Maremágnum de sentimientos

Aunque otra vez ha aparecido el cáncer de mama en mi vida me siento muy afortunada, porque durante este tiempo he conocido a personas que están muy graves e incluso con metástasis importantes. ¿Cómo me voy a quejar yo?

Cuando tenemos problemas lo mejor es mirar alrededor, siempre hay personas en peor situación que nosotras. Me suelen decir que lo llevo muy bien, pero no tienen ni idea.

Lo que la verdad esconde

Me quejo mucho de cansancio, siento un cansancio infinito. En el 2014 no lo sentí, ¿o es que no lo recuerdo? El cuerpo me pide descanso, sueño.

A estas alturas todo me da igual, me he vuelto un poco desvergonzada, porque hablo con todo el mundo, incluso paro por la calle a quien crea conveniente. No, no estoy loca, siempre con una razón. Te explico.

No me he podido aguantar y me he acercado a dos hombres jóvenes super calvos, con alopecia total, sin cejas, para contarles la maravilla que ha supuesto para mi la micropigmentación de cejas. ¡Yo soy así!. Uno de ellos me dijo que él no tenía ningún problema, y me dio las gracias, pero el otro hasta me pidió la dirección de quien me lo había hecho, porque tenía niños pequeños y odiaba que le hicieran fotos, etc.

También así he conocido en una tienda a Susana, iba con su pañuelo y le pregunté qué tal estaba. No se cómo, terminamos tomando un refresco en el centro comercial. Nos dimos los teléfonos e incluso grabamos para mis videos de YouTube. No se donde tengo el material, sinceramente, tengo la cabeza desbaratada, por eso no he escrito (o no he podido) desde hace tanto tiempo en el blog.

Imagen del Cementerio de Torrero con lápidas años 20 del siglo XX.

 

Creo que actualmente lo de los blogs no…no, y ¿sabes por qué? Porque yo misma me canso de leer y prefiero ver videos de YouTube . Quiero hacer lo que yo busco y no encuentro.

Tengo que contaros una cosa, no me da miedo la muerte, es el sueño infinito. Estuve este invierno en el cementerio en plan trascendental, y mis sentimientos se desbarataron. Vi mucho amor en los nichos, en las tumbas del pasado, pero también mucha maldad, porque en el cementerio de mi ciudad hubo fusilamientos, fosas comunes, vencedores de una guerra injusta y perdedores. Por cierto, los nazis alemanes ayudaron a ganar la guerra a un Dictador que murió tranquilamente en la cama siendo muy abuelito, pero que se impuso por la fuerza a una democracia muy moderna en su tiempo.

Tapia donde fusilaron a inocentes por ideas.

Como veis, tengo la cabeza desbaratada. Mezclo sentimientos, mezclo todo. Por eso no puedo escribir en el blog últimamente.

Es normal.

Esta semana no han podido ponerme la quimio porque los análisis están alterados, al igual que yo.

La vida es injusta. El mundo está loco. Y el cáncer y las metástasis está científicamente comprobado que es algo que les pasa a las personas maravillosas y guapas.

Esta semana ha habido un atentado en Manchester por ideas fanáticas, religiosas y retrógadas, y deseo fervientemente que se informe a los retrasados mentales que es mentira que al otro lado les esperan vírgenes, y que si por la razón que sea voy al otro mundo, todas las mujeres (y especialmente las maltratadas) les daremos una patada en los cojones por gilipollas.

Las religiones son AMOR, y hay que ser intolerante con el intolerante o el que no tiene dos neuronas para PENSAR lo que está bien y lo que está MAL.

Cuando no se sabe el problema…échale la culpa al stress

Hay un dicho que dice:


“Si sale con barbas San Antón,

y si no, la Purísima Concepción”


En medicina, cuando no se sabe algo… se echa la culpa al stress.






Para animarme me dicen que hay mujeres que están peor a mi edad, y no, nunca hay que mirar hacia detrás.



Estoy preocupada porque el pelo me sale rizado y pobre…
No me siento como antes.
La teoría me la sé, sigo viva, estoy mucho mejor que el año pasado a estas alturas.
Pero… 

El pelo que sale después de estar calva por la quimioterapia…



Yo quiero volver a ser la de antes de esta maldita enfermedad, tener la misma piel, la misma cara, el mismo cuerpo…

Hoy llamaré a mi médico a preguntarle por ciertos síntomas que padezco, y para adelante.

Ayer me compré una peluca nueva, porque me veo cara de señorona mayor con el pelo corto, me gusta verme joven.

Lo que debes sentir.












































No quiero que nadie me diga cómo me debo sentir, nadie manda en las emociones, nadie.

Cuando sientes algo, lo sientes, y ya está.


Es importante escuchar otros puntos de vista, tener en cuenta otras perspectivas, pero no me veo moderna con el pelo corto, no me gusta cómo me queda.


Si las mujeres gastan tanto tiempo y dinero en peluquería, en peinarse, en teñirse, en extensiones, en alisarlo, en darse mechas… ¡por algo es! 
El pelo nos define, más de lo que nos damos cuenta.

 


¡Mi pelo! Lo echo de menos….
Nota: Hay mujeres que no se cuidan y dedican tiempo, yo no. ¡Ellas llevarían estos problemas muy bien! Aunque a lo mejor, en otras cosas estarían peor. 
Nadie es perfecto.

Y algunas personas que te dan lecciones, las querría ver en mis zapatos. 

Yo ahora estoy en estas tonterías:

  • Mi pelo
  • Mi cansancio.
  • Quiero recuperar mi cintura.
  • Y algunos síntomas que me preocupan y debo consultar.





-¡Por jorobarles no me voy a morir de ésta!

Estoy estudiando cosas que me gustan, a mi alrededor nadie me apoya, todo el mundo me critica y dice que son tonterías, una pérdida de tiempo.
¿Porqué la gente que más te quiere es la que más te juzga?

Muchas veces pienso que es cierto el dicho de Pilar, la madre de una amiga:
“Donde hay confianza, da asco”.

Ya se, lo tengo claro, no soy perfecta y no tengo el trabajo perfecto.

Mi trabajo ha sido muy estresante, el reportar todos los meses como va la empresa a la central, los impuestos mensuales, el pago a los proveedores a tiempo, el control de la tesorería, las facturas, el pago y control de los embargos de los trabajadores, … Tenía acceso a toda la contabilidad, toda.

Después de la incorporación tras mi despido y sanción, sólo tenía acceso a dos cosillas.

¿Qué es lo que no querían que supiera?

Sin querer, ya vuelvo a pensar que me ocultan información que no les interesa que se enteren arriba. (…). Aunque les diga que me importa ya un comino, creo que tienen miedo que me vuelva a creer el Código de Ética.

¿Por que estamos en crisis? ¿No será que se ha mirado a otro lado?

Con mi enfermedad, cáncer, veo las cosas de otro modo.

Antes de mi diagnóstico, la “empresa” me dijo que “no hubiera vuelto en mi lugar”, porque a lo mejor mis problemas eran haber hablado a la “persona inadecuada”, que un amigo había muerto por una grave enfermedad en dos meses y que la vida eran cuatro días…. Más o menos es lo que recuerdo de la conversación.

Cuando estaba con el gotero de quimioterapia, y estaba feliz, me decía:

Cristina Jones en lo peor de la quimioterapia. Sin cejas, sin pestañas…

-¡Por jorobarles no me voy a morir de ésta!

Las empresas hablan por sus directivos.
Lo que hacen o dicen sus directivos, es palabra de empresa.

La honestidad es fundamental para el futuro de una empresa, o de cualquier dirigente político.

Recuperación en el cáncer, altibajos.

La medicina no es matemática.

Tu no vas al médico con unos síntomas y el médico hace cuentas… 4+2+5

Es muy importante para ser buen médico saber escuchar, empatía, intuición y conocimientos.

Me han dicho que los calambres que todavía siento son normales, que mis altibajos emocionales son corrientes, que tengo que andar una hora, que tengo que salir porque no tengo suficiente vitamina D, etc.

Con este frío no puedo andar y pasear, tengo intolerancia al frío. Me pinto las uñas para que no se me rompan.

Unos días tengo ganas de comerme el mundo, me arreglo y me pongo guapa con las increíbles herramientas que existen en el mercado de la cosmética. Me pongo a pintarme, me inserto el casco con pelo (la peluca) y estoy guapísima. ¡Me cuesta reconocerme! “¡Joroña!” ¡Esa soy yo!

Otros días no tengo ganas de nada, me encojo de frío y me duele el pecho. ¿Será algo psicológico? Me dicen que todavía estoy asimilando lo sucedido, porque he estado tan happy durante el tratamiento que …

Y yo no tengo NPI de lo que siento.

Cristina Jones
Quimioterapia…en el cáncer. Cristina

¿Montaña rusa? 

Antes me encantaban, no tenía miedo a nada en los parque temáticos. Si alguien decía que le daba apuro alguna atracción yo lo catalogaba inmediatamente en gilipollas o “retrasado” integral, sin embargo… por cosas de la vida, estoy ahora en el lado oscuro de los idiotas integrales, hasta me dan miedo las alturas. ¿Quién me iba a decir?

Nunca puedes decir de este agua no beberé, ni este cura no es mi padre.

La vida es una montaña rusa, así que disfruta, rodéate de personas interesantes, que te hagan feliz y como digo siempre, no tengas miedo a ser tu mismo por el qué dirán. Esa es la forma que tiene la sociedad para hacer contigo lo que quiere, para que no sobresalgas.

Si generas envidias a tu alrededor, pasa. La gente mediocre es envidiosa, y tu no quieres perder el tiempo con mediocres. Gústate a ti mismo. Hay tanta gente maravillosa en este mundo que no merece la pena intentar gustar a mediocres que tiran de tí hacia abajo.

La vergüenza se la dejas a los ladrones, los corruptos y los cabrones.

Y nosotras las mujeres… tenemos que apoyarnos más.
Son miles de años luchando entre nosotras por la supervivencia, pero ahora que la fuerza bruta no es tan importante en la supervivencia porque hay máquinas…ayuda a tus compañeras, a tus amigas, vecinas, colegas…

La FLIPADA Cristina Jones se confiesa


Yo sigo alucinando en colores.




FLIPO.
Para los que me estáis leyendo fuera de España y no sabéis qué es flipar, os lo aclaro.


Ultimamente la gente me dice que tengo mucho valor, mucho coraje…¿YO?
No, que no, ¡no quiero engañaros!

Lo que pasa es que os lo cuento. 

Dicen, hay leyendas urbanas, que existen personas que se encierran en sí mísmas ante los problemas, ante el cáncer.


En mi caso, mi humilde caso, me va bien soltar lo que llevo dentro, si me aguanto exploto. Posiblemente le daría más vueltas, y no es necesario. 

La psicóloga me dijo que escribir para soltar la rabia es fantástico, ése es el motivo por el que empecé mi blog, para soltar la rabia y llamar a los jefes cabrones por su nombre. ¡Y qué a gusto me quedé!

 

 


Cuando me leo, creo que me pasé en ciertos post, pero olé y olé, que bien me quedé.

Estoy encantada con las visitas de mi blog, dicen que para ser personal no está nada mal, y yo les digo… “pues ni puta idea”.

Estoy empeñada en hacer una película en youtube llamada “El increíble cáncer de la idiota Cristina”. Me parece un titulo muy comercial, muy atractivo. Si alguien lee dicho título, ¿quien resiste ver dicha película?


Tengo problemas técnicos, aunque la actualización de imovie me está ayudando mucho, ¡es fantástica!. Agradezco la música gratis que nos dan en Youtube, porque sin banda sonora sale una mierda de película. ¡Qué importante es la música en nuestras vidas! 

Me saldrá un video curioso, creo que podrá gustar, lo tengo en mi mente. Quiero ayudar a la gente que se enfrenta al cáncer, para que no lo vea todo muy dramático.


Pasé momentos duros, pero mucho mejor que una depresión, ¡mucho mejor! ¡Encantada de la vida durante el proceso!

Hice amistades, podría haber hecho muchas más, pero el tiempo, las ganas y las fuerzas no dan para más. 
Os dejo otra foto con una paciente de oncología, Marta, que me ha dicho que le gusta salir en mi blog. Nos conocimos mientras nos “chutábamos” quimio.


Y a lo que iba, la idea central al escribir estas líneas:

No tengo coraje, no tengo valor, soy muy normal, demasiado normal, simplemente yo os lo cuento. 


Y si puedo ayudar, si de verdad ayudo, me pongo la mar de contenta.

Lo más importante de un cáncer es pillarlo a tiempo. Cuídate.

Nota. 
No soy tan guapa como salgo en las fotos del blog.
¿Os creéis que me gusta salir fea? ¡No! 
Las fotos tienen trampa, una buena iluminación es esencial.


Tengo días muy feos, muy malos, y las mujeres sabemos que el maquillaje hace milagros.

Hoy estoy horrible, muy cansada.
Aunque cansada estoy casi siempre, da igual que esté guapa o fea. 
Algo nos cambia a las personas que sufrimos un cáncer, es lo que dicen, ¿será cierto?
Quizás, puede ser. Me da igual ahora muchas cosas. No tengo miedo a hacer el ridículo.

¡goteras cuando llueve! si…


¿Cómo me va a dar miedo a hacer lo que creo si veo a mi alrededor jefes incompetentes prepotentes, políticos corruptos tontos del culo, fanáticos que no piensan y conductas que se salen de tiesto? ¡Alucino!