundo gotero me volví menopausica, ¿tendrá algo que ver? He preguntado al respecto, y no me queda claro, pero somos química.
  • Perdonarnos por nuestros errores. Muchas veces nos equivocamos, y hacemos daño a gente querida sin querer. Tarde o temprano, si ponemos de nuestra parte, se arreglará.
  • Hacer ejercicio. Me estaba autocastigando, no quería ponerme bien en mi interior, quería seguir estando con cáncer para escapar de una empresa tóxica. ¡Hay que ser gilipollas! Lo reconozco, me estaba comportando como tal. Mi rutina desde mi reincorporación tras mi cáncer, era pasar de estúpidos, de incompetentes que se cargan empresas, sentarme a darle a la tecla “print”, meter unos folios en sobres y llevarlos a correos, y poca cosa más. (¿Sabes lo que es mobbing?). Y todo el día sentada, sin moverme. (…).
La vida es corta
Duerme con el pensamiento de la muerte
  • Las empresas cuando se vuelven tóxicas generan malestar en las personas y en los beneficios. A mi me tiene que dar igual. Tengo que ir a lo mío. Evitar el estres.
  • Cuidar la dieta. Evitar alimentos procesados, fritos… lo que todos sabemos.
  • Evitar el azúcar, si, lo has leido bien.
  • Tomar el sol, fuente natural de vitamina D, el oncólogo me dijo que estaba deficiente, y ¡lo estaba evitando por idiota!
  • Aprender y hacer cosas nuevas. Si crees que todo lo sabes, vas mal. Ilusionarse con algo, hacer las cosas que te gustan, las aficiones que tienes bajo el felpudo porque sientes que hay otras cosas más importantes. ¡Qué tontería! Todo lo que te hace sentir bien, siempre es bueno.
  • Averiguar lo que es la dieta alcalina, y aprenderla. El limón es uno de los alimentos más alcalinizante, si, aunque no lo creas, no tiene que ver el ph cuando es ingerido. El exceso de fruta no es bueno, tampoco.
  • Tomar baños de sal.
  • Limpiar el higado:  Hortalizas de hoja verde, ricas en clorofila. Manzanas. Alimentos integrales. Aceite de oliva. Te verde. Ajo y cebolla. Berenjena. Aguacate. Nueces. Cúrcuma (ayuda a arreglar problemas del higado). Alcachofa. Infusiones. Evitar el café torrefacto.
  • 5 minutos de estress intenso hace tanto daño al higado como una botella de whisky.

 

Quimioterapia, cáncer de mama. Emociones.

Cuando empiezas la QUIMIOTERAPIA tienes miedo, es normal. Todo se olvida y quiero contar mi experiencia porque me la están pidiendo. Hice en YOUTUBE un video, lo mejor que supe hacer, porque nadie te cuenta nada.

La palabra cáncer da miedo, pero no debes asustarte, no consigues nada. Hay que hacer lo que tienes que hacer, ir al médico y seguir el tratamiento.

Estoy recibiendo muchos correos aconsejándome que tome mucho bicarbonato y limones, tratamientos raros, hierbas… hasta marihuana.

Ya me conoces, ¡se lo pregunté al oncólogo! ¿Me iba a aguantar la pregunta?

El doctor, que ya estará curado de espanto, sin inmutarse me dijo que no hiciera tonterías, que debía decirle todo lo que hiciera extraordinario, que no tomase hierbas de herboristería, ni tratamientos alternativos durante la quimioterapia, porque puede ser contraproducente al tratamiento.

Las enfermeras saben mucho, y una de ellas me dijo con sinceridad:

-Cristina, la mejor medicina es la cocina. Come bien, come de todo.

Comida sana y rica
Plato de cocina vegetariana

Hay que comer bien, mucha fruta y verdura. Muchos zumos naturales, caseros, no de bote, ni industriales. Me compré la mejor licuadora… y el mejor robot de cocina para cocineras torpes. Mi marido dice que lo de gastar se me da muy bien. Algo es algo, ¿no?.

