Desarrollo personal

Las mujeres rompetechos quieres ser gays, ¡por envidiosas!

8 agosto, 2013
Cada vez tengo más claro de que el mundo está como está, por culpa de las mujeres. Ya lo explicaremos.
Si, somos idiotas, pero también unas envidiosas.
Esta semana hay una reunión, fiesta, Festival GAY en Barcelona, ellos se lo montan bien, y digo “montan” en todos los sentidos, ya me entiendes. Tienen un alto poder adquisitivo y gastan, gastan…que da gusto, son bienvenidos, los comerciantes están con los ojos llenos de chiribitas porque su media de gasto es de 150€ al día por individuo.
Me encantan los GAYS, siempre lo digo, les envidio el gusto refinado, el don que tienen para las artes, la moda, la estética, la cultura, la decoración…y su creatividad. Son los mejores decoradores, modistos, artistas, peluqueros, arquitectos, consejeros, modelos, creativos…
Pero lo mejor de ellos es…que se ayudan entre ellos. No se ponen la zancadilla. Se apoyan. Se animan. Entre ellos son amigos, y si hay que ayudar a ascender en la compañía donde trabaja uno de ellos, se asciende al “colega”. Nosotras, todo lo contrario. Nos criticamos entre nosotras en las empresas, en las fiestas, en la familia… ¿Por qué? Esto tendría que explicarlo un historiador, un antropólogo, un sociólogo… ha sido durante toda la Historia, ¿por cuestión de supervivencia?
Recuerdo en la Universidad una compañera lesbiana que vivía con una novia, un día raro me invitó a tomar algo, y hasta mucho tiempo después no me di cuenta de que quiso ligar conmigo. Ya os digo que cada vez tengo más claro que soy retrasada mental. Pero tengo aún más claro que no me va ser lesbiana, me dan asco las mujeres… imagino que igual que a los hombres le darán asco otros hombres. ¿no?
Bueno, a donde quiero llegar es mientras los hombres se ayudan, ya sea GAYS o no, nosotras nos criticamos y ponemos trabas. No bastan con las que nos ponen los hombres, la familia, los hijos, el trabajo, la religión, la moda, las tendencias, la sociedad… ¡nos puteamos entre nosotras!
A mi me fascinan las mujeres, no sexualmente, sino en todo lo demás. Que me gustan porque son más complejas, interesantes y completas que los hombres.

Cuando hice esta foto, ¡me fijé en la mujer! ¿Qué edad tiene? ¿Es joven? ¿Madurita? ¿Viste apropiadamente para su edad? ¿Lleva un vestidito de jovencita para quitarse años? … 

Pero mi marido, y los maridos en general, nunca entenderán una cosa obvia, que las mujeres nos arreglamos para las mujeres, que cuando vamos por la calle nos fijamos en las otras mujeres, y que -en mi opinión- casi ninguna vemos a los hombres, no es que no nos fijemos, ¡ni les vemos!.
A las mujeres no nos gustan las películas donde no hay mujeres, ni las series de televisión sin personajes femeninos interesantes. Quizás hay alguna excepción.
Cuando vamos por la calle, nosotras, las mujeres nos fijamos en su forma de ser, de peinarse, de vestir, de arreglarse… y cuando vamos a una fiesta o celebración familiar, lo primero que hacemos en fijarnos en las otras.
¿Esto lo hacen los hombres?
Los hombres puede que se fijen en el coche que lleven los otros.
¿En qué se fijan los hombres? ¿Las tetas de todas las mujeres…?      NPI:   Ni    P***   Idea.
Los hombres son de otro planeta. Aquí estoy recordando una comida en el Puerto de Andratx, Mallorca. Recuerdo el restaurante con bastantes hombres de pelo blanco y arrugas, y jovencitas tetudas a su lado, ¿operadas? ¿y qué más da? Me parecía de cuento, de ficción, de película… ¡es tan típico! ¡era de película! Ni siquiera faltaban las botellas de cava o champagne. Yo alucinaba. Ahora suelo llevar móvil o cámara, si hubiera sido ahora lo hubiera fotografiado… ¡que simples!
Me da pena admitirlo, y me molesta, pero a la canciller alemana se la criticaba su forma de vestir (ahora no sé si ya se han cansado), a Cristina de Kirchner se la mira de arriba abajo en cada aparición, a las princesas europeas ídem, a las políticas no digamos… Incluso Hilary Clinton cuando luchaba contra Obama lo tenía más difícil, porque tenía que ser femenina sin parecer débil, y debía ser fuerte sin ser masculina….un equilibrio de fuerzas antagónicas ¡misión imposible!
¿Y tu por qué crees que las mujeres somos las culpables de que el mundo esté tan mal?
¡porque no nos apoyamos! ¡no nos ayudamos!

Un consejo de Cristina Jones.
Da un repaso a tu marido cada noche, TODAS, para quemar calorías, para hacer ejercicio, para tener la piel más bonita, para ser más feliz, para tener una familia perfecta… y hacer el mundo mejor.

Deberíamos ayudarnos entre las mujeres. El famoso techo de cristal, que se dice que existe con las mujeres, no es otra cosa que el compañerismo entre hombres, ellos se encuentran a gusto entre hombres, hablando entre hombres, y prefieren a un hombre incompetente a una mujer con la que hablar de trabajo de tú a tú. La de hombres incompetentes en puestos importantes, ¿a que conoces a miles?

La pena es que las mujeres que son seguras y fuertes son percibidas como masculinas, poco femeninas y agresivas. No caen bien incluso entre nosotras. Quedan mal. Pero cuando una mujer llega arriba…¡es muy buena en su trabajo! Habrá la excepción que confirma la regla.

También te podría interesar

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: