Estar mal y querer recuperarse.

Cuando estas mal no lo puedes evitar. Si te encuentras mal, estás mal.

¿Sabías que las estadísticas dicen que 1 de cada 3 personas serán diagnosticadas de cáncer en su vida?

Si nosotras lo hemos pasado, ¿significará que ya lo hemos superado y con nosotros no volverá a caer dicha lotería? Ja, ja.

Esto son conjeturas absurdas. No podemos darle a la cabeza con estas estúpidas elucubraciones, que pase lo que tenga que pasar, pero de momento…vamos a cuidarnos y hacer las cosas lo mejor posible. ¿No te parece lo más inteligente?

Mi ciudad
Vamos a levantarnos

Estoy tomándome en serio mi recuperación, porque me siento «empanada» y «confusa», me he hecho esta planificación:

  • Sonreir y ser buenas personas. Esto hace que nos rodeemos de personas estupendas, que llenarán nuestra vida de todo lo que no se puede comprar, que es lo mejor. ¿Sabías que se me estaba olvidando sonreir? Me estaba amargando yo misma, y estaba repercutiendo en mis hijos. Estaba de un humor de perros. Desde el segundo gotero me volví menopausica, ¿tendrá algo que ver? He preguntado al respecto, y no me queda claro, pero somos química.
  • Perdonarnos por nuestros errores. Muchas veces nos equivocamos, y hacemos daño a gente querida sin querer. Tarde o temprano, si ponemos de nuestra parte, se arreglará.
  • Hacer ejercicio. Me estaba autocastigando, no quería ponerme bien en mi interior, quería seguir estando con cáncer para escapar de una empresa tóxica. ¡Hay que ser gilipollas! Lo reconozco, me estaba comportando como tal. Mi rutina desde mi reincorporación tras mi cáncer, era pasar de estúpidos, de incompetentes que se cargan empresas, sentarme a darle a la tecla «print», meter unos folios en sobres y llevarlos a correos, y poca cosa más. (¿Sabes lo que es mobbing?). Y todo el día sentada, sin moverme. (…).
La vida es corta
Duerme con el pensamiento de la muerte
  • Las empresas cuando se vuelven tóxicas generan malestar en las personas y en los beneficios. A mi me tiene que dar igual. Tengo que ir a lo mío. Evitar el estres.
  • Cuidar la dieta. Evitar alimentos procesados, fritos… lo que todos sabemos.
  • Evitar el azúcar, si, lo has leido bien.
  • Tomar el sol, fuente natural de vitamina D, el oncólogo me dijo que estaba deficiente, y ¡lo estaba evitando por idiota!
  • Aprender y hacer cosas nuevas. Si crees que todo lo sabes, vas mal. Ilusionarse con algo, hacer las cosas que te gustan, las aficiones que tienes bajo el felpudo porque sientes que hay otras cosas más importantes. ¡Qué tontería! Todo lo que te hace sentir bien, siempre es bueno.
  • Averiguar lo que es la dieta alcalina, y aprenderla. El limón es uno de los alimentos más alcalinizante, si, aunque no lo creas, no tiene que ver el ph cuando es ingerido. El exceso de fruta no es bueno, tampoco.
  • Tomar baños de sal.
  • Limpiar el higado:  Hortalizas de hoja verde, ricas en clorofila. Manzanas. Alimentos integrales. Aceite de oliva. Te verde. Ajo y cebolla. Berenjena. Aguacate. Nueces. Cúrcuma (ayuda a arreglar problemas del higado). Alcachofa. Infusiones. Evitar el café torrefacto.
  • 5 minutos de estress intenso hace tanto daño al higado como una botella de whisky.

 

Síntomas un año después de la quimioterapia.

Un año después de la quimioterapia, cuando parece que todo está olvidado, siguen algunos sintomas que no me habían contado. Ya nada es igual, normalmente. Lo olvidas de la mejor forma posible. El tiempo pasa muy rápido y tienes que hacerte revisiones periódicas.

Tengo que contaros un secreto:

El cáncer te cambia tanto por dentro como por fuera.

En mi caso no soy la misma. Noto que físicamente estoy más deteriorada, mis cejas, mis pestañas, mi pelo no es el mismo… Y lo que no se ve ¿seguirá siendo igual?

El caso es que no sirve de nada el quejarse o lamentarse.

Aceptar la vida como es
Somos mujeres trabajadoras

Mi actitud es la de aceptarlo y en lo que pueda torear la situación de la mejor forma posible.

Me pinto los ojos a ras de las pestañas bien negro cuando tengo ganas y me siento folclórica.

Me sigo poniendo la peluca porque mi pelo… mejor no hablar. Quizás este verano, cuando me crezca un poco más después de los super cortes de pelo que me ido haciendo, pueda volver verme bien sin ella. (…). De verdad, en mi caso, mi pelo no es el mismo.

Pelo quimio
Mi pelo crece muy rizado

Los síntomas un año después la quimioterapia que os puedo yo contar son:

Cansancio. Irritabilidad. Concentración. Miedo.

Otra de las cosas que he notado es que me cuesta mucho concentrarme. Lo he hablado con otras pacientes y me dicen que les pasa lo mismo. Mi familia también lo ha notado. Yo intento tomármelo a risa: «¡Qué despistada estoy!, será la edad.!»

El cansancio sigue porque por las tardes estoy muy cansada.

Irritabilidad. Al principio no podía controlarla, ahora con la adecuada actitud de pasar de tonterías y problemas, «Paso de chorradas», se mantiene bajo control la pérdida de control y enfados. Los hijos adolescentes son difíciles y egoistas, hay que asumirlo, pero hay otros problemas peores…

El miedo a que se reproduzca en otro sitio… ¿Y quien tiene control sobre los peligros? Cualquiera esta a merced de un gilipollas que te lleve por delante con el coche, o que dispare en el lugar donde estás tomando café con tu mejor amiga en post de una ideología equivocada o mal interpretada.

En el hospital
No te pierdas

Dolor de huesos.

¿Esto es normal? Yo ahora me entero que pueden doler los huesos. ¿Los huesos duelen? Es alucinante. Dan trallazos. Es una sensación extraña. El otro día me quejaba a una señora de más de 60 años, y me decía que era cuestión de edad, que me fuera acostumbrando. ¡Pues vale! Pero también las enfermeras de oncología me aconsejaron que hiciera ejercicio, y me moviera:

-Cuanto más te mueves, menos te duele.

Calambres

Sentía fuertes calambres durante los seis meses posteriores a la quimioterapia. Se me dormían los brazos o piernas. ¡Qué sensación! Afortunadamente, dichos síntomas han remitido, ya no los tengo.

(…)

No te preocupes. Cada persona recibe un tratamiento a medida, y cada persona es diferente. Todos somos únicos. No te compares con nadie. Y pregunta a tu médico cualquier duda, están para ayudarnos.

Viva la vida
Viva la vida

Cuando lo pienso fríamente, me doy gracias a Dios, porque yo soy creyente, y me hace sentir bien.

¿Gracias a Dios?

Si.

Ante cualquier duda, puedes consultar en la Asociación Española contra el Cáncer. Os dejo un link:

Asociación Española contra el cáncer. Información.

Y sigo escribiendo porque me lo piden.

Como no ser una mujer perfectamente idiota por no esforzarme.

Voy a ser breve.
No quiero ser pesada.
Me piden que cuente como está mi pelo ahora. El año pasado estaba con quimioterapia (para los que no me conozcan).
Bien, más o menos.
El jueves fui a la peluquería, harta de ser natural.
¿Tengo que llevar mis canas al aire? ¿tengo que verme mal, fea y vieja todas las mañanas?

 

¿Hay una solución?

  1. No. Si no hay solución lo que hay que hacer es asumirlo con madurez. No puedes luchar a lo tonto. Ya estoy harta de ser idiota. Lo cierto es que los años pasan, y hay que asumirlo. Punto pelota.
  2. Si. Voy a ver las alternativas:

 

  • No tengo cejas:

¡Me las tatuo! En fino, lo llaman, micropigmentación….

¡Soy una moderna! En lugar de tatuarme una calavera, la madre que me parió o cualquier otra cosa, me tatúo dos líneas encima de los ojos. ¿Qué os parece? Era horrible, levantarse y verse sin cejas. ¡Imagínate tú!¿Me consideras superficial por esforzarme?

¡Estoy hasta los cojones de la gente que te juzga por esforzarse una misma en su imagen!
A veces, lo entiendes, pero hay personas que te lo dicen… y piensas…¿No te das cuenta de que tú eres más exigente que yo? ¿O te esfuerzas mucho más? ¡Lo que pasa, es que yo lo digo! Posiblemente, piensen que si lo cuento, es que soy superficial. ¡Yo lo cuento!

Cristina Jones y la quimioterapia.
Efectos de la quimioterapia en mi. Un mes después.
  • Mi piel estaba apagada. Me hice un tratamiento facial intensivo en un centro de estética. Nunca me había hecho ninguno. ¡Con 48 años me lo merezco! ¿O no? ¡Hay que cuidarse!

¡No seas idiota! No dan puntos por ser naturalmente vieja, o dejada.

¡Darse mimos, cuidarse la piel, hidratarse y quererse a una misma, ¡dan puntos ante los demás! ¿Te lo puedes creer?

La HISTORIA no habla de las mujeres sacrificadas, feas o que se anulan, sino de las mujeres guapas, que se quieren, se valoran o son diferentes, tienen «algo».

¿Sabes lo que es tener ese «algo»? Gustarse a una misma.
Yo lo consigo algunas veces, mi intención es superarme.
¡Me falta tiempo!

Gustarse a una misma, no es pensar en la imagen, es pensar en un TODO.
Yo soy yo, gracias a mi familia, a mis amigas, a la gente que me rodea, a todo lo que hago.

Estoy leyendo mucho.
Me duelen los huesos por dentro, pero la gente me dice que es normal.
Estoy en baja forma. Tengo que hacer ejercicio.
Tengo que comer más fruta y verdura.
Lo que todos sabemos que tenemos que hacer.

Mientras, intentemos hacer el mundo mejor, está muy mal porque no nos esforzamos en hacer las cosas bien.

¡NO PONGAS LÍMITES A TUS SUEÑOS!

Trabajo
Familia
Hijos
Hogar
Autorrealización
Salud
Cáncer

Cuando no se sabe el problema…échale la culpa al stress

Hay un dicho que dice:


«Si sale con barbas San Antón,

y si no, la Purísima Concepción»


En medicina, cuando no se sabe algo… se echa la culpa al stress.






Para animarme me dicen que hay mujeres que están peor a mi edad, y no, nunca hay que mirar hacia detrás.



Estoy preocupada porque el pelo me sale rizado y pobre…
No me siento como antes.
La teoría me la sé, sigo viva, estoy mucho mejor que el año pasado a estas alturas.
Pero… 

El pelo que sale después de estar calva por la quimioterapia…



Yo quiero volver a ser la de antes de esta maldita enfermedad, tener la misma piel, la misma cara, el mismo cuerpo…

Hoy llamaré a mi médico a preguntarle por ciertos síntomas que padezco, y para adelante.

Ayer me compré una peluca nueva, porque me veo cara de señorona mayor con el pelo corto, me gusta verme joven.

Lo que debes sentir.












































No quiero que nadie me diga cómo me debo sentir, nadie manda en las emociones, nadie.

Cuando sientes algo, lo sientes, y ya está.


Es importante escuchar otros puntos de vista, tener en cuenta otras perspectivas, pero no me veo moderna con el pelo corto, no me gusta cómo me queda.


Si las mujeres gastan tanto tiempo y dinero en peluquería, en peinarse, en teñirse, en extensiones, en alisarlo, en darse mechas… ¡por algo es! 
El pelo nos define, más de lo que nos damos cuenta.

 


¡Mi pelo! Lo echo de menos….
Nota: Hay mujeres que no se cuidan y dedican tiempo, yo no. ¡Ellas llevarían estos problemas muy bien! Aunque a lo mejor, en otras cosas estarían peor. 
Nadie es perfecto.

Y algunas personas que te dan lecciones, las querría ver en mis zapatos. 

Yo ahora estoy en estas tonterías:

  • Mi pelo
  • Mi cansancio.
  • Quiero recuperar mi cintura.
  • Y algunos síntomas que me preocupan y debo consultar.





Marcadores tumorales.

A mi padre los marcadores tumorales no le detectaban nada, estaba como una rosa.
Y murió en 1 mes, le vieron «algo» cuando en un centro privado le hicieron una ecografía o no se qué.

Yo me canso mucho.
¿Qué debiera estar todo el día reposando y paseando como las abuelas?

¡Y una mierda!