Mi cáncer de mama Mobbing

Tengo cáncer y soy idiota. El mobbing es el cáncer de la empresa.

27 agosto, 2014

Me piden que cuente mi experiencia respecto al cáncer y la quimioterapia. Cuando te pasa, o le sucede a un familiar, no sabes que hacer, que decir, y estás asustado.

Acabo de hablar con mi prima y me cuenta, que TODOS tenemos amigos, familiares y seres queridos con CANCER. Lo que a mi me pasa, y el modo en que lo llevo, le tiene asombrada.

¡No lo entiendo!

Estoy en buenas manos, los mejores médicos. Estoy rodeada de familiares y amigos, incluso los que no me conocen me tratan genial. ¿Qué más se puede pedir?

Además, ¿qué otra cosa se puede hacer?

Mobbing

El año pasado estuve con depresión  por mobbing, unos incompetentes me hacían mobbing, pero no se puede demostrar, es un tema delicado…Ahora se que luchar contra unos cobardes que hacen mobbing por incompetencia es…para mí.

Una empresa eficiente no consiente el mobbing, el acoso laboral. Da muy mal ejemplo, porque las cosas se ven, se hablan, se comentan…y estas cosas afectan a la eficiencia, calidad, productividad, clima laboral y sobre todo ¡en los beneficios! o en su ausencia.

Cuanto más incompetencia, más excusas, más acoso, sea a quien sea. Algunos son especialistas, trepas, y dejan rastro destructivo por donde han pasado.

Pero la Ley del acoso, es hacer la pelota al jefe, para no ser el próximo objetivo. Esto se da en empresas con directivos que necesitan excusas y poner en marcha el mecanismo del chivo expiatorio, echar las culpas a quien sea, incluso a quien debes tu trabajo.

¡Esto no es nada!

Pero no es el tema ahora. Cambio el chip. Pero prefiero el cáncer a la depresión. ¡De verdad! En otros post hablaré al respecto. Mi caso fué por ingenua, por decir lo que estaba mal, por ser coherente. ¡Y lo volvería a hacer!

TODAS las cosas pasan por algo,
por idiota, por ejemplo!

(…)

Todos tenemos casos a nuestro alrededor, y nadie puede decir que no le pasará cuando menos lo espere. Ya sea cáncer o acoso laboral.

Te puede pasar ¡a ti!, o alguien querido.

Como es mi quimioterapia

La quimioterapia para mí es ir al Hospital a enchufarme unos goteros.

No se lo que me meten en vena, no duele, pero debe ser lo suficientemente fuerte como para destruir las células cancerosas o tumorales, impidiendo su crecimiento y multiplicación.

Como va inyectado en vena, más dentro no puede estar. Asusta que te metan la medicación en vena, ¿verdad?

La enfermera aconseja tirar de la cisterna del baño dos veces, durante la primera semana, ¿qué tóxicos mearé?

También puede ser por pastillas, pero lo más habitual es por vía intravenosa.

Durante los primeros ciclos, no me dolía nada.

Recuerdo la primera vez, me dijeron que si dolía, doblara el tubo para pararlo y vendría la enfermera inmediatamente.

Estaban poniéndome la aguja, los tubos, y ya pensaba:
-Oh, me duele, no voy a poder soportarlo casi tres horas…

Pero, sin darme cuenta, ya estaba metiéndose por vena…mirando con cara asustada a mi alrededor.

Cuando ya llevaba casi dos horas, escuché música de fondo…
-¿Habéis puesto música ahora?
-Si lleva puesta toda la tarde.
Imagina mi nivel de nerviosismo y ansiedad, era alto al principio, al no saber a lo que me enfrentaba.

En la última quimioterapia, me sentaron cerca de otra mujer como yo, «dicharachera», y…casi me daba pena irme. Pilar. Era superhabladora, y coincidíamos en muchas cosas.

Cada vez, me duele más el brazo. Lloro cuando tienen que sacarme sangre y ponerme los goteros. Duelen las venas. Parezco una niña pequeña, aunque obediente.

Antes de cada tratamiento, te analizan la sangre. Dos veces me han dado vacaciones de una semana porque tenía anemia o no estaba preparada para el siguiente chute.

A la semana de la quimioterapia estás muy cansada, excesivamente cansada, te da igual todo. Te duele todo, quizás con los primeros estás fuerte, pero poco a poco, te vas debilitando y estás más afectada. Llevo unas cuantas sesiones, y estoy cansadísima, me canso de estar de pié, de subir escaleras…

Después de dos semanas, remontas el vuelo, te recuperas y te sientes bien. Es mi caso.

A los 20 días de la 1ª sesión de quimioterapia por cáncer de mama, se empezó a caer el pelo. Fuí a la peluquería como me aconsejaron y me rapé el pelo.

Es muy triste ver que se cae el pelo a mechones, a puñados. Te asustas. A grandes males, grandes remedios.

Noto las uñas quebradizas. Las tengo moradas y a rayas.

Huelo diferente. Tengo el gusto diferente. Han cambiado mi olfato, y mi gusto.

Lo que hay que hacer es:

  1. Seguir lo que te dice el oncólogo.
  2. La mejor vitamina es la cocina. Me han prohibido hierbas, remedios de herboristerías, vitaminas… Lo que tengo que hacer es comer bien y de TODO. No problem.
  3. Comer más fruta y verdura, alimentos ricos en fibra. Menos sal, menos azúcar y menos grasa.
  4. Beber agua, mucha agua. Lo que significa orinar mucho.
  5. Reposo.
  6. Me han aconsejado una hora de paseo. Esto no lo cumplo. (…). Aunque salgo por las tardes…

Continuaré otro día…
Hoy ha salido así mi post.
Me voy a comer algo.
En España se come muy bien.

PD.
 No puedo ser racional cuando recuerdo lo mal que lo pasaba con el mobbing, me bloqueo y pierdo el control, porque los malos recuerdos me invaden.
Me dijeron que pensara en ellos como cobardes, incompetentes…y que debiera entenderlos. 
Cada uno va a lo suyo.
La vida es injusta. 
Toda la vida han existido las guerras, el maltrato…y que lo que debo hacer es perdonarlos, pasar de ellos. 
En ello estoy.
¡Pero es difícil de cojones!.

1 comentario

  • Responder Forever 7 julio, 2016 de 5:49 pm

    I cannot tell a lie, that really heldpe.

  • Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: