Mi cáncer de mama

Altibajos emocionales durante el tratamiento del cáncer.

12 enero, 2015

Para los que estáis en otra onda y veis lejano el cáncer, esto os resultará extraño.

Si tenéis algún ser querido con cáncer, os puede interesar.

Me dicen que les animo y siga contando a mi manera, que aunque sean videos no profesionales, les gusta tener una visión diferente.

Como hablo con todo el mundo, cuando estoy con ganas, me doy cuenta de la cantidad de gente estupenda que hay por el mundo.

  1. Cuando te detectan cancer el mazazo es gordo. Te asustas mucho.
  2. Miras a tu familia y piensas que dentro de poco ya no estarás, que se olvidarán de tí, que quizás tus hijos te necesiten y tu no puedes estar (para hacer de taxista, para cargar con las culpas de sus errores, para estar de felpudo, para quererles incondicionalmente como lo hace una madre, y …).
  3. Luego lo asumes y te dices, ¡al toro! Deja de pensar gilitonterías y a lo que diga el médico. ¡Chitón! ¡A la m los pensamientos negativos!
  4. Durante el preoperatorio te sientes una peonza dando vueltas, no te enteras de nada y tienes miedo de preguntar. (Aunque hay otras personas que lo preguntan y saben todo).
  5. Te operan y yo sigo sin enterarme de nada. ¿Qué médicos me operaron? ¿Existe vida después de la muerte? ¡No me enteré de nada!
  6. Te repones y ¡zas! Le toca el turno a la quimioterapia. ¿Qué es esto? YO no sabía nada, y lo he contado en algún video.
  7. El pelo se cae, la piel se queda transparente, tienes efectos secundarios notables.
  8. Algunas veces cuando te arreglas, te ves guapa. Pero esto sucede sólo durante los cuatro primeros ciclos, porque luego…la cara se hincha.
  9. Estas fea, feísima.
  10. No tienes cara normal, ¡no tienes cejas, ni pestañas!
  11. A medida que pasa el tiempo y se van acumulando los ciclos…tu cara cambia, no te reconoces en el espejo. Ves tu “cara quimio”. Se nota que estás diferente.
  12. Te esfuerzas en que te vean bien, que tus hijos no sufran y das el 1000%.
  13. Hay días buenos, buenísimos. La mayoría son así.




  14. Las venas duelen. Lloras cuando te sacan sangre, o sólo de pensarlo.
  15. Se termina los ciclos que te ponen, los goteros, y sigue la RADIOterapia.
  16. Estas más cansada.
  17. Muy cansada.
  18. Te empiezan a dar calambres, sin avisar. Te asustas.


Y el mundo se empieza a caer, a mover, porque te has esforzado tanto, tantísimo, que estás agarrotada.
¿Donde estoy?

Estoy aquí, estoy bien.
Una imagen dice más que mil palabras.

Las emociones son contagiosas. Quiero que a mi alrededor estén bien, por ello me tengo que esforzar, aunque sólo algunas veces, ¿y sabes porqué? ¡Porque a mi alrededor hay gente maravillosa! Y no sólo las que saco en las fotos, sino muchas más.

 

 

 

 

 

Pero quiero recalcar una cosa, lo más importante, apoyo de la familia, tu pareja y de los amigos.



Se buena persona, se honesta, ¡merece la pena! Aunque luego alguien te diga que eres retrasada mental por creer que debes hacer lo correcto. Pero éste ya ¡es otro tema!

También te podría interesar

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: