Emociones

Nunca es tarde para enmendarse

4 julio, 2015

Siempre he sospechado una cosa:

¡Soy idiota!

La mente nos juega malas pasadas, y yo me estaba obcecando en lo malo….
Soy muy afortunada.
Me ha escrito mucha gente contándome sus problemas, pero…verdaderos problemas, no chorradas…

A mi alrededor tengo gente muy muy mal, con problemas serios de salud por vida, espaldas averiadas,  sillas de ruedas, sangre que no coagula bien, cáncer en los huesos, fibromialgia, enfermedades raras, … ¿y yo me quejo?

Posiblemente, lo peor ya pasó. Estoy recuperándome. Soy afortunada.

¡Qué vergüenza!

Perdón.

¡A la m!

 

Las personas somos lo que pensamos.
Pensemos en positivo.
¿Qué es lo peor que nos puede pasar?

De momento, hay que hacer lo correcto, o intentarlo.

Pedir perdón cuando nos equivocamos.

Aceptar a los demás si se equivocan.
No llevarse disgustos por idioteces.
Sonreir, sonreir a todas horas.
Con una sonrisa el mundo tiene otro color.

E intentar hacer lo que te gusta, cómo te gusta, sin hacer daño a los demás, pero tampoco dejándose pisar.

Igual que no se valora lo que es gratis, tampoco se valoran a las personas que no se dan valor y se ponen por debajo de los demás. Por cierto, les pasa con frecuencia a las madres.

¡Viva la madre que me parió!
Mamá te quiero mucho.

Por cierto…
¡Me esta cambiando el gusto con la edad!
¡Me encanta la musica heavy!!

También te podría interesar

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: