Pensamientos de una cancerígena. Tengo cáncer.

Sigo cansada.

Me duele el brazo en el que me ponen la quimioterapia. Tengo un morado en donde casi siempre insertan la aguja, las últimas veces no podían sacar sangre en ese trozo de vena.

Ahora lo que más me preocupa son las dos inyecciones de cada ciclo:

  • para sacar sangre y hacer análisis, 
  • y para meterme el veneno que mata mis células cancerosas.

No tengo miedo al cáncer, no se porqué. Quizás es que he leído que está muy controlado, y creo que se ha pillado a tiempo.

Cuando me operaron para quitar los dos bultos, tenía miedo de ver la luz blanca. Me preguntaba:
-¿Y si mi curiosidad hace que me vaya directamente a la luz? ¿Me olvidaré en ese momento de que tengo hijos que cuidar y sacar adelante?
De verdad, me lo planteé.

Con la cara lavada, haciendo de chofer a mi hija.

Pero, estás en el quirófano, grogui porque te han puesto una inyección relajate y piensas:
-¡Esto no se parece al quirófano de Anatomía de Grey!
-¡Qué quirófano más pequeño!
-Las luces que hay encima ¿son de colores? ¿no deberían ser blancas?
-Me dan oxígeno para respirar, pero no huele a nada, ¿se habrán equívocado? (y todo desaparece, no sientes nada, NADA).

A partir de mi primera operación se me ha metido en la cabeza que la muerte es la NADA, que no hay NADA.

Mi cerebro, mi razón, así lo cree. Pero no puedo evitar mi educación, y rezar en mi cabeza.
Recuerdo que Dios es AMOR.
Y pretendo ser coherente.

Cristina Jones

Ser intolerante con los gilipollas, eso de dar la otra mejilla ¡los cojones!, pero también hacer las cosas BIEN, ayudar a mi alrededor, ser HONESTA…y sobre todo, gustarme a mi misma.

Estoy encantada, ¡qué pesada soy! ¡Es alucinante la cantidad de gente que estoy conociendo!
¿Tengo un cartel en la cara y doy pena?
¿Porqué la gente es tan maja conmigo?
¿Porqué sólo veo sonrisas a mi alrededor?
¿Porqué me ayuda tanto todo el mundo?
¿Porqué veo tanta amabilidad?
¿Porqué se ofrece tanto la gente en hacerme favores?

¡Estoy alucinada!

Riete de todo.

Estoy pensando en organizar una fiesta para conocernos todos los vecinos de la urbanización donde vivo.
Estoy pensando en organizar una quedada divertida para todas las mujeres como yo, ¡divertida! No me explico bien, una quedada divertida para mujeres con problemas de salud.

Las mujeres, las madres, las esposas… no somos aburridas.

Publicado por

Cristina Jones

Cuando me despidieron con 44 años por cumplir los principios de la empresa, se me cayó el mundo. Cuando me readmitieron en el trabajo y vi lo que ví, se me volvió a caer. El mobbing hizo que tener cáncer de mama no fuera gran problema para mí, leyera mucho y me reinventase. Estoy inmersa en un mar de emociones. En Internet no encuentro mujeres de mi edad, con problemas y sueños normales, por ello escribo este blog, para compartir con amigas momentos especiales. Soy mala cocinera, soy muy imperfecta y estoy harta de las supermujeres que veo en Internet, yo también quiero estar joven, guapa, ser perfecta... pero no quiero mirarme en una joven, ni aprender de ellas. ¿Qué saben de nuestros problemas? Yo quiero compartir lo que leo, lo que aprendo, lo que veo... como superación. Siempre hay que aprender. ¿Complejos? Los justos. La vergüenza...¡para los que roban! (ya me entiendes, los que tienen dinero en Suiza y ...). Por cierto, ya estoy con la menopausia desde el segundo gotero de la quimioterapia, y no noto sofocos. ...

Deja un comentario