Una imagen vale mas que mil palabras. Cara de cáncer.

Me levanto horrorosa.
Me puedo quedar lamentándome de las heridas, o echarle valor.

Dedico este post a todas las mujeres guapas que no se dedican un poco de tiempo cada mañana.

 Me dicen para animarme que no hay mujeres feas, que todas somos guapas. Y yo creo que tienen razón.

Cualquier mujer con un poco de dedicación y autocariño puede dar una mejor imagen de si misma.

Es un rollo, ¿por qué se da tanta importancia a la belleza? No voy a entrar en este tema, igual que nos esforzamos en tener una casa bonita, ver un paisaje precioso, las personas intentan dar lo mejor de si mismas. Por eso nos vestimos, por eso están las modas, y no le des más vueltas.

Desde la antigüedad el ser humano se ha puesto collares, abalorios, pieles, cosas en la cabeza, trapos, pieles, pendientes, tatuajes, pelucas, accesorios y complementos. Puedes verlos en los museos de historia, o por internet.

No escondamos la cabeza. Estoy harta de escuchar que ahora se valora mucho la belleza, ¡ha sido así siempre! Lo que pasa es que ahora hay programas de televisión, revistas, publicidad y gente que vive de ello.

No voy a cambiar el mundo, ni tu tampoco. Volvamos a la realidad. Hay que poner buena cara.

Me voy a poner las pilas.

¿Qué puedo hacer con esta cara? 
¡No hay solución!

Poco a poco.
Me doy crema solar, maquillaje, me pinto las cejas…

No olvido pintarme los labios. 
Creo que si me los pinto el resultado es más elegante.
Me siento más arregladita.

Me veo con mejor cara.
Me veo bien.
Al mirarme en el espejo parezco ¿Jason Statan?
Sí, voy a ser una heroína, voy a poner buena cara aunque esté cansada, aunque no tenga ganas de nada,  voy a hacer todo lo que me digan los médicos.
Tengo mucha suerte de vivir en España, un país con una Sanidad Pública envidiable.

 Y ahora un dilema: ¿me pongo rubia o morena?

Y así es un día normalito. Así empiezo.
Otro día os contaré más cosas.
Ya os digo que estoy cansada, no doy para mucho.

Pero si tú estas bien, a trabajar lo mejor que puedas.
Da amor, pasa de todo.
Lo que das, recibirás de tu gente, de la gente que te aprecia, que te cuida, que te trata cada día.
Como ya sabéis, porque os lo he contado, antes de ponerme enferma de cáncer, estaba con problemas de mobbing. Ahora me da igual. Lo veo desde otro punto de vista.

Seguiremos contando la película.

Publicado por

Cristina Jones

Cuando me despidieron con 44 años por cumplir los principios de la empresa, se me cayó el mundo. Cuando me readmitieron en el trabajo y vi lo que ví, se me volvió a caer. El mobbing hizo que tener cáncer de mama no fuera gran problema para mí, leyera mucho y me reinventase. Estoy inmersa en un mar de emociones. En Internet no encuentro mujeres de mi edad, con problemas y sueños normales, por ello escribo este blog, para compartir con amigas momentos especiales. Soy mala cocinera, soy muy imperfecta y estoy harta de las supermujeres que veo en Internet, yo también quiero estar joven, guapa, ser perfecta... pero no quiero mirarme en una joven, ni aprender de ellas. ¿Qué saben de nuestros problemas? Yo quiero compartir lo que leo, lo que aprendo, lo que veo... como superación. Siempre hay que aprender. ¿Complejos? Los justos. La vergüenza...¡para los que roban! (ya me entiendes, los que tienen dinero en Suiza y ...). Por cierto, ya estoy con la menopausia desde el segundo gotero de la quimioterapia, y no noto sofocos. ...

Deja un comentario