Imagen Mi cáncer de mama

Quimioterapia y gimnasio.

25 noviembre, 2014

Creo que algo pasa, no es normal el cansancio.
Tengo mucho sueño, no se si es culpa mía, me canso, pues quiero dormir.
Cuando duermo, soy feliz.
Pero me levanto más cansada.

Me aburre el pasear.
¿Me apunto al gimnasio?
¿Estoy para gimnasio?

Me imagino en el gimnasio por las mañanas. Toda la clase con mujeres estupendas, «monísimas» con sus conjuntos de fitness y yo con cuatro pelos en la cabeza, sin pestañas, sin cejas… Si me pongo pañuelo, ¡qué calor! Sino me lo pongo, doy pena.

Debo pasar de todo, ¡ni que fuera la única mujer con secuelas por el tratamiento de quimioterapia!

La teoría es fácil.

Incluso muchas de las personas que ahora me observan, pasarán por lo mismo que yo, las estadísticas y los números son tozudos, ¡Una de cada ocho mujeres desarrollarán cáncer de mama! ¡Alucinante!

Si, me apuntaré al gimnasio.
Quiero estar bien, superbien, el próximo verano.
Necesito ponerme en forma.
Y como decían en la antigua Roma hace muchos años…
«Mens sana, in corpore sano»

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: