Desarrollo personal

La madre tridimensional del adolescente

17 mayo, 2014

La salud es muy importante, no nos damos cuenta de lo afortunados que somos (¡y lo felices!) hasta que  nos duele algo.
Estoy convencida de que tenemos MIEDO a TONTERÍAS, a ser nosotros mismos, a ser coherentes con nosotros mismos y ser nuestros propios héroes.

Yo me corto mucho, dejo muchas cosas por hacer, porque me siento responsable al tener hijos.
Aunque alguna vez pienso, ¿y qué más da?
-¡Mamá! ¿porque no eres una madre más normal?
Y pienso, ¿esto me lo tomo como un reproche o como un halago?
Haga lo que haga, estoy comprobando, que la «cagas».

Empiezas por la mañana dando los buenos días.
-¡Joder ya es la hora!
¿Y yo tengo la culpa de que amanezca cada mañana?
Abres la puerta para salir a disfrutar de un nuevo día. Hace frío y tus hijos van en manga corta.

  1. ¿Ejerces de madre y le haces volver para coger una chaqueta y abrigarse? 
  2. ¿O eres una cabrona y dejas que pasen frío tus hijos  «tan listos»? 

Yo lo que hago últimamente es lo siguiente, a la pequeña la abrigo, yo me encargo de todo, porque soy su supermami y no me protesta, pero con los mayores… «¿me afectará que se resfríen? ¿Si? ¿no?,  ¡pues que aprendan!! ¡que espabilen! ¡Se van a enfadar conmigo por hacerles abrigar!

Luego, están resfriados, van dejando pañuelos de papel con mocos por toda la casa, están mimosos…o de mal humor, sin saber nunca por donde les da el aire.

Si la casa está limpia y estás pendiente de que no ensucien, de que recojan su habitación y limpien su baño, y estás todo el día pululando y recogiendo sus trastos, ¡te ven una sirvienta y te tratan como tal!
No te sientas en todo el día, no ves las películas de sobremesa, y por la noche eres una aburrida porque no ves la televisión con los programas que molan, y de los que lo habla todo el mundo.
-¡No sabes quien es la superviviente «fulanita»! ¡No sabes quien es Dani Alves!
Te acuerdas de tu madre, y te ves reflejada. Yo también pensaba que no se enteraba de nada.
Ahora, pienso lo mismo, pero con un matiz diferente.

Las madres no se enteran de las cosas que les interesan a sus hijos, porque tienen diferentes intereses o puntos de mira. Nada más. A las madres nos importa un pepino las tonterías de las películas dirigidas a un público determinado, su música a todas horas y …lo demás.

Las madres estamos en otro plano superior. En otro plano tridimensional, pero distinto, en el que también están los padres, que son otro mundo aparte.

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: