Marcadores tumorales.

A mi padre los marcadores tumorales no le detectaban nada, estaba como una rosa.
Y murió en 1 mes, le vieron “algo” cuando en un centro privado le hicieron una ecografía o no se qué.

Yo me canso mucho.
¿Qué debiera estar todo el día reposando y paseando como las abuelas?

¡Y una mierda!

El cáncer no es excusa para ponerte guapa y hacer cosas, ¡lo que sea!

La industria de la moda, los cosméticos, la belleza en general, mueve miles de millones, reporta ingentes beneficios.

Una mujer por muy mal que esté, si puede, se maquilla, se pinta, se pone pendientes, se peina… Intenta estar guapa.

Bueno, para ser sincera, también hay mujeres que no lo hacen, pero son pocas.
Yo aconsejo que os dediques un poco de tiempo, y no os auto-justifiqueis en la desidia, en la dejadez, hasta a los niños les gusta tener madres majas, guapas, ¡o que lo parezcan!

¿Qué os creéis que las modelos son guapas de verdad? Muchas son igual de imperfectas que tú, pero el maquillaje hace milagros, y el quererse a una misma no tiene precio.

Todo esto no es nuevo, ya desde la Antigüedad el aspecto físico es importante. ¿Elena de Troya era bella por su físico o por su simpatía y encanto? ¿Nefertiti? Cleopatra no era agraciada, pero se esforzaba, y era muy inteligente.

Los futbolistas, los ricos, los que pueden elegir, siempre van con modelos y “bellezones”. ¿Y la belleza interior no cotiza?


Preséntate bien, no cuesta nada. Hay hombres y mujeres feos que hasta parecen guapos. 

No se puede luchar contra la realidad. ¡A todos nos gusta las cosas bellas, ya sea una pareja, una casa, una camisa o un zapato!. Y para ser sincera, ¡hasta en la cocina la presentación del plato es fundamental!


¡Pues allá vamos!
Y mandemos a la m las autojustificaciones para no cuidarse, no dedicarse tiempo, no quererse a una misma, y engañarse con el tópico de “yo soy natural”.

Natural es la mierda, el polvo, la suciedad, el olor a sudor y la porquería.

¡Cuídate!
¡El cáncer no es excusa!

Os aseguro que la diferencia es notable. No requiere esfuerzo, sólo quererse un poco, dedicarse diez minutos al día, no es necesario mucho más.

Os enseño una fotos.

Cuando me levanto, mi cara es un reflejo de mi enfermedad.
No tengo cejas, ni pestañas.
Aquí os enseño un día que tengo buena cara, creo yo. Intento sonreír, porque pese a las circunstancias, soy feliz.

Estoy feísima. ¿A que me parezco al bicho del señor de los anillos?

 Venden un producto para pintarte las cejas con un pincel y unos polvos que se pegan a la piel. Como no sabemos mucho de estética, nos facilitan el trabajo con unas plantillas.

Hasta que no te pasa, no sabes lo difícil que es dar forma natural a las cejas.
¿Las pones más arriba o más abajo?
¿Cual es la distancia correcta? ¿Las inclinas? ¿Y la curva? ¿Gruesas o finas?

No te puedes hacer una idea de lo importante que son las cejas.
¡Cómo cambias!

¡Mecachis!
¿No os parece que una ceja está más arriba que la otra?

 Pues… hay que arreglarlo.
¡Todo tiene arreglo!
¡Me borro la ceja que no me gusta y a repetir!

 ¡No tengo prisa!
Je je

 Ojalá todos los problemas tuvieran una solución tan fácil. ¿Verdad?

Creo que así mejor, aunque ¿no te parece que siguen desiguales?

 Ahora me toca pintar los ojos.

 Creo que ya está, tampoco es para tanto…
Toca sonreír.

 Me tengo que aceptar.

Me pongo mi peluca oncológica y a la calle.
Me parece que así, nadie sabe por lo que estoy pasando. Paso desapercibida. 

Gracias a Sara, que me trajo este lazo rosa desde Finlandia. Se acordó de mi. Un cielo.

No hay mujer fea, sino mujer vaga.

Además, ¡qué divertido es experimentar contigo misma! ¡Tienes la excusa perfecta! Si es que necesitas excusas para hacer el tonto de vez en cuando. 


Nos tomamos la vida demasiado en serio. ¿Para qué? ¡Todo es más sencillo de lo que creemos!


Me estoy entreteniendo mucho con estas tonterías. Somos mujeres, a ellos les entretiene unos tíos que dan patadas al balón. ¡No lo entiendo! Hasta lo ponen en los telediarios, ¿porqué no hablan de empresas, investigaciones, ideas novedosas, voluntariados, acciones para favorecer la salida de la crisis…?¡Somos de planetas diferentes! Ellos mandan en la programación.

Lo importante, son las emociones, para bien o para mal, y por ello hay que cuidarlas, sí, en todos los sentidos de la vida. Muchas veces nos juegan malas pasadas, pero…¡y qué!


La vida sigue…y si intentamos gustarnos a nosotros mismos, ¡qué bien! Lo que das, recoges. Y a quien no le guste, ¡plin!. Hay muchos egoístas, y por ellos el mundo está como está. 
Seamos honestos con nosotros mismos queriéndonos. 


Cuanto más das, más recibes.

Te aconsejo que pierdas el miedo a ser tu misma/o.

Haz cosas buenas que te hagan sentir bien. HAZ.
No te quedes pensando, haz cosas positivas.
Sin excusas.
Ni cáncer, ni leches, HAZ.

Altibajos emocionales durante el tratamiento del cáncer.

Para los que estáis en otra onda y veis lejano el cáncer, esto os resultará extraño.

Si tenéis algún ser querido con cáncer, os puede interesar.

Me dicen que les animo y siga contando a mi manera, que aunque sean videos no profesionales, les gusta tener una visión diferente.

Como hablo con todo el mundo, cuando estoy con ganas, me doy cuenta de la cantidad de gente estupenda que hay por el mundo.

  1. Cuando te detectan cancer el mazazo es gordo. Te asustas mucho.
  2. Miras a tu familia y piensas que dentro de poco ya no estarás, que se olvidarán de tí, que quizás tus hijos te necesiten y tu no puedes estar (para hacer de taxista, para cargar con las culpas de sus errores, para estar de felpudo, para quererles incondicionalmente como lo hace una madre, y …).
  3. Luego lo asumes y te dices, ¡al toro! Deja de pensar gilitonterías y a lo que diga el médico. ¡Chitón! ¡A la m los pensamientos negativos!
  4. Durante el preoperatorio te sientes una peonza dando vueltas, no te enteras de nada y tienes miedo de preguntar. (Aunque hay otras personas que lo preguntan y saben todo).
  5. Te operan y yo sigo sin enterarme de nada. ¿Qué médicos me operaron? ¿Existe vida después de la muerte? ¡No me enteré de nada!
  6. Te repones y ¡zas! Le toca el turno a la quimioterapia. ¿Qué es esto? YO no sabía nada, y lo he contado en algún video.
  7. El pelo se cae, la piel se queda transparente, tienes efectos secundarios notables.
  8. Algunas veces cuando te arreglas, te ves guapa. Pero esto sucede sólo durante los cuatro primeros ciclos, porque luego…la cara se hincha.
  9. Estas fea, feísima.
  10. No tienes cara normal, ¡no tienes cejas, ni pestañas!
  11. A medida que pasa el tiempo y se van acumulando los ciclos…tu cara cambia, no te reconoces en el espejo. Ves tu “cara quimio”. Se nota que estás diferente.
  12. Te esfuerzas en que te vean bien, que tus hijos no sufran y das el 1000%.
  13. Hay días buenos, buenísimos. La mayoría son así.




  14. Las venas duelen. Lloras cuando te sacan sangre, o sólo de pensarlo.
  15. Se termina los ciclos que te ponen, los goteros, y sigue la RADIOterapia.
  16. Estas más cansada.
  17. Muy cansada.
  18. Te empiezan a dar calambres, sin avisar. Te asustas.


Y el mundo se empieza a caer, a mover, porque te has esforzado tanto, tantísimo, que estás agarrotada.
¿Donde estoy?

Estoy aquí, estoy bien.
Una imagen dice más que mil palabras.

Las emociones son contagiosas. Quiero que a mi alrededor estén bien, por ello me tengo que esforzar, aunque sólo algunas veces, ¿y sabes porqué? ¡Porque a mi alrededor hay gente maravillosa! Y no sólo las que saco en las fotos, sino muchas más.

 

 

 

 

 

Pero quiero recalcar una cosa, lo más importante, apoyo de la familia, tu pareja y de los amigos.



Se buena persona, se honesta, ¡merece la pena! Aunque luego alguien te diga que eres retrasada mental por creer que debes hacer lo correcto. Pero éste ya ¡es otro tema!

Voy a cambiar de look

Me tengo que ayudar a mi misma, es lo que me dijo la doctora ayer.

Cristina Jones

No sé, hay que dar un vuelco a la vida y hacer cosas nuevas.

En mi situación ahora, (cáncer), lo más peligroso que puedo hacer es un huevo frito sin delantal.

Así que me compré un pintalabios rojo, Rouge DIOR.
Como mi peluca de rubia no estaba seca, el día anterior la lavé por la noche, me tuve que poner morena.
Por cierto, a mi marido no le gusto de morena.
Y decidí grabarlo con mi cámara.
Veo muchos tutoriales para mujeres, y suelen ser relacionados con la estética y la moda.

Normalmente, NUNCA visto de negro, pero ahora me lo pide el cuerpo. Me siento NEGRA, y no estoy con ánimo colorido.

El color negro sienta bien si vas muy arreglada, maquillada y bien peinada.
Voy a esforzarme en estar bien, para todos los que me quieren.
Mi marido me llama “maripili”, creo que porque no me doy a valer, no me doy importancia…Pero cada uno es como es.

Cristina Jones

Tengo muy claro que voy a intentar seguir una máxima, GUSTARME A MI MISMA, hacer lo que yo considero correcto, y mandar a la M a quien me ponga zancadillas.

Voy a hacer más videos. La semana que viene termino el que estoy editando sobre mi altibajo emocional. Me entretiene mucho. Y quiero hacer uno semanal. Lo se, ya lo he dicho antes, pero os aseguro que no he podido con mi alma antes, he estado bastante “chunga” de salud.

Quiero hacer videos pensando en mujeres como yo. Doy por hecho que los hombres son de otro planeta. Todos positivos.

Hay que hacer siempre lo correcto, y obligar a los demás a hacerlo. 

Estoy de bajón

Ayer y antes de ayer, tuve unos días tontos, unos días malos, malísimos.
Me preocupa que los calambres que siento últimamente sean síntomas de algo peor que mi cáncer, el cual por cierto, creo que ya está vencido.

Por la noche me despierto porque las manos me queman de repente, y los brazos se me quedan dormidos. Me pasa no una, sino varias veces al cabo del día.

Los brazos los siento como piedras, las manos queman, no noto las manos…

¿Y esto que es?

Me daría igual morirme de repente, lo que no quiero es una enfermedad de esas que te obligan a estar en el Hospital, es mi peor pesadilla.

La Doctora me dijo que es normal. Tengo mucha química en el cuerpo, y la radioterapia también es una agresión al cuerpo.

Es normal lo que siento:

  • el cansancio, 
  • los calambres, 
  • y los altibajos emocionales.

Durante muchos meses he sufrido un cáncer y su fuerte tratamiento.

Así que hay que esforzarse más. ¡Adelante!

¡A supervitaminarse y mineralizarse!