Mi cáncer de mama

Descubrir que tienes cáncer de mama.

4 octubre, 2014

19 de octubre Dia Internacional del Cáncer de Mama

Un día tonto noté que me hacía daño el sujetador, pero no le di importancia.
Otro día idiota me puse otro sujetador y también me siguió molestando algo.
Pero más adelante, en un día estúpido de febrero, me palpé un bulto de unos dos centímetros y me asusté.

_¿Y esto que es?

Recuerdo perfectamente que era viernes, y pasé todo el fin de semana pensando si sería cáncer. Pero según entraba la idea por la cabeza, la sacaba.

Fuí al médico de familia y me dijo que no era nada, que se podía casi mover, que parecía que estaba encapsulado y que sería un bulto de grasa. Me dio un papelito para pedir ecografía y radiografía, me dieron cita para mes y medio más tarde, casi dos meses.

En casa no se lo dije a nadie, ni fuera de ella. Yo no quería preocupar a nadie. Y tenía la determinación de esperar pacientemente, pero…se lo dije una amiga que trabaja en una clínica privada, y me dijo que tenían un servicio de Alerta mama 48 horas.

No hice caso, yo no iba a tener cáncer. ¿Cáncer yo?

En el trabajo pedí mi cita con el reconocimiento médico anual de Fremap, pero sólo te miran si estás capacitado para trabajar. Les comenté el bulto y no lo dieron importancia, yo creí que ya que estaban, lo mirarían y me mandarían en el momento revisar, pues tienen medios y la salud es su trabajo. Me caí del guindo. A ellos no les interesaba, sólo te miden, pesan, ven la vista, tus oídos, te preguntan por la salud, te hacen un cardiograma y ya está.

Dentro de mí, la vocecita interna que todos tenemos, me decía que no tenía nada. ¿Como voy a tener yo cáncer? Ni fumo, ni bebo. Estaba en un estado que yo llamo de «Felicidad Ignorante».

En el trabajo estaba mal, sufriendo lo que algunos llaman «mobbing», y otros «no pasa nada, eres una estúpida quejica, al trabajo se va a sufrir».

Llamé a la Clínica Montpellier y al día siguiente tenía cita a las 9 h de la mañana. Me hicieron las pruebas pertinentes e hicieron una biopsia, tuve que esperar 48 horas los resultados.

  1. Análisis de sangre de marcadores tumorales.
  2. Mamografía
  3. Ecografía

Con la ecografía, el Dr. Azorín detectó signos de malignidad, y pedí que me hicieran inmediatamente una biopsia. ¿Para que esperar otro día? Fueron tan super amables, que pudieron hacérmelo en una hora…Me fuí a dar un paseo y volví a la hora acordada. Mi amiga Pilar me acompañó durante toda la mañana.

Tumbada en la camilla me pusieron una inyección con anestesia, y el médico pudo coger las muestras que quiso de tejido… No dolía nada de nada. Yo con el pecho al aire, hablando al Dr. de mi blog porque intentaba tenerme distraída…mientras sonaba una pistolita con grapas. Casi se troncha de risa cuando le contaba que uno de mis post más leídos era «Un jefe cabrón con un grano en el culo».

Los resultados me los dieron el día de mi cumpleaños. ¡Qué casualidad!
Cerca de la Clínica hay un centro comercial, estaba sola y me compré dos vestidos en la Rebajas de Adolfo Dominguez, que me encanta. Si pudiera vestiría mucho de Adolfo Dominguez.

¡Voy a buscarlos! Me voy a dar el gusto de hacerme una foto con mis vestidos… Voy a pensar en positivo.

Recuerdo que estaba hablando por teléfono con mi marido, y se lo contaba como si me hubiera salido un grano. No estaba asustada. ¿Tan retrasada mental soy? Estaba rara, para ser sincera, la situación no iba conmigo.

Con mi diagnóstico en la mano, volví a mi médico, Victoria,  para que me ayudara a gestionar mi situación actual. Debía ir directamente  a la Unidad de Mama del Hospital, hablar con Carmen, la jefa de enfermeras y ….
¡la vida sigue!
¡el proceso seguiría!

Te aconsejo que visites esta página:

https://www.aecc.es/SOBREELCANCER/PREVENCION/Paginas/senalesdealarma.aspx

Después del susto…
¡A GINECOLOGÍA!
Unidad de mama.
Te hacen más pruebas….y valoran si te operan antes o después de la quimioterapia.
Cada caso es diferente.

A mi me operaron dos veces antes de darme la quimioterapia.

Estaba muy tranquila.
Y aún lo estoy.
Seguiré contándolo. No te asustes, hay cosas mil veces peores.
¿Quejarme?
¿Para qué?
Si me quejo, ¿qué consigo?
¡Ser una petarda!
No, de eso nada.

Continuaré…contando…

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: