Emociones

Los hombres sirven sólo para dos cosas.

11 febrero, 2014

Los hombres sirven para los arreglos de casa, sólo para eso, fíjate que hasta ellos se han dado cuenta.

¡Se alquilan maridos por horas!

Y no es para…eso, no, sino para arreglar pequeños desperfectos en casa. 



Los hombres son perfectos para arreglar un grifo, desatascar una tubería, poner unas cortinas colgadas de la pared ¡o del techo!, hacer taladros en paredes de hormigón, arreglar enchufes… y poco más.

Recuerdo, hace tiempo, que creía que también servían para cortar el cesped, yo veía que estaba mal, vi a una vecina cortarlo y me dije:
-Esto está fatal, voy a hacerlo yo.
Y la cagué.
Si, si, la cagué. Comprobé que era fácil, era una tontería. Era lo mismo que pasar la aspiradora, pero en lugar de absorber partículas de polvo, cortaba hierva. Y además, olía fenomenal, porque el césped huele fenomenal, ¡y me daba el sol!. 

-¿Y para esto tanto rollo?-Pensé. Y así, puse sobre mis hombros otra tarea más de la casa.

Mi madre me dijo:
-Hija, si vas de lista, te lloverán las tortas. Más sabe el diablo por viejo, que por diablo. ¡Hazte la tonta! Y te aseguro, que siempre que me acuerdo, lo hago.

¡Y que razón tienen las madres!.



Las mujeres “tontas” no trabajan, ni en casa porque tienen ayuda, ni fuera de casa porque no les hace falta, y tiene un marido que ganan dinero por ellas. 
Las mujeres “tontas” no saben cortar el césped, ni poner bombillas, ni arreglar un enchufe o colgar un cuadro.
Todas tenemos envidia a las mujeres “tontas”, porque hay que saber.


A veces, me doy cuenta de que algunas ni somos tontas, ni somos listas. Y es que las que no somos ni fu, ni fá, lo tenemos mal. ¡Hay que decantarse por un bando! Sino somos tontas, ni somos listas, ¿qué somos? ¿Gilipollas?



Mi madre, ¡que listas son las madres!, se fue con una amiga de vacaciones hace poco.
-¡Qué maravilla! ¡Esto han sido unas vacaciones!
Le encantó irse de vacaciones sin estar pendiente de la maleta de su marido, de sus manías. Para ella, estar de igual a igual con una amiga fue novedoso. 


En el título he puesto que sólo sirven para una cosa, no, no es cierto, sirven para donar esperma también. 

Pero hay que tener cuidado, mucho cuidado, porque todavía no he escuchado a ningún hombre decir si otro es guapo o feo.

-¡Yo no entiendo de hombres!
Y yo me pregunto:
-¿Son tan tontos?

¡Si vas a una clínica de fecundación, que te atienda una doctora!

Es importantísimo, que el donante sea atlético, inteligente y guapo.

Como los hombres no entienden, pídele referencias a la doctora, que el donante sea guapo, porque no es incompatible guapo con inteligente. 



 ¡Imagínate que dona un pajero! ¡Qué asco! 
El doctor de la clínica de fecundación no sabe, posiblemente mire el curriculum del donante de esperma y le ponga buena nota, pero no sabe que es importante el físico, o no entiende.

Además, la paja para donar esperma… es para todos igual. ¿NO? Pues que sea guapa. A las madres nos gustan los bebés guapos y sanos. Una cosa no quita la otra.

En la vida es importantísimo el físico, no hagas caso de los que dicen que la belleza está en el interior! 
¡Los cojones!

Eso de la belleza interior es…no se como decirlo, porque a ningún famoso, ningún millonario que puede elegir se casa con feto marino, ¡todos se casan o lían con bombones, misses, modelos!


Es más, creo que la belleza interior sólo la perciben las mujeres, porque sólo las mujeres guapas se casan con hombres feos, aunque ellas también tengan dinero. 


No entenderé, por ejemplo, que Jennifer Lopez se casara con Marc Anthony, ella sí podía ver la belleza interior, aunque él (con lo feo que es) siempre se ha casado con bellezas espectaculares.

Algo me falta, ¿para que más sirven? Porque yo quiero muchísimo a mi marido… ¿para que sirven?

Lo pensaré, como Scarlata O´Hara: “Ya lo pensaré mañana”.



También te podría interesar

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: