Desarrollo personal

Las mujeres y cabronas que quieren el divorcio…

1 agosto, 2013

Ultimamente, a mi alrededor, parejas felices o que lo parecían se están divorciando, o ya se han divorciado. Dejando atrás los sentimientos de desamor, odio, tristeza o cólera…¿qué les ha pasado?

Yo soy una mujer, y no puedo pensar como un hombre, no se que les lleva a ellos a dejar a su mujer, normalmente suele ser por otra, creo que al 99%, a no ser que se casara el muy estúpido sin saber lo que hacía o por otros motivos.

Palomas tan contentas, paz y dulzura.

Las mujeres nos casamos porque somos IDIOTAS, tenemos inculcados en el ADN un gen que te dice que si no te casas eres un ser incompleto.

Aunque tengas éxito social y económico eres una pobre SOLTERONA, y todos tus amigos, amigas, familiares y conocidos intentarán pensar en alguien que esté tan sólo como tú. Lo malo es que te presentarán los hombres feos, aburridos y pasmados que no se han casado porque falla algo, porque los hombres guapos, interesantes y solteros que tienen éxito son SOLTEROS DE ORO, y ésos pasan de tonterías, no quieren casarse porque o no han encontrado su media naranja, o no quieren perder su libertad o son felices picando de flor en flor.

Las mujeres y los hombres no somos iguales, somos muy diferentes respecto al matrimonio. Las mujeres cuando estamos de novios, enseguida queremos casarnos. ¿Porqué? Yo también me lo pregunto. ¡Las mujeres somos tontas!

Somos nosotras las que tenemos más que perder, las que solemos quedarnos con los niños, las que reducimos la jornada, las que organizamos la casa, las que queremos hacer obras en casa y sufrimos las trabas, las que si la casa está limpia es lo normal pero si está sucia es que tú no haces bien tu trabajo, las que llenan el frigorífico, organizan las excursiones, las que oyen que se hace lo que tu dices (me río, es una mentira que nos dicen), las que llevan los niños al médico, las que se preocupan por las meriendas, las que los llevan a los columpios, las que se buscan la vida pidiendo a su madre que te cuide al niño si está malo cuando tienes que ir a trabajar, la que organiza las vacaciones escolares cuando no coinciden con las laborales, las que les pone el jersey cuando hace frío porque sabe que los niños nunca tiene frío pero eres tú la que sufre sus consecuencias, etc

Algunas mujeres, pocas, tienen maridos que están en estas cosas, pero son muy pocos dichos hombres, y son los que suelen estar casados con mujeres mandonas. Sí, hay mujeres con carácter que se buscan hombres reposados y tranquilos.

Unas pocas tienen hombres que disfrutan de la paternidad, hay que reconocerlo, hay hombres y mujeres fantásticos, pero son una minúscula minoría (sólo conozco dos casos de hombres padrazo, que llevan “sólos” los niños al pediatra, les hacen la comida y no tienen que preguntar lo que tienen que hacer con ellos).

Pero la inmensa mayoría de las mujeres llevan la carga de los hijos y la casa, y un día se preguntan:

¿Para que quiero estar casada?

 Y otros días también, y después se dan cuenta de que incluso le estorba, porque no sólo no le quita trabajo, sino le da más trabajo.

Paloma discutiendo….

Con un marido tienes que hacer más comidas, más lavadoras, más plancha, más limpieza… ellos no limpian los baños, pasan la aspiradora, limpian los cristales, organizan la intendencia… quizás si se lo dices, te ayudan, pero es algo voluntario, para después de su trabajo, su descanso, su fútbol… porque ellos se cansan de trabajar, y ni se les ocurre pensar que también las mujeres se cansan, y se ponen a hacer las cosas en casa porque hay que hacerlo ¡y punto!.

Algunos cambian pañales, bajan a hacer recados al súper y se piensan que son maridos supermodernos, ¡qué suerte tiene mi mujer de tenerme, yo ayudo! ¡Pero tienen que decírselo!

Cuando una mujer trabaja, piensa en todo, la comida, las meriendas de los niños, la cena, si su ropa estará limpia para el día siguiente, si ha comprado el regalo del amigo invisible del colegio, las cortinas sucias del comedor, la alfombra, ir a la tintorería a buscar el edredón, cambiar las sábanas, hacer cambio de temporada en los armarios, los zapatos del niño que le están pequeños, la crema solar para la piscina, limpiar o decirle a la señora que limpia lo que hay que hacer y pagarle a tiempo, etc. ¡Hay mucho que hacer!.

Luego, tienes una amiga que se separa, se divorcia, tu la consuelas, sientes que eres afortunada por tener al mejor marido del mundo. Eres una mujer feliz.

Pasado un tiempo, tu sigues con tu ajetreada vida, y tu amiga la divorciada los veranos se va de crucero, de casa rural con otros amigos, a Sevilla… porque tiene un mes LIBRE sin niños, de auténticas VACACIONES.  Y fin de semana alterno durante el invierno…¡de escapadas!
Es decir, las divorciadas tienen al mes ¡dos fines de semana para ellas!, ¡tiempo para sí mismas!

¡Ostia! ¡ellas están mejor!

Al salir del colegio con mamá.

Entonces…. las miras por el rabillo del ojo.

Piensas, yo trabajo, si me divorcio, ganaría libertad, tendría vacaciones de verdad, tendría tiempo para mí, organizaría mi tiempo,…, un fin de semana alterno sería mío, un mes del verano sería mío,…

Y no sigo….

Esto se lo dedico a mis amigas divorciadas. Una de ellas en Nueva York, otra en Italia, otra en Dubai… estas vacaciones de verano.

Sólo los locos y los niños, dicen la verdad.

El amor nos ciega. Yo estoy felizmente casada. Pero…cariño…¡haz algo con respecto a la casa y los niños! ¡Quiero salir con mis amigas! ¡quiero más tiempo para hacer fotos! ¡Tener tiempo para escribir! ¡Aprender lo que me gusta!

Asi que dedico este post a estos amigos que no entienden porqué sus mujeres les ha pedido el divorcio.

Habéis tenido hijos, pero vosotros habéis seguido disfrutando de vuestras aficiones, jugando al pádel, yendo a esquiar, tomando cerveza con los amigos, yendo a reuniones de “trabajo” por la tarde o por la noche, para ir al campo de fútbol a ver jugar a la pelota a 22 millonarios (futbolistas), para ir a una reunión de motoristas de Harley o lo que sea, para ir a la F1 en Montmeló o donde sea, para ver la final de la Champion, etc…. sin haber renunciado a NADA (por los niños, que son de los dos), y creyendo que por haber ayudado a vuestras mujeres algunas veces erais supermaridos… pero las mujeres ya no tienen tiempo para ellas mismas, y encima algunos exigen ¡estar perfectas y dispuestas!

¿Una salchicha compensa tanto esfuerzo?

Creo firmemente, no soy socióloga pero soy muy intuitiva y una psicóloga frustrada, que los hombres piden el divorcio por otra mujer (generalmente más joven), pero las mujeres por una ilusión, la libertad.

Bueno, espero que esto lo lean mis amigos…quizás así entiendan el punto de vista de una mujer. Lo dudo. Estoy convencida de que sus ex les quieren, pero…se quieren a ellas mismas mucho más.

Cristina Jones
El AMOR antes de los hijos….Todos lo hemos vivido así, porque así era…long time ago. Cristina Jones

LOVE.

Y si sigues casada, aunque algunas veces piensas que estarías mejor sóla, es que estás enamorada…le quieres más que a tí misma. Creo yo. Y eso es AMOR.

¡No me digas que los hijos no separan!

Eso lo dejo para otro día…

También te podría interesar

2 Comentarios

  • Responder Cristina Latorre 2 agosto, 2013 de 7:22 pm

    He llegado a tu blog a través de una amiga y reconforta saber que no soy la única que se siente así. La pregunta es.. Porqué no damos el paso si tan claro lo tenemos?

  • Responder CRISTINA Jones 8 agosto, 2013 de 8:56 pm

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  • Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: