Desarrollo personal

Cuando las mujeres dejan de ser ellas mismas.

30 abril, 2014
Se acerca el día de la madre, el primer domingo de MAYO.
Cristina Jones, 30 de abril 2014
Cristina

Me han enviado un wasap precioso, un tanto cursi pero que me ha hecho reflexionar.
CARTA DE UNA MADRE
(Muy bonita reflexion te invito a leerla)
•Querido(a) hijo(a), el día que me veas viejita, te pido por favor que me tengas paciencia. Entiende que la vida es un ciclo y todos volvemos a ser niños!!!

Si cuando hablo contigo, repito lo mismo mil veces, no me interrumpas para decirme: “eso ya me lo contaste” solo escúchame por favor….



Cuando quiera comer algo que no deba por mi salud, no me grites, explicame con cariño asi como yo te explicaba muchas veces el daño que hacian los dulces.

Cuando veas mi ignorancia ante la nueva tecnología, dame el tiempo necesario para aprender, y por favor no hagas esos ojos ni esas caras.

Recuerda que yo te enseñé a hacer muchas cosas como: comer, vestirte, peinarte, y cómo confrontar la vida…


El día que notes que me estoy volviendo vieja, ten paciencia conmigo y sobre todo trata de entenderme…

Si ocasionalmente pierdo la memoria o el hilo de la conversación, dame el tiempo necesario para recordar y si no puedo, no te pongas nerviosa(o), o arrogante. Ten presente en tu corazón que lo más importante para mí es estar contigo, que me pidas consejos y me tomes en cuenta.

Y cuando mis cansadas y viejas piernas, no me dejen caminar como antes, dame tu mano, de la misma manera que yo te la ofrecí cuando diste tus primeros pasos.


Cuando estos días vengan, no te sientas triste ni me hagas sentir incompetente, ayudame mientras llego al final de mi vida, pero con amor y cariño. 

Regalame flores “ahora” que puedo oler su aroma, dime que me amas “ahora” que aun puedo escucharte, demuestrame tu amor “ahora” que puedo verte. Aunque no tenga dinero para premiarte con un regalo, yo te lo agradecere con una gran sonrisa, TE AMO 

Atte: Tu Vieja!!!… 

Pasa esta cadena si amas a tu madre. 

Yo la amo como a ninguna y como ella no hay 2 

Cristina Jones
Mujeres de oro.


y borro…
etc

Fin del wasap.

Las madres son unas pesadas, un estorbo, siempre se preocupan por todo, ven peligros por todas partes, nunca les gusta como vamos vestidos o nuestro corte de pelo, nos dicen en todo momento lo que tenemos que hacer, comer, estudiar, tratar a nuestros hijos,… y no saben programar el video, las nuevas tecnologías… ahora :
¡Yo pertenezco a dicho CLUB!
Mis hijos adolescentes piensan lo mismo que yo de mi madre, me tienen que ayudar con nimiedades de mi teléfono móvil y no sigo porque me deprimo…

Ayer fue muy duro, tener un hijo adolescente es muy duro, si le dices que no se toque los huevos, no literalmente sino metafóricamente, que aproveche el tiempo y no lo pierda a lo tonto,… se cabrea, pero si no haces nada…¿eres una buena madre? Tanto si haces como si no haces nada, ¡la cagas!

Nunca, te sientes que lo haces bien.
Sólo te sientes una buena madre… hasta que llega la adolescencia.
Luego, hagas lo que hagas, ¡la cagas!
Es mi experiencia.

Y sí, siento decirlo, las mujeres dejan de ser ellas mismas cuando…son mamás.

Las mujeres cuando son madres, ya no son el centro de su universo,  incluso cambian tanto, que hasta la chica más egoísta darían la vida entera por sus hijos sin dudar.
Lamento decirlo, pero es un sentimiento que solo entiendes y se te revela mágicamente cuando ¡eres madre!

También voy a decir una cosa, la mayoría de las mujeres cuando nos quedamos embarazadas por primera vez se nos encoge el cerebro.

La mayoría de las embarazadas primerizas somos monotema, unas petardas para:

  • las que tienen hijos (y ya han superado dicho trance como petarda, a su tiempo), 
  • para los hombres (aunque el cerebro les funciona igual que a las embarazadas cuando hablan de fútbol), 
  • para las personas que no tienen hijos, 
  • y para los jóvenes que pasan de “chorradas”.

(…)

Luego, las madres también somos una petardas cuando nuestros hijos son pequeños. Comen o no comen, cagan o no cagan, dicen esto o aquello, duermen o no duermen, saben montar en bicicleta, entienden chino, son los más guarros o los más limpios…Hagan lo que hagan nuestros hijos, son los mejores, el centro del Universo.

Somos monotema, sólo sabemos hablar de una cosa con nuestras amistades. Yo fuí una petarda. Yo sufrí otras petardas.

Afortunadamente, ¡las madres tenemos superpoderes! ¡Es algo mágico!

Si te quejas del trabajo que dan los bebés…¡el trabajo de una madre no termina nunca!

Sólo cuando eres MADRE eres capaz de entender lo que tu madre hizo por tí.

Las madres somos una raza aparte.

Luego, poco a poco, el riego nos llega a todas las partes del cerebro.

Pero ya nunca somos las mismas, miramos con envidia a ratos a las que no tienen hijos, viajan, tienen todo el tiempo del mundo, salen con amigos, se entregan al 100% a su carrera profesional, tienen un vestidor lleno de ropa preciosa y muchas cosas más, ¡aunque sabes que no cambiarías a tus hijos por todo el oro del mundo!.

Y no hablo más del tema, porque ya todos sabemos al respecto. Todo el mundo tiene o ha tenido madre.

También te podría interesar

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: