Emociones

Cap. 2 Mi respeto lo tienen que ganar con el ejemplo.

17 mayo, 2013

Me llamo Jones, Cristina Jones.

Cap.2 Indignos de respeto

Cuando te despiden te pagan las vacaciones no disfrutadas y tienes unos días para recurrirlo ante las autoridades judiciales si no estás de acuerdo. Tengo suerte de vivir en un país desarrollado, que hace muy bien su trabajo. El problema son la gentuza que no hace bien el suyo, y enmierda a su alrededor, pero esto es desastroso cuando éstos están en puestos de poder, ya sea en el Gobierno, en los bancos, en las empresas o en la política.
Es triste ver en Venezuela, un país con unas ingentes riquezas naturales, gente peleando por comida, ¿Y quién tiene la culpa? TODOS los venezolanos, porque Chávez puede que haya sido un populista con sólo dos dedos de frente que ha gestionado mal los recursos, pero él ha llegado al poder porque los anteriores se enriquecían sin pensar en la gente corriente, sin pensar en educación, justicia y equilibrar la sociedad. El llenó un hueco necesario. La lástima es que no supiera hacerlo mejor, no se puede nacionalizar empresas, meter funcionarios y hacer que funcionen y creen riqueza por ciencia infusa, hay que trabajar y gestionar eficientemente.

En mi opinión, las políticas populistas de los comunistas y los sindicatos, harían lo mismo. Hay que meterse en la cabeza, de que hay que trabajar, crear riqueza, gestionar bien. Recuerdo a Chavez regalando tractores pero…¿si se estropean saben arreglarlos los beneficiarios, tienen acceso a los repuestos y formación? Cuanto más vídeos de Chavez ves, más importancia le das a la educación, él se dirige a gente sin estudios, sin esperanza, sin formación, sin medios para salir de la pobreza… personas como niños.

He visto vídeos en youtube de Chavez expropiando negocios por cojones… así no puede dirigirse un país, así no se crea riqueza… La riqueza que llega por la venta del petróleo hay que invertirla para que revierta en la población… no tirar el dinero…
No se permite insertar, busca el título:

Chávez expropió a los joyeros del edificio La Francia en Caracas



Pero hay países que tienen mala suerte, no me digas, Chavez no está y su sustituto es uno que habla con pajaritos. Alucinante. 
Pero no, no sólo pasa en Venezuela, pasa en otros países.

Yo no soy política, soy como he dicho antes una simple cuarentona, una mujer más cerca de los cincuenta que de los cuarenta, y esto puede ser deprimente, pero también puede ser positivo, ¿porqué?

Pues porque me da igual hacer el ridículo haciendo lo que me da la gana, que he perdido el miedo y la “reverencia” hacia ciertos puestos, distinción social, títulos, cargos… ¡les he perdido el respeto!

No pienso que sólo por estar ahí ya son intocables, mi respeto se lo tienen que ganar.

No siento el miedo reverencial a un superjefe porque sí, ¡los cojones! Tengo que respetarle porque siento que es digno de mi respeto.

Alucinando en colores.

Alucino que “ciertos” personajes influyentes estén en sus puestos de poder, porque siento que son unos incompetentes con suerte o sin escrúpulos, cuanto más me informo más me ratifico.

Ejemplos hay en todos los países, el Sr. Blesa (BANKIA) que ha gestionado pésimamente un banco saneado hasta que llegó él y ahora ha ido a la cárcel, Berlusconi y sus orgías, el yerno del Rey de España, Dominique Strauss-Kahn que se tiraba a toda mujer que pasaba (tuvo que dimitir como director del FMI, y estuvo a punto de presentarse a Presidente de Francia)…UFFF ¡la que habrá en todos los países….!
Os recomiendo leer este artículo de escándalos sexuales de políticos, la lista es larguísima. Recuerdo a ministros británicos que se vestían de mujer…¿Te lo imaginas? Alucina.
Me estoy yendo por los cerros de Ubeda, (una expresión española), pero quiero expresar mi posición mental…que algo ha cambiado en mí.

Que he perdido el miedo y el respeto a cierta clase de personas que no hacen bien su trabajo, y que tienen la suerte de no estar en el desempleo, (como estarían si existiera la justicia divina en la Tierra), sino jodiendo en las altas esferas.

Me meteré con los políticos de mi país, pero también con otros de la Comunidad Económica Europea que está jodiendo a mi país en esta crisis.

Yo me miro al espejo y ¿qué veo? No valgo nada, una mujer mayor con arrugas, cuerpo fofo, pelo de rata, pre- menopaúsica,  ¡que no se qué puedo hacer para ganarme la vida!… pero…ya veremos, porque ideas tengo de sobra, ya veréis.

Asi que, te deprimes.

¿O no? Pues no, ¡no me sale de los cojones!, tengo que hacer algo. Hay que salir, hay que moverse, hay que hacer las cosas bien, hay que ayudar a que las personas competentes estén en sus puestos, hay que limpiar la sociedad, no hay que amilanarse, hay que aprender a gestionar las emociones.
Poco a poco, hay que ponerse las pilas.
¿Por donde se empieza? ¿O por donde empiezo yo? ¿Qué me gusta hacer? ¿En que disfruto? ¿En qué soy buena? ¿Qué puedo ofrecer a los demás? ¿Qué se me da bien?

La gente interesante no pide perdón por donde pasa, busca lo que quiere, se gusta a si misma, sonríe, tiene ideales, te arrastra con su ímpetu, no tiene temor en decir lo que piensa con educación, intenta hacer el mundo mejor, es agradable o lo intenta…, pero le importa un comino caer bien o no, sólo es lo que es, ni más, ni menos. Y a quien no le guste, no pasa nada, ¡no hay nada que guste a todo el mundo!

No puedes gustar a todo el mundo, tu eres la persona más importante para ti, ¿NO? Entonces, ¡gústate a  tí!

Con este blog alucino, la gente busca ¡como ser cabrona! Yo no sé al respecto, me encantaría serlo, ójala me lo llamaran a menudo, sería un piropo, ¿Y sabes porqué? Pues porque una cabrona no se deja pisar, sabe lo que quiere y no intenta gustar, simplemente se gusta así misma. Este es el objetivo de Cristina Jones, o uno de ellos.

Cristina Jones, la cabrona.

Continuará.

También te podría interesar

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: