Mobbing

El clima, los beneficios y los toboganes en los RRHH…

22 septiembre, 2013

No está de moda ser una persona integra, ser una persona intachable.

Es más, si te encuentras alguno por la calle piensas:
-¡Es un gilipollas!

Una persona estupenda, que busca el bien común, que respeta a todo el mundo, que no se siente superior a ningún ser humano por razón de sexo, raza o religión, ¿existe? Creo que es un alienígena, un extraterrestre.

Creo que antiguamente por lo menos se mantenían las formas, hoy en día, ¡se pasa hasta de quedar bien!

En esto de escribir blogs, estar en la red, se dice que hay que aportar un valor añadido para que te lean, que debes ser muy cuidadoso con lo que dices, ser muy educado y yo no soy así. Sin darme cuenta el otro día me reí injustamente de una «conocida en la red», a la que sigo, riéndome de las tonterías que hacen los de RRHH.

¡Eso no se hace! En todo caso, en privado, le pido que me explique esas cosas que yo veo tonterías. ¿no?

Me descoloca eso de que los de RRHH se interesan por las personas, que las cuidan dentro de la organización, que les ayudan a dar lo mejor de sí mismas, … ¡qué chorradas y mentiras!

Ella, Eva, me ha contestado muy educadamente diciéndome que no todos los profesionales son como yo creo, que si he tenido una mala experiencia con uno no puedo generalizar,…, y tiene razón.Yo pienso en una empresa que en tres años han tenido ¡cuatro responsables de RRHH! La culpa por tanto no es de éstos profesionales sino de la Empresa, ¿o no?

Esta mañana he estado en el INEM, grabando para mi canal de youtube….quiero contar la visión particular de Cristina Jones. Tengo que editar, hablar,…, y pienso decir lo que pienso, así, ¡con dos cojones!. Aunque a veces no sabes si reir o llorar, porque la vida es dura, muy dura.

Yo ya estoy cerca de los 50, paso de tonterías, me han escrito preguntándome si no me da corte hablar a la cámara yo sóla en la calle. ¿Cómo me va a dar vergüenza? Quizás me ruborizo un poco, pero hay que hacerlo, incluso esta mañana he pedido a desconocidas que me grabaran por la calle…Habrán pensado:
-Esta mujer está más chota que una caracola.

Pero me han preguntado por mi blog, y posiblemente tenga nuevas lectoras. Hemos hablado un poco y hemos hecho buenas migas. Soy de trato fácil. Nos hemos puesto a hablar de España…. y nos hemos metido con los funcionarios.
-¿Por qué ellos no trabajan todas sus horas laborales y pueden salir de compras o una hora a desayunar con las amigas?

Yo digo, ¡o todos o ninguno!  Deben tener los mismos derechos que los demás trabajadores por cuenta ajena. Y si algún funcionario se da por aludido, le pido perdón por haberle metido en el saco de los malos funcionarios. No todos somos iguales, ¡otra vez meando fuera de tiesto, Cristina!

Perdón.

No lo puedo evitar, soy española, soy envidiosa. Mis vecinos funcionarios a las tres de la tarde ya están en casa, ¿cómo?

Tengo en mente el caso de una persona:

Un persona muy buena profesional, ¡buenísima!, en su empresa, el «nuevo» jefe quiere sustituirle por otra persona que ganará más que ella, y al que pondrán tropa para que haga el trabajo gordo.
¿Por que ahora no le ayuda la empresa?
 Pondrán a uno que será director del departamento en cuestión (la empresa tiene muchos directivos) y le darán muchos más medios, más personas en su departamento… ¡por eso es un directivo e irá de directivo, a mandar! Y posiblemente, (en mi opinión, casi seguro), no le llegará a la altura del hombro al trabajo y profesionalidad del primero.

En este caso:
¿Los de RRHH ni pinchan ni cortan?  Y cuando le den la patada a esta persona, y le pidan más personas para dicho departamento, ni se acordarán de esta cabeza que ha rodado, a la que han hecho sentir mal, minado…
El que se va, se queda jodido,  pero… se ha quedado FELIZ, feliz de perder de vista a unos cantamañanas que están inseguros, se sienten amilanados porque dice lo que piensa …
Pero mientras… la empresa no gana ¡el dinero que debiera ganar a espuertas! y pierden todos, los trabajadores, la sociedad (los impuestos que no genera por perder beneficios, el trabajo que genera, etc), los accionistas,  los jefes jefazos que tarde o temprano deben dar cuentas …

Pero:

  • las personas tienen memoria, 
  • la cultura, prestigio y clima laboral de la empresa se minan, 
  • y siempre de los resultados económicos tienen la culpa los operarios, los obreros, los de abajo, ¡o los que se han ido!.
Jaja.

¿Pero qué se hace en estos casos en las Organizaciones ineficientes?
Inteligencia emocional:
¡Mira a otro lado! ¡Pasa de todo! A  ver si no vienen a por mí….y paso desapercibido, a ver si hago bien la pelota y chupo el culo… al jefe inseguro que siempre tiene que echar las culpas de su gestión a alguien.

PD. También se aplica en política.
Si existen casos de corrupción, o existen recortes por despilfarros varios en una Comunidad,…, ¡la culpa la tiene el Estado Central! ¡Vamos a hacernos independientes!

También te podría interesar

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: