Maremágnum de sentimientos

Aunque otra vez ha aparecido el cáncer de mama en mi vida me siento muy afortunada, porque durante este tiempo he conocido a personas que están muy graves e incluso con metástasis importantes. ¿Cómo me voy a quejar yo?

Cuando tenemos problemas lo mejor es mirar alrededor, siempre hay personas en peor situación que nosotras. Me suelen decir que lo llevo muy bien, pero no tienen ni idea.

Lo que la verdad esconde

Me quejo mucho de cansancio, siento un cansancio infinito. En el 2014 no lo sentí, ¿o es que no lo recuerdo? El cuerpo me pide descanso, sueño.

A estas alturas todo me da igual, me he vuelto un poco desvergonzada, porque hablo con todo el mundo, incluso paro por la calle a quien crea conveniente. No, no estoy loca, siempre con una razón. Te explico.

No me he podido aguantar y me he acercado a dos hombres jóvenes super calvos, con alopecia total, sin cejas, para contarles la maravilla que ha supuesto para mi la micropigmentación de cejas. ¡Yo soy así!. Uno de ellos me dijo que él no tenía ningún problema, y me dio las gracias, pero el otro hasta me pidió la dirección de quien me lo había hecho, porque tenía niños pequeños y odiaba que le hicieran fotos, etc.

También así he conocido en una tienda a Susana, iba con su pañuelo y le pregunté qué tal estaba. No se cómo, terminamos tomando un refresco en el centro comercial. Nos dimos los teléfonos e incluso grabamos para mis videos de YouTube. No se donde tengo el material, sinceramente, tengo la cabeza desbaratada, por eso no he escrito (o no he podido) desde hace tanto tiempo en el blog.

Imagen del Cementerio de Torrero con lápidas años 20 del siglo XX.

 

Creo que actualmente lo de los blogs no…no, y ¿sabes por qué? Porque yo misma me canso de leer y prefiero ver videos de YouTube . Quiero hacer lo que yo busco y no encuentro.

Tengo que contaros una cosa, no me da miedo la muerte, es el sueño infinito. Estuve este invierno en el cementerio en plan trascendental, y mis sentimientos se desbarataron. Vi mucho amor en los nichos, en las tumbas del pasado, pero también mucha maldad, porque en el cementerio de mi ciudad hubo fusilamientos, fosas comunes, vencedores de una guerra injusta y perdedores. Por cierto, los nazis alemanes ayudaron a ganar la guerra a un Dictador que murió tranquilamente en la cama siendo muy abuelito, pero que se impuso por la fuerza a una democracia muy moderna en su tiempo.

Tapia donde fusilaron a inocentes por ideas.

Como veis, tengo la cabeza desbaratada. Mezclo sentimientos, mezclo todo. Por eso no puedo escribir en el blog últimamente.

Es normal.

Esta semana no han podido ponerme la quimio porque los análisis están alterados, al igual que yo.

La vida es injusta. El mundo está loco. Y el cáncer y las metástasis está científicamente comprobado que es algo que les pasa a las personas maravillosas y guapas.

Esta semana ha habido un atentado en Manchester por ideas fanáticas, religiosas y retrógadas, y deseo fervientemente que se informe a los retrasados mentales que es mentira que al otro lado les esperan vírgenes, y que si por la razón que sea voy al otro mundo, todas las mujeres (y especialmente las maltratadas) les daremos una patada en los cojones por gilipollas.

Las religiones son AMOR, y hay que ser intolerante con el intolerante o el que no tiene dos neuronas para PENSAR lo que está bien y lo que está MAL.

Lo veo todo negro

Haz caso de tus presentimientos. Nos han enseñado a ser racionales, pero hay algo irracional que va más allá de lo que procesamos conscientemente en nuestro cerebro, que existe, es un sexto sentido, la intuición.

Haz caso de la intuición para guiar tu vida. Es un sentido extra, que se basa en hechos que notas sin saber el motivo, puede ser el lenguaje no verbal de las personas con las que hablamos, por ejemplo. Te dicen algo, y tu sabes que no, que no te fías, te han dicho lo que quieren que creas, pero sabes que no… que no te satisfacen dichas palabras.

Cristina Jones depresión
Cuando te sientes mal

Como habrás podido observar estoy un poco vaga en mi blog y redes sociales, estoy muy alterada emocionalmente. No me puedo relajar. No puedo. Estoy estresada, impulsiva, sin calma mental, reprimida, no se lo que me pasa, no me puedo centrar.

He decidido escribir otra vez para ver si así me centro.

Como dijo la psicóloga, Victoria, «la rabia te ayudará», aunque también me dijo que dejara el trabajo, por cierto. ¡Y una mierda!

El estrés y las emociones negativas son muy perjudiciales para la salud, y tenemos que controlarnos. El apoyo emocional es muy importante en todos los ámbitos, laboral, familiar, social, político, médico…

El cáncer se desarrolla en personas con el sistema inmune deprimido. Y para vencerlo necesitamos una buena alimentación, ejercicio y evitar lo tóxico de nuestra vida, en la medida de lo posible.

Yo me encuentro actualmente en estado de confusión mental y estrés, no lo puedo evitar. Necesito hacer cosas que estoy reprimiendo, aunque no se hasta cuando.

Pintada artistica en calle.

De momento, desde hace unos días, estoy escribiendo todo lo que recuerdo de mi «cáncer de mama» para hacer un video en YouTube, contando en plan didáctico, mi experiencia. Posiblemente sea más beneficioso para mí, que las personas que lo vean. Me escriben dando las gracias por los videos que ya subí, pero la realidad, es que la gente que los ve, y me escriben agradeciéndolo, me ayudan más a mí, la verdad.

Las redes sociales bien llevadas son positivas, pero con exceso, y mal uso son malas. Como yo ya soy mayorcita, y la gente a la que me dirijo también lo es, nosotros no tenemos ningún problema. ¿Verdad?

Necesito hacer algo, desenredarme emocionalmente. Estoy yendo otra vez al gimnasio, porque creo que estoy en muy mala forma física, y no se hacer ejercicio sola. No se estar sola. No puedo estar sola. Al principio de verano iba a andar con una amiga, pero no fuimos constantes, y hemos vuelto al gimnasio.

El perdón no se niega, y la confianza nunca se recupera.
El perdón no se niega, y la confianza nunca se recupera.

Me he trazado una hoja de ruta, una actividad para no castigarme. No es lógico desear y querer estar enferma para evitar el mobbing. El perdón no se le niega a nadie, pero la confianza jamás se recupera, jamás.

A la empresa le deseo lo mejor, porque lo está haciendo fenomenal para hacerme sentir bien. ¡Lo que hay que hacer es alegrarse de que les vaya tan bien, tan estupendamente, que los beneficios se les salgan por todos las cuentas, que la productividad sea apabullante! Si no perdonas por amor, perdona por egoísmo, para olvidar.

Estoy muy desordenada y no me centro. No puedo. Pero a lo mejor no es malo. He encontrado hoy este enlace, y me parezco a Einstein.

¡Me parezco a Einstein!

 

Estar mal y querer recuperarse.

Cuando estas mal no lo puedes evitar. Si te encuentras mal, estás mal.

¿Sabías que las estadísticas dicen que 1 de cada 3 personas serán diagnosticadas de cáncer en su vida?

Si nosotras lo hemos pasado, ¿significará que ya lo hemos superado y con nosotros no volverá a caer dicha lotería? Ja, ja.

Esto son conjeturas absurdas. No podemos darle a la cabeza con estas estúpidas elucubraciones, que pase lo que tenga que pasar, pero de momento…vamos a cuidarnos y hacer las cosas lo mejor posible. ¿No te parece lo más inteligente?

Mi ciudad
Vamos a levantarnos

Estoy tomándome en serio mi recuperación, porque me siento «empanada» y «confusa», me he hecho esta planificación:

  • Sonreir y ser buenas personas. Esto hace que nos rodeemos de personas estupendas, que llenarán nuestra vida de todo lo que no se puede comprar, que es lo mejor. ¿Sabías que se me estaba olvidando sonreir? Me estaba amargando yo misma, y estaba repercutiendo en mis hijos. Estaba de un humor de perros. Desde el segundo gotero me volví menopausica, ¿tendrá algo que ver? He preguntado al respecto, y no me queda claro, pero somos química.
  • Perdonarnos por nuestros errores. Muchas veces nos equivocamos, y hacemos daño a gente querida sin querer. Tarde o temprano, si ponemos de nuestra parte, se arreglará.
  • Hacer ejercicio. Me estaba autocastigando, no quería ponerme bien en mi interior, quería seguir estando con cáncer para escapar de una empresa tóxica. ¡Hay que ser gilipollas! Lo reconozco, me estaba comportando como tal. Mi rutina desde mi reincorporación tras mi cáncer, era pasar de estúpidos, de incompetentes que se cargan empresas, sentarme a darle a la tecla «print», meter unos folios en sobres y llevarlos a correos, y poca cosa más. (¿Sabes lo que es mobbing?). Y todo el día sentada, sin moverme. (…).
La vida es corta
Duerme con el pensamiento de la muerte
  • Las empresas cuando se vuelven tóxicas generan malestar en las personas y en los beneficios. A mi me tiene que dar igual. Tengo que ir a lo mío. Evitar el estres.
  • Cuidar la dieta. Evitar alimentos procesados, fritos… lo que todos sabemos.
  • Evitar el azúcar, si, lo has leido bien.
  • Tomar el sol, fuente natural de vitamina D, el oncólogo me dijo que estaba deficiente, y ¡lo estaba evitando por idiota!
  • Aprender y hacer cosas nuevas. Si crees que todo lo sabes, vas mal. Ilusionarse con algo, hacer las cosas que te gustan, las aficiones que tienes bajo el felpudo porque sientes que hay otras cosas más importantes. ¡Qué tontería! Todo lo que te hace sentir bien, siempre es bueno.
  • Averiguar lo que es la dieta alcalina, y aprenderla. El limón es uno de los alimentos más alcalinizante, si, aunque no lo creas, no tiene que ver el ph cuando es ingerido. El exceso de fruta no es bueno, tampoco.
  • Tomar baños de sal.
  • Limpiar el higado:  Hortalizas de hoja verde, ricas en clorofila. Manzanas. Alimentos integrales. Aceite de oliva. Te verde. Ajo y cebolla. Berenjena. Aguacate. Nueces. Cúrcuma (ayuda a arreglar problemas del higado). Alcachofa. Infusiones. Evitar el café torrefacto.
  • 5 minutos de estress intenso hace tanto daño al higado como una botella de whisky.

 

Síntomas un año después de la quimioterapia.

Un año después de la quimioterapia, cuando parece que todo está olvidado, siguen algunos sintomas que no me habían contado. Ya nada es igual, normalmente. Lo olvidas de la mejor forma posible. El tiempo pasa muy rápido y tienes que hacerte revisiones periódicas.

Tengo que contaros un secreto:

El cáncer te cambia tanto por dentro como por fuera.

En mi caso no soy la misma. Noto que físicamente estoy más deteriorada, mis cejas, mis pestañas, mi pelo no es el mismo… Y lo que no se ve ¿seguirá siendo igual?

El caso es que no sirve de nada el quejarse o lamentarse.

Aceptar la vida como es
Somos mujeres trabajadoras

Mi actitud es la de aceptarlo y en lo que pueda torear la situación de la mejor forma posible.

Me pinto los ojos a ras de las pestañas bien negro cuando tengo ganas y me siento folclórica.

Me sigo poniendo la peluca porque mi pelo… mejor no hablar. Quizás este verano, cuando me crezca un poco más después de los super cortes de pelo que me ido haciendo, pueda volver verme bien sin ella. (…). De verdad, en mi caso, mi pelo no es el mismo.

Pelo quimio
Mi pelo crece muy rizado

Los síntomas un año después la quimioterapia que os puedo yo contar son:

Cansancio. Irritabilidad. Concentración. Miedo.

Otra de las cosas que he notado es que me cuesta mucho concentrarme. Lo he hablado con otras pacientes y me dicen que les pasa lo mismo. Mi familia también lo ha notado. Yo intento tomármelo a risa: «¡Qué despistada estoy!, será la edad.!»

El cansancio sigue porque por las tardes estoy muy cansada.

Irritabilidad. Al principio no podía controlarla, ahora con la adecuada actitud de pasar de tonterías y problemas, «Paso de chorradas», se mantiene bajo control la pérdida de control y enfados. Los hijos adolescentes son difíciles y egoistas, hay que asumirlo, pero hay otros problemas peores…

El miedo a que se reproduzca en otro sitio… ¿Y quien tiene control sobre los peligros? Cualquiera esta a merced de un gilipollas que te lleve por delante con el coche, o que dispare en el lugar donde estás tomando café con tu mejor amiga en post de una ideología equivocada o mal interpretada.

En el hospital
No te pierdas

Dolor de huesos.

¿Esto es normal? Yo ahora me entero que pueden doler los huesos. ¿Los huesos duelen? Es alucinante. Dan trallazos. Es una sensación extraña. El otro día me quejaba a una señora de más de 60 años, y me decía que era cuestión de edad, que me fuera acostumbrando. ¡Pues vale! Pero también las enfermeras de oncología me aconsejaron que hiciera ejercicio, y me moviera:

-Cuanto más te mueves, menos te duele.

Calambres

Sentía fuertes calambres durante los seis meses posteriores a la quimioterapia. Se me dormían los brazos o piernas. ¡Qué sensación! Afortunadamente, dichos síntomas han remitido, ya no los tengo.

(…)

No te preocupes. Cada persona recibe un tratamiento a medida, y cada persona es diferente. Todos somos únicos. No te compares con nadie. Y pregunta a tu médico cualquier duda, están para ayudarnos.

Viva la vida
Viva la vida

Cuando lo pienso fríamente, me doy gracias a Dios, porque yo soy creyente, y me hace sentir bien.

¿Gracias a Dios?

Si.

Ante cualquier duda, puedes consultar en la Asociación Española contra el Cáncer. Os dejo un link:

Asociación Española contra el cáncer. Información.

Y sigo escribiendo porque me lo piden.

Quimioterapia, cáncer de mama. Emociones.

Cuando empiezas la QUIMIOTERAPIA tienes miedo, es normal. Todo se olvida y quiero contar mi experiencia porque me la están pidiendo. Hice en YOUTUBE un video, lo mejor que supe hacer, porque nadie te cuenta nada.

La palabra cáncer da miedo, pero no debes asustarte, no consigues nada. Hay que hacer lo que tienes que hacer, ir al médico y seguir el tratamiento.

Estoy recibiendo muchos correos aconsejándome que tome mucho bicarbonato y limones, tratamientos raros, hierbas… hasta marihuana.

Ya me conoces, ¡se lo pregunté al oncólogo! ¿Me iba a aguantar la pregunta?

El doctor, que ya estará curado de espanto, sin inmutarse me dijo que no hiciera tonterías, que debía decirle todo lo que hiciera extraordinario, que no tomase hierbas de herboristería, ni tratamientos alternativos durante la quimioterapia, porque puede ser contraproducente al tratamiento.

Las enfermeras saben mucho, y una de ellas me dijo con sinceridad:

-Cristina, la mejor medicina es la cocina. Come bien, come de todo.

Comida sana y rica
Plato de cocina vegetariana

Hay que comer bien, mucha fruta y verdura. Muchos zumos naturales, caseros, no de bote, ni industriales. Me compré la mejor licuadora… y el mejor robot de cocina para cocineras torpes. Mi marido dice que lo de gastar se me da muy bien. Algo es algo, ¿no?.

Mi cáncer apareció en mi vida con alegría. Me encantó no ir a un lugar de trabajo donde me hacían mobbing. Me encantó tener la oportunidad de unas largas vacaciones. No me asusté en absoluto. Incluso mientras esperaba el diagnóstico de la Clínica Montpellier, me dí un paseo por el Centro Comercial de al lado y me compré dos vestidos en las rebajas de Adolfo Dominguez. ¡Me encanta su ropa!.

Cristina Jones
Antes de mi cáncer

Recuerdo llorar por otras cosas, otras cosas que no vienen al caso en estos momentos.

La quimioterapia es un tratamiento que impide la multiplicación de las celulas, de las buenas y de las malas, porque las dañinas, las que están transtornadas son las que se reproducen más rápidamente. En algunos tipos de quimio no se cae el pelo, pero en el cáncer de mama, se cae, aunque hay ahora un gorro o algo que soluciona dicho problema. Puedes preguntar al respecto si te interesa.

Los hombres están guapísimos calvos. Alguno hay feo, claro que sí, pero a la mayoría le queda fenomenal la calva. Es más, creo que a casi todos los hombres que no se llaman Jose Ramón les queda bien. Las mujeres sentimos que perdemos la identidad si estamos calvas, y no te quiero decir más, ¡se caen las cejas y las pestañas! ¿Te imaginas tu cara sin nada, nada de pelo? Sin cejas, sin pestañas… Te ves una marciana.

cancer
cancer

Quizás te parezcamos superficiales cuando nos ponemos pelucas o trapos en la cabeza, pero es que te ves tan mal, tan pálida, tan rara…que hasta a los niños les cuesta verte. Además, hay que pasear y no quieres que los demás te vean diferente.

Recuerdo ir a la dermatóloga, con la consulta de Oncología en la puerta adyacente, y mirar de reojo… pero convencida de que a mí menos mal que no me pasaría eso. ¿Y por qué yo daba por hecho que a mi no me pasaría? «Eso le pasa a los demás». ¡Qué equivocada estaba!.

Otro día os contaré más.

Un abrazo. Cuidaros.

PD. Lo que más recuerdo es el cansancio.