Una imagen vale mas que mil palabras. Cara de cáncer.

Me levanto horrorosa.
Me puedo quedar lamentándome de las heridas, o echarle valor.

Dedico este post a todas las mujeres guapas que no se dedican un poco de tiempo cada mañana.

 Me dicen para animarme que no hay mujeres feas, que todas somos guapas. Y yo creo que tienen razón.

Cualquier mujer con un poco de dedicación y autocariño puede dar una mejor imagen de si misma.

Es un rollo, ¿por qué se da tanta importancia a la belleza? No voy a entrar en este tema, igual que nos esforzamos en tener una casa bonita, ver un paisaje precioso, las personas intentan dar lo mejor de si mismas. Por eso nos vestimos, por eso están las modas, y no le des más vueltas.

Desde la antigüedad el ser humano se ha puesto collares, abalorios, pieles, cosas en la cabeza, trapos, pieles, pendientes, tatuajes, pelucas, accesorios y complementos. Puedes verlos en los museos de historia, o por internet.

No escondamos la cabeza. Estoy harta de escuchar que ahora se valora mucho la belleza, ¡ha sido así siempre! Lo que pasa es que ahora hay programas de televisión, revistas, publicidad y gente que vive de ello.

No voy a cambiar el mundo, ni tu tampoco. Volvamos a la realidad. Hay que poner buena cara.

Me voy a poner las pilas.

¿Qué puedo hacer con esta cara? 
¡No hay solución!

Poco a poco.
Me doy crema solar, maquillaje, me pinto las cejas…

No olvido pintarme los labios. 
Creo que si me los pinto el resultado es más elegante.
Me siento más arregladita.

Me veo con mejor cara.
Me veo bien.
Al mirarme en el espejo parezco ¿Jason Statan?
Sí, voy a ser una heroína, voy a poner buena cara aunque esté cansada, aunque no tenga ganas de nada,  voy a hacer todo lo que me digan los médicos.
Tengo mucha suerte de vivir en España, un país con una Sanidad Pública envidiable.

 Y ahora un dilema: ¿me pongo rubia o morena?

Y así es un día normalito. Así empiezo.
Otro día os contaré más cosas.
Ya os digo que estoy cansada, no doy para mucho.

Pero si tú estas bien, a trabajar lo mejor que puedas.
Da amor, pasa de todo.
Lo que das, recibirás de tu gente, de la gente que te aprecia, que te cuida, que te trata cada día.
Como ya sabéis, porque os lo he contado, antes de ponerme enferma de cáncer, estaba con problemas de mobbing. Ahora me da igual. Lo veo desde otro punto de vista.

Seguiremos contando la película.

Tengo cáncer de mama, ¿soy una heroína si lo supero?

El 19 de octubre es el día del Cáncer de mama, me cuentan que lo superamos (hoy en día) una de cada diez mujeres.

En la tele salen mujeres de fiesta, celebrando la vida, bailando, cantando, en carreras solidarias, con muchos lazos rosas, pañuelos rosa… y muy muy sonrientes.

Estoy muy confundida porque no se si unirme a la fiesta, yo no lo siento como una fiesta. Quizás cuando lo supere de verdad, cuando me sienta una mujer normal, una mujer como era antes, pueda unirme a la fiesta.

Ahora estoy superando los ciclos de quimioterapia, no me siento feliz en absoluto, me siento muy cansada, hecha polvo, como si hubiera pasado por mí una apisonadora, muy fea, muy vieja…

Estoy antiheroina.

Lazo rosa contra en cáncer de Finlandia.

Mi vecina, Sarah, me ha traído unos bonitos lazos roras contra el cáncer de mama de Finlandia.
La gente es maravillosa, me siento muy querida. La gente es muy amable.

Todo el mundo vive esta plaga, en España, en Francia, en Finlandia, en Estados Unidos, en Venezuela, en Argentina… ¡En todos los países del mundo!

Una de cada ocho mujeres es un alto porcentaje, y en todos los hogares donde hay mujeres se vive tarde o temprano los estragos que nos ocasiona los efectos secundarios del cáncer de mama. ¿No?

Ya os digo, las mujeres somos muy importantes. 
Nos necesitan nuestros maridos, nuestros hijos, nuestros padres, nuestro alrededor.
Somos muy necesarias.

Cristina Jones

Superando un ciclo de quimioterapia. Maquillando la cara de cáncer.

Hace cinco días que tuve la quimioterapia.

Esto es lo de menos, te enchufan unos goteros, que van directamente a tu flujo sanguíneo.
Sales de la quimio como has entrado.
Veo que las mujeres solemos ir solas, pero los hombres, el supuesto sexo fuerte va con las mujeres, que se quedan en la sala de espera, que les llevan en palmitas, que nada más llegar a casa les dan sopitas, y comidita sana, alejándoles del mundanal ruido.

Las mujeres nos vamos de la quimioterapia a buscar a los niños al colegio, a la compra, a hacer la cena, a bañar a los pequeños y lo que tengamos que hacer.

No se de qué me sorprendo, ¿has visto a un hombre resfriado? A ellos les quisiera ver embarazados.
Ayer estuve malita en la cama, me dolían los huesos.
También las uñas. ¡Me duelen las uñas! 
Incluso las extremidades, las piernas.
Me siento una abuela.
Asi que …Estoy hecha una mierda.
Pero… la vida sigue.
Esta mañana me he duchado y con el maquillaje me he dejado así de guapa.
Creo que me vino bien quejarme en mi blog, mi marido se porta superbien. Ahora me tiene como una reina, aunque esté hecha un asco de mujer. Me siento querida. 

Varios días después de la quimioterapia

Hoy es viernes, mi última quimioterapia fue el martes por la tarde.

Noto mis piernas y brazos un poco raros, siento mi sangre circular por las venas, siento como se mueve y “chirría” al pillar las curvas.

Mis huesos los siento débiles, necesito tumbarme, y eso voy a hacer.
Paso de todo, me da igual TODO.

Asi que, si conocéis a alguien en mi situación, no le agobies preguntando qué tal está, dale espacio. Yo así lo siento.

Quiero tranquilidad, beber mucho agua, comidita ligera a su tiempo y nada más.
No quiero que me den conversación, ni pamplinas.

Sólo quiero estar tumbada, descansar, no hacer nada…porque tengo sueño, somnolencia.

Y si me pongo la tele, quiero el mando a distancia.
¡No soporto los canales de deporte!
El deporte es para hacerlo y disfrutarlo, no para verlo en los demás.

Y me cabreo con las noticias, me cabreo porque me entero que los Clubs de Fútbol millonarios de mi país deben al FISCO millones de euros, y sin embargo siguen despilfarrando, pagando de más a algunos jugadores analfabetos…

Y me cabreo aún más con los nacionalistas egoístas, y los que les han dejado hacer lo que les daba la gana durante lustros… ¡Llevan décadas con un plan establecido de educación en lengua excluyente y diferenciadora …con un fin!.

Y me enfado cuando se sabe que todos sabían que las cosas no se hacían bien en política, en las Cajas de Ahorro, en la economía, en los Consejos de administración y no se hacía NADA, (y sigue).

Y NO SE HACE NADA.

Pero mientras, la gente se indigna, pierde el norte, y podemos caer aún más.

Hay que tener cuidado, la LEY hay que protegerla, hay muchos impresentables que pueden destruir por errores del pasado, todo lo bueno que hemos conseguido.

Nada es blanco o negro.
Entre todos debemos arreglar lo que está mal.
Encuentro muchos carteles y notas de éste estilo en la web, si es así, quejémonos, pero hagamos algo para arreglarlo, y para que no vuelva a pasar.

Los errores son experiencias.

Me voy a descansar.

HAY QUE GENERAR RIQUEZA
HAY QUE GENERAR CONFIANZA

HAY QUE AYUDAR A CREAR EL ESPIRITU DE EQUIPO EN NUESTRO PAÍS
DEBEMOS REIRNOS DE LOS QUE APARENTAN Y NO SON.
DEBEMOS RECHAZAR EL DESPILFARRO
RIDICULIZAR LA OSTENTACIÓN DE RIQUEZA.


La felicidad está en pequeñas cosas:

  1. en DAR, 
  2. en pasear, 
  3. en leer un buen libro,
  4. en montar en bicicleta por un lugar bonito,
  5. en comer una buena comida, 
  6. en estar con los amigos, 
  7. en querer a tu familia, 
  8. en querer a tu pareja y hacerla sentir bien, 
  9. escuchar canciones que te hagan sentir bien, 
  10. en pintar una pared o un papel, 
  11. en escribir, 
  12. en jugar a la pelota con unos amigos, 
  13. en ir a ver un partido de fútbol con un bocadillo, 
  14. en viajar, 
  15. en conocer otra gente, 
  16. en ir de compras con las amigas, 
  17. en decorar tu casa, 
  18. en dar las gracias de corazón,
  19. en hacer obras y arreglos en tu hogar, 
  20. en celebrar una fiesta de cumpleaños, 
  21. en hacer las cosas lo mejor posible para los demás,
  22. en miles de cosas sencillas que no necesitan que engañes.

Estoy ñoña.

Rastros de la quimioterapia. Tengo cáncer. BELLEZA después de la quimioterapia.

Estar guapa durante la quimioterapia es posible, pero supone un esfuerzo. Yo tenia tiempo para mi cuando llevaba a mis hijos al colegio y volvía a casa. Me tenía que esforzar, y excepto los días en los que no estaba mal, siempre me arreglaba, me maquillaba.

¿Te puedes creer que hasta creía que no se me notaba nada? (Estaba ciega, porque al ver mis fotos, era obvio).

La verdad. Te sientes fatal, y te ves peor.

¿Te imaginas sin cejas, sin pestañas, sin pelo, la piel trasparente, cansada…?

Me están leyendo familiares y amigos de enfermos de cáncer.
Por lo que veo, o creo ver, lo vivimos diferente seamos hombres o mujeres.
A nosotras nos afecta mucho el físico, no lo podemos evitar.

Para una mujer perder el pecho (o parte), las cejas, las pestañas, el pelo, las uñas, la menstruación, la piel delicada, etc… es traumático.

Cara quimioterapia
Me pinto cejas a mi cara


La quimioterapia te deja FEA. 
Hay que ser realista.
Yo me veo horrible cuando me levanto.
¿Donde están mis cejas? ¡Parezco un monstruo!
¿Y mis pestañas?
Aquí en las fotos sonrío, pero me esfuerzo, muchas veces lloro, no lo puedo evitar.
¿Me volveré a ver bien al despertar? 
¿Volveré a tener pestañas? ¡quiero mis pestañas!

Yo me estoy recuperando, creo que saldré bien. Me siento hoy muy bien.

Me esfuerzo.
Como una imagen vale más que mil palabras os lo voy a enseñar.
Sin pudor.

Después de la quinta sesión de quimioterapia los efectos físicos que se ven son éstos.

Esta imagen no la muestras a tus amigos, a tus conocidos e incluso intentas que tu familia, la que vive contigo, la perciba mejor de lo que es.

Yo tenía que llevar mis hijos al colegio en coche. Pocas veces fuí sin maquillar, y por supuesto, nunca bajaba del coche.

-¿Qué tal estás?

-Muy bien. -No puedes contar todo.

Esto os lo muestro porque si tenéis a alguien en éstas circunstancias, debes tener paciencia. Yo me siento un poco rencorosa, lo admito, porque no me sentí apoyada. Me veían bien, más o menos, y me exigían.

¡Soy idiota!

¿O no?

Soy mujer, soy madre. Nunca se sabe acertar.

Mirad. Yo me esforzaba. Me daba protección solar 100%. Me daba BB Cream, me pintaba las cejas, etc…

Estas fotos me las hacía con el móvil en el baño. Creo que son de febrero o marzo del 2015.

Existen unas plantillas para dibujarte las cejas. Parece fácil pero no lo es. Unas veces me las ponía más arriba de lo normal, y otras mal alienadas. Una ceja más arriba que la otra.

¡Que payasa!

 

 

 

 

Cristina Jones
Quimioterapia en Cristina Jones

 

Cristina Jones

 

Cristina Jones

 

Cristina Jones
Cristina Jones maquillada después de su quimioterapia

Y no olvidemos el cansancio permanente.
Yo me siento muy cansada, MUY CANSADA.

¿Cuando estaré recuperada? 
¿Cuando mi cara será normal?
¿Cuando volveré a sentirme en forma? 
¿Puedo ir al gimnasio a sudar? (En casa, soy incapaz).
De momento, paseo, por las mañanas puedo, después de comer, no puedo con mi alma.


Pero la sonrisa intento ponerla siempre que me acuerdo.
Es un complemento más de tu imagen, ¿para qué quieres un bonito vestido si te falta el mejor complemento?
¡SONRIE!
Tengas o no cáncer.