-¡Por jorobarles no me voy a morir de ésta!

Estoy estudiando cosas que me gustan, a mi alrededor nadie me apoya, todo el mundo me critica y dice que son tonterías, una pérdida de tiempo.
¿Porqué la gente que más te quiere es la que más te juzga?

Muchas veces pienso que es cierto el dicho de Pilar, la madre de una amiga:
“Donde hay confianza, da asco”.

Ya se, lo tengo claro, no soy perfecta y no tengo el trabajo perfecto.

Mi trabajo ha sido muy estresante, el reportar todos los meses como va la empresa a la central, los impuestos mensuales, el pago a los proveedores a tiempo, el control de la tesorería, las facturas, el pago y control de los embargos de los trabajadores, … Tenía acceso a toda la contabilidad, toda.

Después de la incorporación tras mi despido y sanción, sólo tenía acceso a dos cosillas.

¿Qué es lo que no querían que supiera?

Sin querer, ya vuelvo a pensar que me ocultan información que no les interesa que se enteren arriba. (…). Aunque les diga que me importa ya un comino, creo que tienen miedo que me vuelva a creer el Código de Ética.

¿Por que estamos en crisis? ¿No será que se ha mirado a otro lado?

Con mi enfermedad, cáncer, veo las cosas de otro modo.

Antes de mi diagnóstico, la “empresa” me dijo que “no hubiera vuelto en mi lugar”, porque a lo mejor mis problemas eran haber hablado a la “persona inadecuada”, que un amigo había muerto por una grave enfermedad en dos meses y que la vida eran cuatro días…. Más o menos es lo que recuerdo de la conversación.

Cuando estaba con el gotero de quimioterapia, y estaba feliz, me decía:

Cristina Jones en lo peor de la quimioterapia. Sin cejas, sin pestañas…

-¡Por jorobarles no me voy a morir de ésta!

Las empresas hablan por sus directivos.
Lo que hacen o dicen sus directivos, es palabra de empresa.

La honestidad es fundamental para el futuro de una empresa, o de cualquier dirigente político.

Publicado por

Cristina Jones

Cuando me despidieron con 44 años por cumplir los principios de la empresa, se me cayó el mundo. Cuando me readmitieron en el trabajo y vi lo que ví, se me volvió a caer. El mobbing hizo que tener cáncer de mama no fuera gran problema para mí, leyera mucho y me reinventase. Estoy inmersa en un mar de emociones. En Internet no encuentro mujeres de mi edad, con problemas y sueños normales, por ello escribo este blog, para compartir con amigas momentos especiales. Soy mala cocinera, soy muy imperfecta y estoy harta de las supermujeres que veo en Internet, yo también quiero estar joven, guapa, ser perfecta... pero no quiero mirarme en una joven, ni aprender de ellas. ¿Qué saben de nuestros problemas? Yo quiero compartir lo que leo, lo que aprendo, lo que veo... como superación. Siempre hay que aprender. ¿Complejos? Los justos. La vergüenza...¡para los que roban! (ya me entiendes, los que tienen dinero en Suiza y ...). Por cierto, ya estoy con la menopausia desde el segundo gotero de la quimioterapia, y no noto sofocos. ...

Deja un comentario