Emociones Mi cáncer de mama

El gen de madre estúpidamente feliz.

18 mayo, 2015

Bueno, para mi blog hago muchas fotos.
A mi me cuesta leer en el móvil y en el ordenador.
¡Tengo ya que ponerme las gafas de vista cansada!
Y me descansa la vista con imágenes.
El otro día me puse a hacerme fotos con caras raras. ¡Para llamar la atención!
Que bien se está cuando no te duele nada y te sientes bien.
¿Verdad?

Este fin de semana lo he pasado mal.

¿Sabes lo que es estar con malestar todo el día? ¿sentir un nubarrón el la cabeza?

Creo que he dormido sin saber que estaba dormida. El cuerpo me pedía soledad, estar tranquila, no pensar… y no se si me dormía o estaba en trance. Asi dos días. Me pasa de vez en cuando.

No se si esto es normal o no, si tiene algo que ver con lo de la quimio (ya olvidada) y esas cosas, si estoy cansada y cuando me esfuerzo un poco más de la cuenta, el cuerpo me dice, ¡Stop!.

Es una «m» sentirse mal.

En casa todo depende de tí.

He dejado unos 20 pares de calcetines doblados encima de la mesa del comedor… parece que son invisibles, nadie se da por aludido para guardarse los suyos. Pero cuando vayan al cajón y no los encuentren:
-¡Mamaaaaaaa!

Si una madre, que no hace nada, porque las madres sólo están ahí para ser unas regañonas, obligar a que recojan un poco los demás y somos unas pesadas… Repito, si una madre que es una pesada y no hace nada, no hace NADA, todo es un desastre.

Los fines de semana hay preparar las ropas de los niños para el colegio, el lunes lo tienen que tener todo limpio, y aunque parece que no se hace nada, siempre se está recogiendo.

¡Es un rollo ser madre y esposa!

¡Me dan pena las mujeres que veo por la calle embarazadas!
¡Pobrecitas!
La genética es sabia y ya en la cara se nos ve cara de idiotas. No se habla de otra cosa más que del embarazo.

-¿Pero que te crees tú? ¿No te has dado cuenta de que el mundo está superpoblado y eres una más de las millones de mujeres embarazadas del mundo?

Y luego… están las madres novatas, que ídem de lo mismo.
¡Qué pelmazas!
Es horrible tener amigas con niños pequeños y ser la única que no los tiene (de momento, por los motivos que sea, voluntariamente o no).
Es imposible tener una conversación normal con una madre primeriza, otra mujer sin hijos.

No saben que hay millones de mujeres con niños pequeños, y que su hijo no es el más listo de todos, ni el más guapo. ¡La de gilitonteces que decimos las madres!

Yo estoy en el CLUB de las madres tontas, lo admito. Es algo genético. La naturaleza nos pone un gen, todavía no suficientemente estudiado para soportar el papel de MUJER felizmente jodida.

¿Qué es lo que nos hace sonreír y ser feliz cuando somos la última en nuestra casa?
Cuando son pequeños, nos quieren y nos miran con admiración, pero creemos que siempre será así.
-Mi hijo no será como ésos adolescentes.
¡No me digas que no lo pensamos o hemos pensado!

Cristina Jones

Pensemos en nuestras madres.
Es el trabajo peor pagado del mundo.
Estoy en el bando de mi madre, reconozco su trabajo, y pienso lo mismo que mis hijos de mi, que es una pesada. No lo puedo evitar.

Mamá te quiero mucho.

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: