Desarrollo profesional

Manipulación y supervivencia en un entorno de falta de HONESTIDAD en el trabajo.

1 mayo, 2015

A veces, cuanto más amable eres, menos respeto generas.

Hay que hacerse respetar.

Se desestabiliza y manipula a las personas cuando :

  • las ignoras, 
  • ninguneas, 
  • hablas de ella a sus espaldas para hacerlas quedar mal ante sus compañeros, 
  • la haces quedar mal contando sólo lo que te conviene,
  • verbalizas lo que piensas de esa persona delante de otras, 
  • proyectas lo malo de alguien entre la gente que quieres manipular, 
  • estableces sus debilidades ante los demás,
  • das argumentos «sólidos» de lo que crees que perjudica lo que deseas,
  • refuerzas lo negativo de alguien, 
  • desde tu terreno, das sensación de poder,
  • desmoronas emocionalmente a otros
  • afirmas todo lo malo defendiendo cosas buenas, escondiendo lo que te conviene,
  • te indignas si alguien te planta cara y te haces la víctima,
  • haces ver a que alguien es problemático simplemente porque te conviene,
  • la haces quedar mal delante de los demás (lo de menos es si con razón o sin ella),
  • etc.

Lo malo de hacer mal las cosas, es que las personas son embajadores de la empresa.  Es necesario fomentar la HONESTIDAD y el buen hacer en las empresas.

Las empresas son algo más que edificios que ofrecen bienes y servicios.

Todos comentamos en casa, a nuestros amigos, cómo nos sentimos en el trabajo. Y fuera del entorno laboral es cuando se denota si estamos o no satisfechos de dicho entorno.

A algunos jefes les gusta que les hagan la pelota, que les adulen…y en determinadas circunstancias, todos lo solemos hacer.

Es humano halagar a quien crees que su actitud te puede favorecer o perjudicar. Y todos sabemos cuando es real o no.

Muchas carreras profesionales se han basado en la suerte de tener a un mentor,  o a una persona que les ha favorecido por el motivo que sea, aunque también se ha dado el caso contrario.

Cuando te vas o te echan de una empresa, nunca hay que hablar mal de ella en próximas entrevistas de trabajo, pero fuera de ésa órbita, se sabe cuando estás orgulloso del lugar en el que trabajas, o simplemente vas a sobrevivir.

Y para sobrevivir, en un entorno desfavorable, el buen profesional que intenta ser crítico constructivo, lo único que necesita es:

  1. pasar desapercibido entre compañeros que se sientan igual que tu, 
  2. unirse en el desaliento, 
  3. intentar hacer lo que te pidan en el trabajo con humildad, sin brillar, «modosito» y «justito».

Lo contrario de los manuales de productividad.
Y mientras dejar que otros se pavoneen de un mal trabajo, porque no saben hacerlo mejor y posiblemente hasta crean que lo hacen bien.

NOTA:
Me sigo avergonzando de los casos de corrupción que están saliendo en mi país, ESPAÑA. Hasta hace poco en los propios partidos políticos se tapaba, se escondía, se ayudaban en las sombras. Ahora que surgen nuevos partidos, tienen más competencia, ya se ve de otra forma.
Incluso me siento orgullosa de que existan personas que denuncien estas conductas en lugar de taparlas.

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: