Mi cáncer de mama

Por los que vienen detrás… y quizás por ti o por mi. Ellas han perdido un hijo.

11 junio, 2015
Es un placer ir a librerias y buscar libros. Tengo un ebook pero no es lo mismo para mí, quizás es cuestión de acostumbrarse.
Esta semana, en unos grandes almacenes, al lado de la librería, me encontré con una sorpresa.
Había un coloquio o charla sobre blogueras de la SALUD. 
Entré y me presenté, muy amable el Doctor que me recibió, Dr. Guillermo Pascual. Tiene varios blogs, uno de ellos:
Compré un libro sobre Emprendedores y esperé en primera fila a que empezaran.

La presentación la hizo el Doctor, especialista en Salud Mental. Nos presentó a tres mujeres de Huesca que tenían en común dos cosas:

  1. Habían perdido un hijo cada una
  2. Habían utilizado un blog y las RRSS para comunicarse y crear Asociaciones de sus respectivos temas.
Las tres mujeres contaron con toda HUMILDAD su gran historia. 
Al poco tiempo acabé llorando, imaginándome en su lugar, y una de ellas se levantó a consolarme. ¡Por Dios, qué ridículo!
Afortunadamente, logré recomponerme. 
Han creado una GUIA de AYUDA para afrontar la pérdida de un HIJO.
Se habla del día que nacieron, no del día que murieron.
El Duelo es malo, y hay que querer salir, es muy duro perder un hijo, es antinatural.

En el afrontamiento de la pérdida de un hijo hay tres fases:
  1. Culpa
  2. Rabia 
  3. Miedo a que le pase a otro ser querido.
Te preguntarás, ¿culpa?. Imagínate, estás tan devastada por la pérdida de un hijo, que como madre piensas si has hecho algo mal durante el embarazo, si has comido correctamente, si has tomado algún medicamento, si has hecho algo raro, si te has expuesto a corrientes magnéticas o idiotas, se te pasa por la cabeza ideas estúpidas, intentando buscar explicación.
A través de las RRSS han movido conciencias, se han unido muchas personas en torno a la idea de hacer más humano el proceso de la enfermedad tanto para los niños como para las familias. 
Con los niños se ha intentado humanizar las habitaciones del hospital.
Para las familias que deben trasladarse normalmente a un Hospital de Referencia, a otra cuidad, se han facilitado pisos de acogida. ¿Se puede estar meses pagando un hotel? Normalmente, se quedaban a dormir en las salas de espera, en donde podían.
Hay gente buena, gente que ha ofrecido pisos vacíos para las asociaciones.
Internet también les ha servido para recibir ayudas, con donaciones de 1€ al mes, han conseguido fondos para la investigación, para los gastos de la asociación, para pagar una psicóloga permanente para ayudar a las familias.
Porque es muy duro. 
Llega el FINAL, el triste final, el desenlace, ¿Y ahora qué? La familia vuelve a casa, pero falta alguien. ¿Y ya está? No, hay mucho más.
Nadie habla del niño que no está.
¿Es que no se puede hablar de él? 
Es muy difícil.
No se sabe como actuar.
Y estas asociaciones, con profesionales, han creado Guías al respecto, Protocolos de actuación.
Otra mamá nos contó como su hija  murió en pocos meses de un cáncer cerebral, poco conocido, y poco diagnosticado. No se sabe nada de él. No encontraba nada en internet, NADA.
Por ello, por la impotencia, por el cabreo y la mala leche contra el mundo, creó una Asociación y página web, en tres idiomas, y logró comunicarse con familias canadienses, francesas e italianas. Ahora son muchas más.
Ha donado el cerebro de su hija para la investigación, y se esfuerza por que siga estudiándose con más donaciones.
La Gliomatosis Cerebri es un tumor diferente, no es un bulto, la típica mancha de un tumor, es como tirar por el cerebro un puñado de arena.
En la tercera parte, la asociación NUPA siguió dando ejemplo de grandeza. 
Es abierta a todos los afectados de cualquier dolencia, porque sus creadores se sintieron desamparados cuando la crearon, y no quieren que nadie se sienta igual.
Crucemos los dedos.
Igual que me ha pasado a mi que me hicieran mobbing, me despidieran, me readmitiesen de malas manera y me tocara un cáncer… Soy afortunada.

Ellas ya no lo hacen por ellas, lo hacen por los que vienen detrás, quizás por ti o por mí.
¡Qué generosidad!

Seguro que han estado tan involucradas y con tanto trabajo a sus espaldas que pueden haber sido incomprendidas por sus seres queridos.
Lo imagino:
-¡Déjalo! A ti ya no te importa..

Pero han sido testarudas…

Y termino con una observación que hicieron respecto a los médicos, los mejores profesionales son los más HUMILDES, los que no se dan autobombo.
Yo lo suscribo también en otros ámbitos profesionales, cuando alguien se da autobombo….¡malo!

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: