Desarrollo personal

Intentando concentrarme y volver

8 diciembre, 2020
Cristina Valenzuela

Tengo problemas de concentración, estoy difusa. Hace mucho que estoy en mi blog, que no subo videos, que no hago fotos, ni videos…

No tengo la fuerza interior de antes, la energía… la he perdido, pero tengo que volver porque los médicos me han dicho que estoy bien. Tengo mi próxima revisión oncológica el mes que viene, y por supuesto que tengo miedo. Se que en un momento, todo puede cambiar.

Estoy mucho más animada, (…)

Todos cuando pensamos en mujeres mayores de cuarenta y cincuenta años pensamos en gente vieja y mayor cuando somos jóvenes de menos de treinta años, e incluso algunos más.

Cuando éramos niños, veíamos a los compañeros de las clases de los alumnos mayores, muy mayores, ¿no os pasaba? ¿Y no pensáis en lo gracioso que es?

Mujer en casa con peluca de mechas rubia

Mujer con peluca de largo media

¿Que yo creía que una persona de 18 años era el no va más de un adulto? Si, así lo creíamos muchas personas.

¿Y no pensabas que cuando tuvieras tu primer sueldo serías ya una persona de éxito porque podrias comprarte lo que te diera la gana? ¡Qué felicidad tan grande!

Ahora me veo con cincuenta y tres años, y me siento más joven que cuando tenia treinta, ¿y sabes el motivo? Porque ya no me siento atada a muchos complejos que antes tenía, al que dirán, a lo que se espera de mi, a muchas responsabilidades familiares del tipo “hay que ser una chica buena”…

Hoy en día el ser buena no es lo mismo que antes, creo yo.

Cristina Valenzuela

Cincuentona

Intento inculcar a mis hijos que sigan sus sueños, como en las películas, que no hagan lo que yo creo correcto, porque en este mundo para triunfar no hay que hacer lo mismo que los demás, hay que ser diferentes.

A mis cincuenta y tantos… creo que hay dos tipos de personas de mi edad, los cincuentones viejos y los cincuentones jóvenes.

Los cincuentones jóvenes son el grupo al que yo aspiro pertenecer. No se si lo conseguiré.

Lo que pretendo es no hacer lo mismo de siempre, ser imprevisible, probar cosas nuevas, hace las cosas de diferente manera, disfrutar el día a día, sonreír y ser feliz, pero lo más importante, hacer feliz a las personas que me rodean, si alguien me necesita que cuente conmigo (pero sin permitir que me anule).

No se puede ser feliz sin que lo sean las personas que te rodean, lo tengo muy claro.

Me cuesta llegar a todas las personas a las que quiero, por supuesto mis hijos y mi marido son lo primero, pero nunca puedo ser siempre la última. A muchas mujeres se les ha hecho creer que deben ser un felpudo, que su fin es hacer feliz y atender a su marido e hijos, pero a una le tratan como enseña a los demás, si te comportas como un felpudo, eres un felpudo.

Te aconsejo que te cuides, que te quieras, que te dediques tiempo todos los días, que cuides tu piel, tu pelo, tu aspecto.

Te aconsejo que te rías con tu marido y tus hijos, con tus amigos, con tu familia.

Te aconsejo que cuando hables con tus hijos porque se han ido de viaje no hagas las típicas preguntas de madre:

-¿Qué has comido?

 

 

 

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: