Mi cáncer de mama

Una Sesión de quimioterapia…normal y corriente.

23 septiembre, 2014

En la consulta del Oncólogo veo a los pacientes «VIRGENES», que van a su primera cita, y en todos me reconozco, yo también estaba así.
La orejas más altas, puntiagudas, a la espera de señales de otros pacientes que ya tenemos experiencia. Unos se atreven a preguntar, otros escuchan modositos con cara de susto.

Le tuve que contar a una mujer que no se asustara, que fuera mirándose peluca porque con el tratamiento de cáncer de mama, se cae. ETC…

Animar.
También me animó a mi otra mujer veterana, me dijo que le cáncer no se cura, se controla…y que ella llevaba años…y otra vez estaba en el proceso. Llevaba las manos quemadas…pero la sonrisa no se la quitaba nadie, tendría unos 60 años y era guapísima, con su pelo rubio cortito.

Cada vez se va normalizando más mi situación.
Estoy con los mejores médicos, en un buen Hospital.

Mi país, ESPAÑA, tiene una SANIDAD PUBLICA envidiable hasta el momento, aunque algunos se están empeñando en estropear lo que funciona, en lugar, de hacer reformas estructurales, reformas necesarias y básicas, para corregir el despilfarro y las ineficiencias, que ¡las hay!

Yo no pago nada por mi tratamiento, y es muy caro. Para ello pagamos impuestos todos los españoles. ¡Hay que evitar el fraude, las facturas falsas, las sociedades en paraísos fiscales…!

En Madrid están privatizando…¡no mejorando!
La Sanidad y la Educación son pilares básicos de una Sociedad JUSTA y eficiente.

Hoy:

  1. me han hecho análisis de sangre,
  2. he tenido cita con el oncólogo
  3. y me han puesto la quimioterapia.

Todo ha sido muy eficiente, muy profesional y muy HUMANO.

En mi caso, el cáncer, es fundamental sentirse escuchada, mimada, atendida…y así lo siento. Aunque ¡en todas las enfermedades!

Intento ser positiva, llevarlo de la mejor manera.
Mis análisis han salido bien y estoy preocupada porque me ponen corticoides o cortisona, ¡y eso engorda! ¡te hincha! Creo que es la causa de mi «caraquimio», me cambia la cara.

El oncólogo me dice que es para evitar las nauseas, y que si al principio me hace comer más, luego se pasa.

Me insiste todo el mundo que no busque información por internet, que me asustaré, que hay barbaridades y que ni se me ocurra creerme tratamientos milagrosos.

No debo tomar ningún medicamento que no sepa el oncólogo, ni hierbas de herboristería.

¡Yo me quedo con las ganas de tomar marihuana en los días malos! Me creo los estudios de no se qué Universidad que afirma que son beneficiosos.

Si me lee alguien que tenga inquietud por la quimio… ¡no es nada! ¡Te ponen unos goteros! y a los tres o cuatro días estás pachucho, con malestar, a veces con dolores en las articulaciones… durante unos días, ¡se pasa!
 Y luego muy cansado pero…¡descansas!
¡Te aprovechas de tu familia y de la gente que te quiere!
¡Porque tú también les has cuidado y les cuidarás en la adversidad!

¡Se buena persona!
Quiere a tus amigos.
Cuida a tu familia, no tienen que quererte porque sean familia…
Da cariño.


Vive y disfruta cada día con una buena actitud, una sonrisa al camarero que te sirve una cerveza y un pinchito…, a los vecinos…
Se lo mejor que puedas.


Disfruta del paisaje que tienes delante de tí y das por seguro.
Haz reír, baja las defensas ante la adversidad.
Lo que das, recibirás.

Haz tonterías, saca al niño que tienes dentro…y serás feliz…

Tranquilidad.
Lo importante es pillarlo a tiempo.
Come lo más sano que puedas, no te digo nada que tu no sepas.
A la m las personas tóxicas.
A la m la comida basura.

Cristina Jones con caraquimio maquillada.


¡A luchar contra los malos en todos los frentes!
Siempre con una sonrisa, haciendo lo correcto, con una buena actitud y siendo coherente contigo mismo.

1 comentario

  • Responder Andralyn 7 julio, 2016 de 2:54 pm

    Super inomifatrve writing; keep it up.

  • Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: