Emociones Mobbing

Como saber si tu jefe sufre disfunción eréctil.

1 junio, 2013

Me mandan correos personas quejándose de sus jefes, pero lamento decirles que no se puede nunca generalizar, hay jefes malos, sí, pero también los hay buenos.

A veces, para ser buen jefe debes ser malo para algunos trabajadores, es así.

No se puede dejar a todos que hagan lo que les den en gana, no. Lo mismo pasa con la educación.

Si dejas a tus hijos, que coman lo que quieran y cuando quieran, ¿qué pasa? Que sólo comen chuches, macarrones, carne, patatas fritas y porquerías. Beberían cocacolas y bebidas azucaradas. ¿Probarían verdura? ¿fruta? Pues muy poca, creo yo.

Un buen jefe debe inspirar respeto, pero tener muy claro el fin, que su departamento sea productivo, que se genere “riqueza”, “valor” dentro de la empresa. Para ello hay que predicar con el ejemplo, se debe ser un modelo de conducta intachable, ser un buen trabajador y estar dispuesto a ayudar a todos sus “colaboradores”.

Un buen jefe transmite HONESTIDAD, y genera ILUSIÓN, no miedo.

Un buen jefe nunca piensa que la empresa es suya, cuando se lo creen ya están inhablilitados para ejercer de jefes, porque para hacer bien su trabajo deben hacer sentir a su equipo que todos van en la buena dirección, y todos reman en el mismo sentido.

Un buen jefe nunca engaña a los trabajadores, nunca les hace sentir mal, nunca humilla.

Un buen jefe NUNCA engaña a los trabajadores haciéndoles firmar un papel en blanco para apropiarse de unos fondos de formación para uso particular, y los deja pasar por tontos, porque pierde la credibilidad, y dicha cualidad es esencial para ser un líder.

Un jefe que sufre disfunción eréctil necesita joder en el trabajo (de la única forma que sabe).

Si un jefe putea sin ton ni son, engaña, es malo, mira por encima del hombro y no inspira confianza…¡no f**** en casa! ¡O sufre disfunción eréctil! (Una manera políticamente correcta de decir que es impotente).

Es un mal jefe. ¡Pobrecito!  . Siente pena  por él, pero haz tu trabajo, por tí, por tu empresa y por tu país. ¡Eres un patriota! ¡Toma ya!

Un buen jefe es un buen lider que predica con el ejemplo.

Un buen jefe acepta las críticas, pero agradece que se las hagan para recibir un feedback, y estar al corriente de lo que todos piensan, lleva las antenas en alto recibiendo ondas con señales y sabe captar las vibraciones, sensaciones y lo que los demás no ven.

Un buen jefe no se cree nada de lo que le dicen los “subordinados pelotas”, sabe leer entre lineas, sabe cuando le mienten, sabe coordinar todos los hechos para ver la realidad, porque un jefe debe dirigir bien, de su trabajo dependen inversiones “futuras”, rentabilidad, imagen de marca, beneficios, puestos de trabajo…

Un buen jefe es: ¡la ostía!

Cuando un buen jefe se va, deja su puesto por el motivo que sea, ¡se nota! Ya sea en la cuenta de resultados, el espíritu de equipo, el que sea necesarias más personas para hacer lo mismo, etc. Sin embargo, cuando un mal jefe se va, todo va mejor, porque lo único que hace es estorbar.

Sé ético, honrado, amistoso, productivo y trabajador….¡si te dejan!

Nota: El titulo es impactante, ¿lo has leído por él? Si tu jefe es un cabrón, con cara de mala ostía, estirado, amargado, sin ética, mentiroso y malvado… es impotente, o no folla en casa. ¡Pobrecito!

Yo no conozco ninguno así, ¿eh? Los que yo conozco son honorables, buenos compañeros, que te ayudan a hacer bien tu trabajo, que hacen espíritu de equipo, que NUNCA ENGAÑAN, que siempre te apoyan ….

Los jefes que sufren disfunción eréctil:

 Tienen lleno de denuncias a la Inspección de Trabajo, los Servicios Públicos de Mediación (de Trabajo), juicios, incidencias, bajas por depresión, sanciones laborales, bajas médicas, baja productividad, miedo, nula confianza, poca comunicación, excusas ante sus superiores, engaños a los trabajadores, pérdida de ilusión en el trabajo, baja autoestima laboral, mal clima laboral, poca calidad y … tu sabes.

También te podría interesar

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: