El ganglio centinela… y la nada.

Cuando te detectan cáncer de mama, te miran el ganglio centinela y te van quitando ganglios afectados con células cancerígenas.

Yo no había escuchado esto en mi vida.

Como no se nada de nada, he buscado por internet lo que me hicieron, y puedo decir una cosa:

¡qué miedo!

Yo creía que los ganglios eran del tamaño de lentejas. ¡Y no!

¡Me duele todavía!

 Me dan pinchazos, “garranpas”, siento cosquilleo, pequeños calambres,… tengo la sensación de que han olvidado alguna aguja dentro.

No he podido escribir estos días, me duele el brazo. Creo que por culpa de los ganglios que me quitaron. Noto pellizcos, pinchazos… algo extraño por el brazo. No puedo coger peso…espero que sea durante un tiempo, sentirse inútil a mi edad…es duro.

Si fuera hombre, no habría problema. Siendo una mujer con cosas que veo por hacer en casa, es horrible. Siempre hay que limpiar una mesa, una encimera de la cocina…¡siempre hay algo desordenado y sucio! No se qué pasa, los demás pasan, ¡y no lo ven!, pero lo cierto es que saben que no está limpio. La guarra siempre es la madre.

Es lo que yo percibo, pero a lo mejor, es que como soy estúpida y veo cosas donde no las hay…la migas, el polvo, las gotas en el suelo…

Me tienen que volver a operar. Al analizar un bulto que quitaron han detectado que era malo, y a rebañar, es decir, quitar más.

Me he enterado a lo tonto que cuando te operan y te ponen anestesia general, también te meten un tubo por la garganta. ¡qué asco! ¡que repelus! ¿A mí también me lo hicieron? He preguntado, y parece ser que sí.

No somos nada. Te ponen la anestesia, te dicen que respires por un tubo y el mundo desaparece de repente. ¡Es alucinante! ¿Será así la muerte? No recuerdo nada, es rapidísimo. Te abren, te meten tubo por la garganta, te pueden desmembrar y matar y no te enteras. NADA de NADA.

¿Será así la muerte?

Publicado por

Cristina Jones

Cuando me despidieron con 44 años por cumplir los principios de la empresa, se me cayó el mundo. Cuando me readmitieron en el trabajo y vi lo que ví, se me volvió a caer. El mobbing hizo que tener cáncer de mama no fuera gran problema para mí, leyera mucho y me reinventase. Estoy inmersa en un mar de emociones. En Internet no encuentro mujeres de mi edad, con problemas y sueños normales, por ello escribo este blog, para compartir con amigas momentos especiales. Soy mala cocinera, soy muy imperfecta y estoy harta de las supermujeres que veo en Internet, yo también quiero estar joven, guapa, ser perfecta... pero no quiero mirarme en una joven, ni aprender de ellas. ¿Qué saben de nuestros problemas? Yo quiero compartir lo que leo, lo que aprendo, lo que veo... como superación. Siempre hay que aprender. ¿Complejos? Los justos. La vergüenza...¡para los que roban! (ya me entiendes, los que tienen dinero en Suiza y ...). Por cierto, ya estoy con la menopausia desde el segundo gotero de la quimioterapia, y no noto sofocos. ...

Deja un comentario