Mi cáncer apareció en mi vida con alegría. Me encantó no ir a un lugar de trabajo donde me hacían mobbing. Me encantó tener la oportunidad de unas largas vacaciones. No me asusté en absoluto. Incluso mientras esperaba el diagnóstico de la Clínica Montpellier, me dí un paseo por el Centro Comercial de al lado y me compré dos vestidos en las rebajas de Adolfo Dominguez. ¡Me encanta su ropa!.

Cristina Jones
Antes de mi cáncer

Recuerdo llorar por otras cosas, otras cosas que no vienen al caso en estos momentos.

La quimioterapia es un tratamiento que impide la multiplicación de las celulas, de las buenas y de las malas, porque las dañinas, las que están transtornadas son las que se reproducen más rápidamente. En algunos tipos de quimio no se cae el pelo, pero en el cáncer de mama, se cae, aunque hay ahora un gorro o algo que soluciona dicho problema. Puedes preguntar al respecto si te interesa.

Los hombres están guapísimos calvos. Alguno hay feo, claro que sí, pero a la mayoría le queda fenomenal la calva. Es más, creo que a casi todos los hombres que no se llaman Jose Ramón les queda bien. Las mujeres sentimos que perdemos la identidad si estamos calvas, y no te quiero decir más, ¡se caen las cejas y las pestañas! ¿Te imaginas tu cara sin nada, nada de pelo? Sin cejas, sin pestañas… Te ves una marciana.

cancer
cancer

Quizás te parezcamos superficiales cuando nos ponemos pelucas o trapos en la cabeza, pero es que te ves tan mal, tan pálida, tan rara…que hasta a los niños les cuesta verte. Además, hay que pasear y no quieres que los demás te vean diferente.

Recuerdo ir a la dermatóloga, con la consulta de Oncología en la puerta adyacente, y mirar de reojo… pero convencida de que a mí menos mal que no me pasaría eso. ¿Y por qué yo daba por hecho que a mi no me pasaría? “Eso le pasa a los demás”. ¡Qué equivocada estaba!.

Otro día os contaré más.

Un abrazo. Cuidaros.

PD. Lo que más recuerdo es el cansancio.

¿Cómo es tu jefe?

Antes de empezar a leer, contéstame la siguiente pregunta:

¿Confías en tu jefe?

¿Alguna vez te ha mentido o has visto como ha engañado a otras personas?

Si no confías en tu jefe, tienes un jefe de mierda, reconócelo, asúmelo.

Es lo mismo que pasa en los países con sus políticos, si la gente normal de la calle, las empresas, los bancos y la sociedad no cree en sus políticos, la desconfianza genera crisis.IMG_6404

La CONFIANZA es la base de TODO, para que las cosas vayan bien.

Un jefe puede ser bueno o malo gestionando, pero un requisito fundamental es la CONFIANZA, sin ella las cosas quedan a medias, los trabajadores no pueden dar el 100% cuando tienen emociones que no les hace estar a gusto en el lugar de trabajo.

Los mejores jefes son las personas que generan confianza, demuestran empatía, tranquilidad, inspiran a su alrededor, ofrecen bienestar, energía y protección.

Los malos jefes son distantes, difíciles y arrogantes, provocan ANSIEDAD, miedo, temor, inseguridad, desconfianza, mal clima laboral, un alto índice de absentismo, un gran número de pleitos con trabajadores, …

Trabajadores enfadados con la empresa
Trabajadores enfadados con la empresa

La productividad se consigue con la sensación de seguridad en el trabajo, que hace que los normales obstáculos y problemas del trabajo sean percibidos como retos, no como amenazas.

Las emociones son contagiosas, la actuación de un “mal jefe o directivo” puede empeorar la dinámica de una empresa. Si eres jefe y te pillan varias mentiras…ya sabes.

Resumiendo, si quieres ser un buen jefe:

  1. Genera confianza
  2. Nunca mientas (todo se sabe), aunque a los de arriba engañes
  3. Inspira a tus colegas
  4. No te apropies del trabajo de los demás (ellos se enteran y lo comentan)
  5. Ofrece empatía
  6. Transmite energía y bienestar
  7. Asegúrate de que todos sepan lo que tienen que hacer, y da los medios necesarios.