Grita y sube el tonto a tu cabeza.

Estos días de Navidad estoy con el tonto de lo más subido.
¿Por eso me siento tan feliz?

No se que me pasa, quizás debido a mi cáncer, a lo que le pasa a alguien (a todos) por la cabeza en estas circunstancias, he vivido la Navidad con el “idiota” subido.
Todo me parece bien, todo me parece estupendo.
Me doy cuenta de la suerte que tengo, de las amigas, de la familia, de la gente que me rodea.

Aunque si lo pienso, hay algunas personas que evito, porque he decidido hacerme la estúpida con las cosas que no me gustan, me disgustan o detesto. ¿No es lo que se dice “hacerse el sueco”? Pasar de la confrontación, si algo no me gusta, paso, miro a otro lado, no digo nada…
Muchos problemas es mejor solucionarlos a lo sueco. Hay personas que por mucho que les hables, les expliques, les digas, nunca abren su mente, tienen ideas fijas, o peor aún, son sordas aunque oigan. ¿Para qué perder el tiempo si ya estás harta de darles oportunidades?
Estoy conociendo gente estupenda por todos lados. Me es muy fácil hablar con la gente agradable. Además es muy positivo, aprendes mucho.
Cristina Jones
Marta y Cristina, amigas de quimioterapia.

Me han aconsejado un producto para las pestañas y las cejas.

Marta estaba como yo hace unos meses y ¡ahora tiene cejas!

He ido esta tarde a la farmacia y me he comprado el producto para las pestañas, ¡145€ ! Cuando estás horrible… pagas lo que sea. Ya os contaré si merece la pena, voy a probarlo yo misma. Dejé lo de las cejas para el lunes. ¡El precio me pareció desorbitado! Pero al mirarme al espejo…¡lo tengo que intentar!

Si hay un problema con solución, hay que solucionarlo, ¿no? ¡Las cosas no se suelen solucionar solas!

Estoy muy contenta. ¡Estoy con el tonto subido!
Mis Navidades están siendo inmejorables.
Lamento mucho no poder estar con mis tíos, que viven muy lejos, y con mis primos.

Cristina Jones
Cristina yendo al Hospital.

Me da pena no saber o poder ayudar a todo el que lo necesita.

Give me a shout!

Lo que sí os digo es una cosa, a veces, muchas veces, hay gente que quiere ayudarte, y no sabe que se la necesita, sólo necesitas pedirlo. Hay más gente buena de lo que crees. No te encierres, abre la mente, o mejor aún, abre el corazón.

No es más feliz quien más tiene, sino el que más da y menos necesita. 

Publicado por

Cristina Jones

Cuando me despidieron con 44 años por cumplir los principios de la empresa, se me cayó el mundo. Cuando me readmitieron en el trabajo y vi lo que ví, se me volvió a caer. El mobbing hizo que tener cáncer de mama no fuera gran problema para mí, leyera mucho y me reinventase. Estoy inmersa en un mar de emociones. En Internet no encuentro mujeres de mi edad, con problemas y sueños normales, por ello escribo este blog, para compartir con amigas momentos especiales. Soy mala cocinera, soy muy imperfecta y estoy harta de las supermujeres que veo en Internet, yo también quiero estar joven, guapa, ser perfecta... pero no quiero mirarme en una joven, ni aprender de ellas. ¿Qué saben de nuestros problemas? Yo quiero compartir lo que leo, lo que aprendo, lo que veo... como superación. Siempre hay que aprender. ¿Complejos? Los justos. La vergüenza...¡para los que roban! (ya me entiendes, los que tienen dinero en Suiza y ...). Por cierto, ya estoy con la menopausia desde el segundo gotero de la quimioterapia, y no noto sofocos. ...

Deja un comentario