Mi cáncer de mama

Aproximándome a la cocina vegetariana desde el cáncer.

5 diciembre, 2014

Tengo muchos altibajos, quizás debido a que las fuerzas van y vienen. Curioso, ¿No?
Lo mejor, ¡la gente! Me llenan de energía, no saben lo que ayudan.

Conchi y Cristina
Corpo y Cristina

Los sábados hay reuniones de mujeres con cáncer de mama, o que lo han superado, en el Parque, pero yo no puedo ir, tengo otras cosas que hacer. Tengo familia.

El sábado pasado estuve en un curso de cocina macrobiótica, ¿o Vegetariana? ¿Es lo mismo? No tengo ni idea.
Hay que comer menos carne roja, huevos, refrescos, leche, café, alimentos muy salados…porque luego los necesitas contrarrestar con alimentos muy dulces, bollos, pasteles, pastas, magdalenas, galletas, turrón… y el cuerpo se desconpensa.

El cuerpo pasa de alimentos muy salados a muy dulces.
Necesitamos alcalinizar la alimentación.

¡Jo! ¡Si es lo que yo como!
¡Madre mía! ¿Me paso a la cocina vegetariana?
¡Qué aburrido!
Acelgas, lechuga, judías verdes, borraja, fruta… No, esto no está hecho para mí.
Mi plato favorito son unos buenos huevos rotos con jamón, y un vasito de vino.
¿Y el vino?
Digo que sí, es vegetariano.
¡Tengo que aprender!
Este fin de semana me fuí con la familia a un Restaurante Vegetariano, me ponían mala cara en la familia, pero puse cara de pena, abrí y cerré repetidamente los párpados (puesto que no tengo pestañas, no pude hacer el contoneo de pestañas típico), y… ¡riquísimo!

Tengo que comer sano, me noto el cuerpo muy desmejorado, el blanco de los ojos no existe, y debo depurar tanta medicina…

Hay que comer bien, hay que comer sano.
De momento, ya me he apuntado a un curso de 4 horas, y me he enterado de una cosa, ¡todo lo hago mal!
Poco a poco.
Ya veremos.

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: